1/2/18

Otros Mundos. El Mundo de Pedro Fabelo


        Hoy os traigo el mundo de Pedro Fabelo y su blog Absurdamente. Recuerdo la primera vez que entre en su blog a leer, no podía parar de reír. Pensé en lo ingenioso que era y lo fácil que hacía que te rieras. Algo tuvo que ver la voz de su blog, que tiene una propia. Me pareció original y una buena manera de pasar e rato. Pero os voy a dejar con él para que sea quien os hable de su mundo de letras.

     ¿Cuándo abriste el blog y por qué? 


      Oficialmente, el primer post está fechado el 4 de mayo de 2014. Como muchos de nosotros, llevo escribiendo cosas desde muy jovencito -hace siglos de eso-, y, a pesar de haberme presentado a infinidad de concursos de toda índole (novela, relato corto, piezas teatrales), jamás logré ganar nada; ni siquiera acabé finalista. Un día, envié un relato corto a una editorial con la que sentía una cierta afinidad. Me respondieron (las editoriales no siempre responden -es importante que los autores noveles sepan esto. pues les evitará que se frustren en exceso-). Como digo, me respondieron a los pocos días de haberles enviado aquel relato. Su respuesta fue agridulce; por un lado valoraron positivamente el relato (les gustó mucho), pero por otro me dieron un baño de realidad: "Sentimos no publicarte, pero tenemos un problema contigo: nadie te conoce, y no podemos permitirnos invertir una gran cantidad de dinero y recursos en promocionarte". Así que mi siguiente paso consistió en crear mi propio blog para darme a conocer, a mí y a mi obra.


     ¿Por qué le pusiste ese nombre?


     Resume a la perfección mi estilo y mi forma de ver y entender el mundo y la vida en general. Además, considero que uno de mis fuertes a la hora de sentarme a escribir -detesto escribir de pie- es el uso de los juegos de palabras. Así que lo de unir una "mente" como la mía con esa visión un tanto "absurda" de cuanto me rodea, me venía perfecto. De ahí surgió lo de ABSURDAMENTE.


     Tú y tu blog sois dos entes que convivís en el mismo espacio ¿Cómo se lleva eso y cómo se te ocurrió la idea de darle vida?


     Me pareció algo original y divertido crear un alter ego en forma de blog. Me ofrecía —y me ofrece— infinitas posibilidades, no sólo para explotar mi vena cómica y absurda, sino para exponer de una manera amena y entretenida hechos y situaciones concretas. La cosa funcionó bien desde la primera vez que utilicé este recurso; son posts que gustan en general —esto lo intuyo, por los comentarios y por el número de visitas que obtienen—, y me sirven para poner al tanto a quienes me leen de futuros proyectos, promociones, ideas o pensamientos del momento, etc.


     Has cambiado varias veces la imagen del blog ¿Estás contento con el actual, o veremos más cambios?


     Si no me equivoco, en los tres años y medio que llevo con el blog habré cambiado como ocho o nueve veces la cabecera y el formato visual del blog. Lo confieso: soy un culo inquieto. Y un eterno insatisfecho. Aunque hay otras razones, claro. Verás, por mis problemas de visión hay ciertos blogs que no puedo leer, o que me cuesta más acceder a ellos; por ejemplo, los blogs con fondos negros y letras claras, o los blogs con muchos colorines, dibujos, imágenes, efectos especiales, etc. Me cansan la vista, y me provocan cefaleas. Para mi gusto, los blogs que mejor se adecuan a mis características son los de diseño sencillo, con fondo blanco y letras en negro, con un tamaño de letra entre 12 y 14 puntos, y fuentes lo más legibles posibles (Times, Georgia, Garamont, Bookman, Goudy, etc). Por eso he cambiado tanto la fisonomía de mi propio blog, buscando siempre el máximo de legibilidad y la mayor comodidad, tanto para mí como para todo el que se acerque a visitarlo. Me gusta que todo esté perfectamente organizado (páginas, enlaces a mis libros en Amazon, accesos a mis redes sociales, suscripción al blog, perfil personal, etc), y que su accesibilidad sea lo más clara y sencilla posible.


      Aparte de escribir en el blog, tienes o has tenido otros proyectos. Una obra de teatro, una colaboración en Moon Magazine, y dos libros, no sé si se me olvida algo. Háblanos de todos ellos.


