6/3/18

Relaciones efímeras



                —¡Cuánto tiempo sin verte! ¡Estás perdida!

                Miro mi teléfono y compruebo que hay línea.

                —¡Qué susto! Pensaba que se me había roto el teléfono. Y resulta que es que tú tampoco llamas.

                Se alejó de mí como alma que lleva el diablo. Me puse mi sombrero rojo y empecé a andar en sentido contrario.



4 comentarios:

  1. Con pocas palabras has dicho mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa. De eso se trata con los micros. Me alegro de haberlo conseguido.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Ja, ja, hay gente con un morro... Como si el llamar fuera solo obligación de una parte. Yo odio hablar por teléfono, pero lo sé y jamas se me ocurre decirle a nadie, "es que nunca llamas", más bien pido disculpas por no llamar nunca.
    Buen micro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las relaciones siempre son cosas de dos. Si no funcionan, preguntate que es lo que haces tú mal. Y no eches siempre balones fuera. Así hay mucha gente por la vida. Pero bueno lo mejor es tomárselo con sentido del humor.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.