26/2/18

IV Gala de premios de Círculo Rojo



                El viernes pasado fue la Gala de Círculo Rojo donde se premiaba a algunos de los escritores que han publicado con la editorial. Me llegaron las invitaciones por carta que recogió mi hija y me entregó totalmente emocionada gritando: «¡Carta de Círculo Rojo!».




               Mucho se ha  escrito sobre la Gala, y eso que estamos a lunes. Así que yo voy a contaros mi experiencia personal.


                Entramos al Auditorio Maestro Padilla rodeadas de glamour. Yo iba con mi prima, que entregaba un premio, y con una amiga. Las mujeres iban con vestidos de gala y los hombres con pajarita y corbata. El photocall estaba lleno de personalidades, actores, actrices, políticos, escritores, y el equipo de profesionales de Círculo Rojo. Nos quedamos un rato observando y viviendo aquel ambiente electrizante, después de un rato, entramos a ocupar nuestros asientos.




               Yo era una de los más de 400 escritores que invadíamos la sala. Entrábamos con los nervios a flor de piel, unos sabiendo que podrían subir hoy a recibir un premio y otros sin esa responsabilidad pero también inquietos.


               En cada asiento teníamos unas gafas y el programa de la noche.

Libania Gracía, yo y Mar Peláez
                 Antes de empezar no pudimos resistirnos a pedirle un selfie a nuestros compañeros de asiento delante de nosotras.   


Jordi Rebellón, yo, Cristian Gálvez, Almudena Cid y Mar Peláez

            Los presentadores de la Gala fueron una vez más Jesús Olmedo y Raquel Martínez. Lo volvieron a hacer estupendamente, hicieron una gala amena y divertida. 

            Primero salió Alberto Cerezuela, el director y creador de la editorial. Dio un discurso celebrando los 10 años de la editorial y dando las gracias a los escritores que habíamos confiado en ellos. Como anécdota, decir que en algún momento de la gala, mi compañera me susurró al oído que podíamos contar las veces que se nombraba a Alberto. Y es que todos los que subieron al escenario le dieron las gracias y lo nombraron. Incluso se volvió a pedir una calle con su nombre y Juanjo Ballesta prometió ponerle su nombre a su gallinero. Es ahí donde se reconoce el secreto del éxito de Alberto Cerezuela y su editorial. Cuando las cosas se hacen con un buen corazón, siempre salen bien. 

             Hubo dos menciones especiales, una a Ramón Gónzalez, escritor de Innovar o morir y ¡Hasta las estrellas y más allá!, este último un libro solidario, cuyos beneficios van destinados íntegramente a los niños de los hospitales almerienses. Yo tuve el gusto de conocer a Ramón anteriormente, y puedo decir de él que es una buena persona, con los pies en el suelo, aunque la vista viaje un poco más a las estrellas.

                La segunda mención especial fue a Almudena Cid que ha publicado una agenda para gimnastas bastante completa. Cuando subió a recoger el premio explicó como la había realizado y me pareció muy especial. Le entregó el premio Cristian Gálvez (en la Gala me enteré de que era su pareja, yo y mi empanamiento total con la prensa rosa), escritor de Matar a Leonardo Da Vinci. Una vez leí que era la persona que más conocía a Da Vinci. Le entregó el premio con unas emotivas palabras que la hicieron emocionarse. Nos encontramos a una mujer trabajadora y humilde a la que no se le borraba la sonrisa de la boca.


          Ahora empezamos con los premios y nominados. 

         En primer lugar, la categoría de deportes. Ganó El gran reto de Seve. Popularizar el golf de Gonzalo Lavín, Antonio Lavín y A. J. Puente-Badía. Eran finalistas Abrazos de gol de Agustín Otero y El futbolista que solo sabía una fórmula de Sergio Guirado.
 
                 La segunda categoría era la de relatos. Se llevó el premio Dani Sánchez con Escritos de una vida improvisada, que hizo un discurso precioso con el que nos emocionamos todo el auditorio. Finalistas con él fueron Rojo de Eva Button y Psique de A.G. Dones.
          

         En la categoría de crecimiento personal, quedaron finalistas Bebiendo limonada de Yolanda Ferrer, Anna y la danza del cromosoma 15 de José Ángel Guzmán Pérez y Elige tu lobo de Rubén Pulido. Ganó Yolanda Ferrer, a la que vimos muy emocionada dando las gracias a los más importantes.