      En realidad, hasta el momento he escrito cuatro obras de teatro, además de un par de guiones para cortometrajes. Mi último proyecto teatral consistió en una adaptación de algunas piezas escogidas de mis libros. Fue una iniciativa que partió de Elena Álvarez, editora y socia fundadora de la Editorial Argonautas, además de exitosa autora teatral, directora de la Revista Argonautas, bloguera, y un montón de cosas más. Trabajamos juntos en la selección y adaptación de los textos y Elena se encargó de organizar una campaña de crowdfunding para financiar el proyecto y poder llevarlo a los escenarios de Madrid, con actores y profesionales cualificados (luz, sonido, atrezzo). Por desgracia, no conseguimos el dinero suficiente y el proyecto se canceló. Fue una pena. Lo sentí más por Elena que por mí, la verdad. Trabajó mucho en sacar aquello adelante, y no obtuvo recompensa por ello. Con Moon Magazine estuve colaborando cerca de un año. Su directora, Txaro Cárdenas, es un encanto, una trabajadora incansable. Desde el principio mantuve una relación muy cercana con ella. También hice mucha amistad con Rosa Pratt, una talentosa artista plástica de larga y exitosa trayectoria profesional que le ha llevado a exponer en galerías de arte de todo el país. Con Rosa hice un tándem maravilloso. Nos entendíamos muy bien. Yo le enviaba un boceto de mis artículos y ella los ilustraba. Debido a la grave enfermedad de mi abuelo me vi obligado a dejar la revista, además de dejar el blog en pausa por el mismo motivo. Con Txaro y con Rosa aún mantengo relación. Les tengo mucho aprecio, y me consta que es algo mutuo. En cuanto a los libros, efectivamente, hasta el momento sólo he publicado dos. Desde mediados del año pasado —2017— estoy trabajando en otros dos: el tercer volumen de relatos de la colección ABSURDAMENTE, y la primera de mis novelas en ser publicada.

     Háblanos un poco de tus guiones, ¿cómo te embarcaste en escribirlos?

     En cuanto a mi faceta como guionista te diré que comenzó de forma fortuita. Esto lo cuento en uno de mis libros. Resulta que uno de mis mejores amigos tiene un sobrino que es realizador, especializado en historia del cine y documentales, además de tener en su haber varios cortometrajes. Un día estaba en casa de este amigo y nos presentó. Nos caímos bien desde el principio, le hablé de mi faceta de escritor y me pidió leer algo de mi material. A los pocos días le pasé un par de cuentos, que leyó esa misma noche en su casa, y le gustaron tanto que me propuso que le escribiese una historia que poder rodar con su equipo. Así que me encerré en casa y escribí un esbozo de unas pocas páginas contando una historia muy surrealista. Cuando se la pasé se enamoró de aquella historia. La cosa está en que aquella historia fue creciendo y creciendo, y en seis meses de duro trabajo ya tenía alrededor de setenta páginas escritas. El problema es que era un proyecto demasiado ambicioso, que requería de una importante logística, y tras pasarnos esos seis meses trabajando a tope en él, acabamos por dejarlo aparcado por falta de financiación. Ese mismo año hicimos juntos un curso de Documental Express impartido por el prestigioso escritor y guionista Carlos Álvarez. En aquel curso se nos pedía un proyecto final: rodar un documental escrito y realizado por pequeños grupos de alumnos. Mi amigo y yo hicimos grupo con una tercera persona, una chica, y trabajamos en nuestro propio proyecto. Yo me comprometí a escribir el guion, e incluso acabé actuando en él, además de servir de asistente de cámara y sonido y ayudar en las tareas de montaje. El resultado fue un corto de un par de minutos de duración que cosechó un montón de risas entre los asistentes a la proyección, ya que se trataba de un falso documental en torno a un personaje de mi invención, con testimonios y entrevistas de lo más absurdas. A partir de aquí, este amigo me pidió que le escribiese un par de guiones más, además de ayudarle a pulir un par de guiones de su propia cosecha. De este modo, acabé figurando como co-guionista en dos cortometrajes suyos y como guionista único en otros dos. 


     También dibujas, ¿has pensado en entrar en el mundo del cómic?


