27/2/18

Mi escoba



                Con la escoba en la mano barro toda la porquería que ha cubierto el suelo de la casa durante años. El polvo se ha acumulado sin preguntar si podía quedarse, y mi dejadez ha hecho que no quiera salir. Ahora se ha incrustado entre las losas, y las paredes no han corrido mejor suerte.


                Me ha costado más de lo que pensaba, pero todo vuelve a estar como antes. O incluso mejor que antes, porque ahora tengo más sabiduría, ahora sé lo que no tengo que hacer, ahora sé lo que es importante y lo que necesita tirarse. Ahora, tengo mi escoba.


6 comentarios:

  1. Ja, ja, muy bueno, María. Se hace necesaria una escoba para barrer tantas cosas innecesarias, tanto materiales como mentales, que me ha gustado la decisión de tu personaje. A ver si aprendemos.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, a aprender a barrer,que parece que es fácil, pero no lo es tanto.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Maria has hecho un buen homenaje a la acción de barrer y a la escoba que lo barre todo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente. Hay momentos que no se inmortalizan como es debido.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Muy bueno María, es necesario hacer una limpieza de vez en cuando! Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Porque sino la porquería se queda por las esquinas.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.