          En la categoría de poesía salió a entregar el premio la anterior ganadora Candela Tuck que recitó un poema de su autoría bastante duro sobre la mujer maltratada. Ganó Donde todo se ve de Silvia Savall. Y quedaron finalistas Desplazamiento hacia el rojo de María del Mar Llavador y Donde los azules hieren de José María Pedernal. Silvia Savall tiene ya tres libros publicados y nos avisó de que el cuarto estaba por llegar.


          Le toca el turno a la novela histórica que ganó Luis Miguel Sánchez Tostado con Juvencia. Los finalistas fueron La sombra del Führer de Wayne Jamison y El misterio de Boletes de Francisco del Rio. El ganador, con 30 libros publicados, nos habló del porqué de su decisión de autopublicarse después de haber publicado tantos de la manera tradicional. Una experiencia muy interesante.



         En la categoría de divulgación ganó Balenciaga: mi jefe de Mariu Emilas. Los finalistas fueron Historias de nuestra noble lengua de Enrique García Martín y El cazador de reliquias de Jesús Cobo.  Mariu nos contó que el libro que ella ha terminado de escribir, era el que estaba deseando escribir su padre.



            Le toca el turno a la categoría ficción contemporánea que tuvo como finalistas a Un gaucho de Almería en el Puente del Inca de Pedro Soler, En época de tulipanes de Lidia Galiana y como ganador Desperté en la Habana de José Figueres. El escritor hizo un discurso bastante reivindicativo y muy bien hilado, a pesar de haberse dejado el discurso en la encimera de la cocina. 



           Llega ahora mi categoría favorita, la infantil. Ganó Lola, Lolita, Lola de Lorena García Bernat, y quedaron finalistas Teo tiene un lunar en la trompa de Marta Campoy y El cerdito metralleta de Tomás Acuyo. La escritora nos habló de como surgió el libro a raíz de las dificultades de su embarazo. Le dedicó el premio a los más peques.



            Con la categoría de novela romántica llegó el amor, y no solo con los tres finalistas, sino de la mano del presentador Jesús Olmedo que hizo una declaración de amor a su novia, la también actriz, Nerea Garmendia. Enamoró a toda la sala con sus palabras: «Hasta que la vida se rompa».

          La ganadora fue Con esto y un bizcocho de Amara Castro y las finalistas fueron Y de repente... todo cambió de Jessica García y Más allá de las Highlands de Teresa Sanchís. La ganadora subió al escenario totalmente emocionada.

 



           Por último le tocó el turno a la categoría de suspense, cuyo premio lo entregó Paco Tous junto con Alberto Cerezuela. La ganadora fue El enigma de las brujas de Magda Kingsley, y las dos novelas finalistas fueron Oculto en la memoria de Domingo Terroba y La casa del crimen de Carlos Álvaro.


           La Gala fue amenizada por el cómico Kikín Fernández que comenzó su monólogo hablando de lo difícil que es escribir un libro y nos enseñó palabras almerienses como ardiles, cascarilla o esturrear. Como le dijo más tarde la actriz Mar Abascal nos hizo reír de lo lindo. 

            La música al piano la trajo Javier Ojeda de Danza invisible que nos cantó cuatro canciones, entre ellas dos de mis favoritas Yolanda y Sabor de amor

           La gala acabó y mientras los ganadores se hacían las fotos de rigor, nosotras nos fuímos a aprovechar el photocall para las últimas fotos de la noche.



            Me despido con unas palabras de Alberto Cerezuela: «No perdáis el arma más poderosa que tenéis, la palabra escrita».

4 comentarios:

  1. Preciosa gala que has asistido. Tú estás radiante en las fotos. Te queda muy bien el pelo rizado. En las dos últimas fotos posas como una estrella de la gala de los Oscar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa. La verdad es que me sacas los colores. La ocasión lo merecía. Lo pasé muy bien, y todo el mundo iba espectacular.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Seguro seguro seguro que no vas a olvidar en mucho tiempo esta gala, que de una forma tan bonita nos has traído.
    Me alegro mucho que disfrutaras tanto y qeu sobre todo te pudieras emocionar, algo tan importante y dos canciones que también son dos de mis favoritas, y al piano deben de sonar de maravilla.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que fue una gala muy emocionante. Lo pasamos muy bien y nos divertimos de lo lindo.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.