     Cuando era más joven —de los 17 a los 22 ó 23 años— sí que me lo llegué a plantear. Pero luego entró la música en mi vida (toqué la batería en varios grupos de rock, además de componer canciones —letra y música— con guitarra, bajo y teclado), y luego empecé a escribir, y mis prioridades cambiaron. Ahora dibujo, pero poco. He perdido muchísima destreza. No obstante, usé mi habilidad con el dibujo para diseñar las portadas de mis dos libros.


     Con respecto a los libros, los has autopublicado y el proceso lo has llevado tú solo sin una editorial detrás, cuéntanos un poco tu experiencia. ¿Por qué decidiste no usar una editorial?


     Sin adornos: porque ninguna editorial quiso publicarme. Así de sencillo. Llevo veinte años de rechazos a mis espaldas. O sea, que soy un “autor-rechazado-nivel-experto”, un “Master Rejected”. Ja. Me pasé años meditando la posibilidad de autopublicar mis libros. Pero antes de hacerlo recabé un montón de opiniones y experiencias de otros autores autopublicados a través de sus blogs y webs. Una vez tomé la decisión de publicar sí o sí, me empapé de cuantos manuales cayeron en mis manos relativos a maquetación de textos, formatos de edición, corrección, diseño, etc. Cuando al fin tuve el primer libro terminado y listo para su publicación —incluyendo la portada, sinopsis, ficha de autor, etc—, decidí que, de todas las plataformas de autoedición disponibles, la que mejor se adecuaba a mis necesidades y expectativas era Amazon, y allí que me fui. En líneas generales puedo decir que mi experiencia como autor autopublicado es positiva. Aún no soy millonario —que sigue siendo mi principal objetivo—, pero he logrado publicar y no morir en el intento. Otra cosa que debo agradecer a mis libros es la cantidad de amigos y lectores que he podido conocer a través de ellos. Con algunos he mantenido y mantengo contacto a nivel personal. Mi manera de agradecerles a todos ellos el hecho de haberse arriesgado a comprar alguno de mis libros es subir fotos suyas, que ellos mismos me envían, a mi galería de Amigos y lectores que tengo habilitada en el blog. Otra cosa que hago, con aquellos compradores de mis libros que tienen sus propios blogs, es crear posts especiales con enlaces a sus blogs.


     En el blog vemos que el humor aparece en todos tus relatos. ¿Has probado algún otro género?

     
      Sí, claro. De hecho, en el propio blog, en estos tres años y pico de andadura he subido relatos muy alejados del humor. He subido textos dramáticos, de corte romántico, e incluso estas últimas navidades me decidí a subir mi primer Cuento de Navidad. No sólo de humor vive el hombre. Ni la mujer. Ni las zarigüeyas.


      ¿Utilizas las redes sociales? Dinos cuáles.


      Para un autor del siglo XXI las redes sociales son importantísimas. Son fundamentales. Son esenciales. Y son un coñazo. Uso (mal) Google Plus, Facebook y Twitter.

  
     Dime tres blogs imprescindibles para ti.


      Imprescindible, imprescindible, el mío (si no lo visito con frecuencia se enfada conmigo y me monta unos pollos impresionantes). Luego hay otros que visito siempre que mis obligaciones me lo permiten. En no pocas ocasiones he dedicado todo un día únicamente a leer blogs y ponerme al día.


      Despídete con una canción, una frase, o una película.


Una canción: “Perfect strangers”, de Deep Purple.


Una frase: “Así que quieres ser escritor, ¿eh? No lo hagas”, de Charles Bukowski.
Una película: “Annie Hall” de Woody Allen.
Y hasta aquí el mundo de Pedro Fabelo, espero que os resulte interesante y le hagáis alguna visitica, o incluso compréis algún libro. Como veis, Pedro Fabelo es un escritor con una larga carrera a sus espaldas, experiencia no le falta. Es un hombre dinámico, resolutivo y valiente, que no se rinde ante las negativas. Busca su sueño y parece que lo está encontrando.  
    Os espero en el próximo mundo.

