14/3/18

Secuestro



            Salieron juntos cogidos de la mano. El hombre miraba en todas direcciones, buscando algo. El niño contento con su perrito en la otra mano.
            —¿Dónde están los cachorros?
            —Cerca, cerca—. Respondió el hombre sin apenas mirar abajo.
            El niño entornó los ojos observando al hombre que hasta hace un momento se deshacía en sonrisas. De pronto empezó a gritar con todas sus fuerzas, mientras intentaban taparle la boca. Mordió aquellos dedos con olor a podrido y siguió gritando a pesar del sabor a sangre en la boca. 

14 comentarios:

  1. Un niño inteligente, así se soltó de su captor. Yo tengo esta frase en un relato. Las muestro poco a poco.Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno es lo mejor que podía hacer, gritar su mejor arma.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Se ponen los pelos de punta al pensar en los niños que pasan por esa misma situación. Unas acaban muy mal y otras menos mal, pero lo seguro es que ninguna termina bien. Terrible. Que muerda hasta llegar al hueso... y que luego siga.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, que muerda hasta llegar al hueso, por lo menos deja su huella.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Terrible historia, de las que ignoramos el final, aun cuando, si somos realistas, no podemos esperar nada bueno. Y pensar que estas historias se repiten...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es lo malo, que por mucho que intentas inculcarles a tus hijos que no se dejen coger, al final pasan estas cosas. Y es una pena horrible.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Uuff esta historia solo me conduce a malos presagios.

    ResponderEliminar
  5. Què duro, María, pone los pelos de punta imaginar la escena. Ojalá todos los niños gritaran y mordieran a quienes pretenen hacerles daño.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso les tengo dicho a mis hijas, que arañen los ojos, que muerdan y que se tiren al suelo. Que da igual que les hagan daño, que ellos no traen nada bueno.
      Pero ellas me dicen que no pueden hacer eso. Los niños son buenos por naturaleza, y no entienden de monstruos.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Que le muerda más fuerte!!! Lo cierto es que nunca se sabe como va a reaccionar alguien en una situación así, y menos un pobre niño, pero ojalá todos tuvieran el instinto de morder o lo que sea!
    Un besito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí a morder más fuerte. Eso es lo que tienen que hacer todos.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Hola, María. Hace siglos que no pasaba por vuestros blogs y hoy he visto que te has mudado. ¡¡Tu nueva casa está genial!! Yo intento volver a la mía también.
    Tu micro es tremendo, genial en cuanto a redacción y el tema... escalofriante. Me alegra ver que algunas cosas no cambian, sigues escribiendo de maravilla.
    Me alegro de haber pasado por aquí.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Chari de nuevo. me encanta tenerte por aquí de nuevo. Yo la verdad es que estoy ahora un poco desaparecida. Y creo que mi casa volverá a cambiar. Pero siempre para bien.
      De todos modos te haré una visitilla por tu casa ahora que has vuelto.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.