16 comentarios:

  1. Hola, María.

    Fíjate, acabo de leer la entrevista completa y me ha gustado tanto que he decidido comprarle los dos libros al entrevistado. Ya iba a darle al botón de COMPRAR en AMAZON cuando empecé a pensar que el nombre de este tío me sonaba. Así que empecé a darle vueltas al coco; y venga a darle vueltas, y vueltas, y vueltas. Total, que me mareé. Me eché un rato hasta que se me pasase el mareo, y después de eso volví a la página de AMAZON. Entonces caí en la cuenta: "Pues claro que me suena el tío ese tan absurdo, ¡si soy yo!". Total, que al final cancelé la compra y salí a comprar el pan. En fin, otra venta que se me escapa. Es el sino de los autores autopublicados, cada venta es un pequeño milagro.

    Oye, que quería decirte que te estoy muy agradecido por todo; por haber pensado en mí para formar parte de esta simpática iniciativa y por haberme hecho sentir tan cómodo y relajado durante la entrevista. Entre nosotros, al principio temía que fueses una periodista tipo Mercedes Milá, con sus preguntas incisivas y su tono acusador, y me dio tanto miedo que me tomé dos tilas. Ahora puedo decir que eres una tía guay, muy cercana y atenta. Nada que ver con la MIlá. Afortunadamente. Así que, por tu cercanía y tu humanidad: gracias.

    Aprovecho para enviarte un par de besillos para allá. No pienses que soy un besucón; es que uno de los besos va de parte de mi blog, que ya sabes como es. ; )

    Gracias, María. Un abrazo. Y a tus lectores, un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que eso de vender además de escribir es una tarea aparte con la que los escritores no contábamos. Pero por lo menos hacemos lo que nos gusta a pesar del tostón en las redes "compra, compra, compra" y demás.
      Pero bueno, aunque Mercedes Milá sea incisiva, es muy buena. Y ya me gustaría a mí a veces sacar esa garra que tiene, que me quedo un poco corta y eso me trae quebraderos de cabeza.
      Me ha encantado traerte aquí y que hayas estado tan cómodo. Ya he tardado, me hubiera gustado traerte antes, pero más vale tarde que nunca. Ahora ya estás en una parte de mi rinconcito.
      Por supuesto te mando dos besillos, otro para tu blog, que ya sabemos como se pone.
      La próxima vez pensaré en él para la entrevista, para que no se ponga celoso.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. A Pedro le debo, sobre todo, dos cosas: que haya logrado devolverme ese sentido del humor que creía haber perdido con los años, y que me ayudara, con sus conocimientos y experiencia previa, a decidirme a auto-publicar mi recopilación de relatos en Amazon. Incluso me facilitó un manual en castellano que me fue de maravilla, pues me ayudó muchísimo en esta ardua tarea.
    Visito su blog desde hace... ya ni me acuerdo, y no me pierdo ni una de sus publicaciones. Y, cómo no, he leído sus dos libros. Su humor no resulta sencillo de definir, pues no es el gracioso de turno que provoca la risa fácil, Su humor es agudo e inteligente y hay que saberlo captar con sus segundas intenciones y los dobles sentidos, No es que haya que ser un experto en psicología, pero sí hay que tener un gusto por este tipo de humor que él mismo ha calificado de absurdo. Leer sus relatos es como hacerle punta a un lápiz para descubrir que dentro está la mina, lo que da el verdadero valor al objeto.
    Con Pedro tengo, además, otras cosas en común, buenas y no tan buenas: el fracaso en los concursos literarios, el rechazo de las editoriales (entre lo malo), el gusto por Woody Allen, Grocho Marx y Frank Zappa (entre lo bueno) y el absoluto rechazo por la insigne obra de James Joyce, Ulysses (no sé si es bueno o malo).
    Quien conoce a Pedro conoce de inmediato a una buena persona y a un gran escritor.
    Por conocerle tan bien (creo yo), me ha gustado mucho más esta entrevista.
    Un abrazo para los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Josep, antes que nada disculparme por no haberte contestado antes. Mi blog metió tu comentario como spam, aún no sé porqué. Como no los reviso no lo había visto antes, pero empezaré a mirarlos detenidamente.
      Coincido contigo en todo lo que hablas de Pedro. La verdad es que me has dejado sin mucho más que decir, solo que yo también me uno a esa aversión o rechazo a Ulysses.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Hola Pedro! No voy a saludarte, como habitualmente hago porque igual no queda bien.
    He leido tu entrevista y me ha gustado, pero quiero añadir algo más y es que, aparte de todos los méritos profesionales expuestos, eres una buena persona y eso es importante. No te conozco, pero ahí está la gracia, sin conocerme siempre me has ayudado en las redes, donde iba y voy bastante perdida.
    Muy bueno y muy propio tu comentario a la entrevista.
    Desde aquí animo a comprar tus libros a todo aquel que tenga ganas de reir.
    Mis mejores deseos, maestro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. No conocía a Pedro Fabelo. Cuando él colaboró con MoonMagazine, yo aún no conocía la revista. He echado un vistazo a su blog y me lo apunto porque me parece de lo más interesante y veo que tenemos amigos comunes como Josep Mª.
    Un beso a ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra descubrírtelo. A veces no conocemos a las personas por casualidades de la vida, pero luego las encontramos más adelante.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. ¡Qué rabia! Ha vuelto a suceder. Dos veces en lo que va de semana. Dejo un comentario y, zas, desaparece. Pues bien, como no quiero dejar de comentar esta entrada, insisto en ello:

    A Pedro y su blog les conocí hace ya bastante tiempo y desde entonces no he dejado de visitarlos, no me pierdo ni una de sus entradas que, por desgracia, últimamente escasean.
    A Pedro le debo, sobre todo, dos cosas: haber despertado mi sentido del humor, que creía prácticamente desaparecido con la edad, y haberme animado, con su ejemplo, sus consejos y su experiencia personal, a publicar mi recopilación de relatos en Amazon. Sin su ayuda, facilitándome incluso un manual en castellano, la tarea hubiera sido mucho más complicada.
    Con Pedro, además, tengo varias cosas en común: el desapego por los concursos literarios, sin premio alguno, el trato (o maltrato) recibido de las editoriales, nuestra común admiración por Woody Allen, Groucho Marx y Frank Zappa, y nuestra aversión hacia la insigne obra "Ulysses" del no menos insigne escritor James Joyce.
    El humor de Pedro, que él califica de absurdo, yo lo calificaría de inteligente. No busca la risa fácil ni utiliza los típicos recursos para hacer reír. Quizá sea el humor del absurdo, pero me encanta ese doble sentido y la doble lectura que incita a usar para sacar punta de situaciones "normales", convirtiéndolas en risibles. Su humor, para mí, es como un lápiz al que hay que sacarle punta para encontrar en su interior lo que realmente importa.
    Y en el aspecto humano, decir que quien conoce a Pedro, conoce a una buena persona, a un ser humano extraordinario, siempre presto a echarte una mano, como ha hecho en repetidas ocasiones conmigo.
    Ni que decir tiene, que he leído sus dos libros y tengo el honor de figurar en su galería fotográfica de lectores, jeje.
    Para terminar, añadir que esta entrevista me ha resultado especialmente entretenida e interesante por tratarse de una persona a la que creo conocer bien y que, a mi juicio, es un autor injustamente valorado, que debería tener sus libros en las estanterías de todas las librerías que se precien. Pero ya se sabe que la vida del escritor es triste e injusta, como la de la mayoría de artistas que no tienen un "padrino". Mirad, si no, al pobre Van Gogh. Solo vendió un cuadro en vida.
    Un abrazo para los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos.

      Cuando uno lee comentarios como los de Josep Mª Panadés o los de Ana Palacios, lo confieso, no puedo evitar sentirme orgulloso; orgulloso de mí, y también orgulloso de ellos. Me considero afortunado de haber podido establecer con ellos, y con otros como ellos, una relación que va más allá de la que se le presupone a un tipo que se limita a escribir historias que luego publica confiando en poder ganarse algún día la vida con ello.

      Me he emocionado de veras al leer lo que Josep Mª piensa de mí. ¿Sabéis esa fantasía un tanto morbosa que de vez en cuando merodea por nuestras cabezas y en la que imaginamos lo que dirían de nosotros quienes nos conocieron y trataron en vida una vez hayamos muerto? No creo ser el único que ha fantaseado alguna vez con algo así. ¿O sí? En fin, al leer todas las cosas que Josep Mª ha escrito sobre mí, he sentido que hablaba de otra persona, y no de mí. ¿Cómo es posible que tan generosas palabras me tengan a mí de destinatario? ¡Y sin haberle pagado un mísero euro! (Ya se sabe, los escritores autopublicados somos tan pobres que ni siquiera podemos permitirnos pagar un euro a feisbuc para promocionar nuestras publicaciones. Sí, Zuckerberg, has leído bien: no tenemos ni un duro. Así que: afloja un poco, colega, que tú tienes mucha pasta. No seas avaricioso, que la avaricia ya se sabe...).

      En cuanto a la valoración que tanto Ana como Josep Mª hacen de mi obra, he de decir que estoy total y absolutamente de acuerdo con ellos: a mí también me gustan mis libros. De hecho, me gustan tanto que sigo recomendándoselos a todo aquel o aquella que quiera pasar un buen rato de evasión y diversión, sin más pretensión que escapar de la rutina y el estrés diario. Pero como no pretendo que me creáis sin conocerme o conocer mi manera de escribir, os invito a que os paséis por el apartado de mi blog bajo el epígrafe MIS LIBROS, allí encontraréis sendos enlaces a dos adelantos gratuitos (uno por cada uno de mis libros publicados hasta el momento), de unas treinta páginas cada uno.

      En fin, sólo me queda decir bien alto y bien fuerte: gracias, Josep Mª; gracias, Ana; y gracias a ti, María, por dejar que me cuele en tu rinconcito.

      Un abrazo, amigos y lectores.

      Fdo: un autor agradecido.

      P.D: Por cierto, Josep Mª, ¿no te importará que copie tu comentario palabra por palabra y me la guarde, verdad? Me vendrá bien para esos días en que uno se siente invadido por el "síndrome del impostor". Gracias, amigo. : )

      Eliminar
    2. Jajaja. Pedro, por Dios, ni que fuera el Oráculo de los dioses. Pero, en fin, si te empeñas y te puede servir para alimentar tu autoestima, puedes copiarlo, ampliarlo y hacer un poster para pegarlo en la cabecera de tu cama y leerlo cada noche antes de acostarte, como si rezaras el "Jesusito de mi vida" :)
      Otro abrazo, amigo.

      Eliminar
    3. Me siento como una intrusa entrando en esta conversación tan íntima, pero como es mi Rinconcito, no puedo dejar de pasarme para daros las gracias a los dos y uno de mis besillos.
      Poco me queda que decir después de las palabras de Josep Mª, pero tengo que decir que le doy la razón en todo lo que ha hablado de Pedro.
      En cuanto a Pedro, si, los autores autopublicados no tenemos un duro (para leer nuevos libros los sigo rescatando de la biblioteca de mi madre). Pero bueno lo importante es que los escritores somos felices haciendo lo que hacemos y eso nos aporta... bueno un poco más de dinero no nos vendría mal, jejeje.
      En fin, os deseo mucha suerte a los dos con vuestros libros y perdonad mi intromisión.
      Un besillo para los dos y para el blog de Pedro, que ya sabemos que se pone celoso.

      Eliminar
    4. De intrusa, nada de nada, faltaría más. A fin de cuentas es tu blog y tu entrevista, y mi agradecimiento por el trabajo bien hecho, iba para los dos.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Muy buena la entrevista a Pedro, voy ahora mismo a leer algo de él. Me ha entrado una ansia que si no leo algo hoy no duermo. Hoy aunque tengo sueño por que he dormido poco esta mañana, tengo que ir a la cama con una sonrisa en la boca creo que esa me la sacará Pedro esta noche. Encantada de conocerlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te ha sacado más de una sonrisa, porque la verdad es que tiene ese don.
      Me alegra haberte enseñado a alguien nuevo para leer.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Es un maleducado, un egocéntrico... Me refiero al blog de Pedro, ¡eh! En cambio, Pedro es un encanto, tanto tanto que me lo he quedado como amigo. Y, además, te hace reír. Y tiene boina. Y escribe sentado, como los indios. ¿Qué más se puede pedir? Claro, sí, por Amazon cualquiera de sus libros: bueno, bonito, barato. ;)

    Buena entrevista, María. Y buen entrevistado.

    Un fuerte abrazo, chicos. =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Soledad, bienvenida de nuevo por estos lares. La verdad es que con todas esas cualidades a cualquiera le apetece leerlo.
      Un besillo guapa.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.