19/2/18

Guía para familiares y amigos de escritores



                Hablando con otros escritores y blogueros, o investigando en sus redes, me he dado cuenta de que a todos o a casi todos nos pasa lo mismo. Tenemos familiares y amigos que nos quieren mucho. Pero por casualidades de la vida, son los que menos leen nuestros textos.

                Nuestros familiares y amigos son los primeros que leen nuestros libros, nuestros relatos que enviamos a concursos o nuestros relatos en nuestros blogs (por lo menos esos primeros días que era la novedad). Son nuestros mayores fans, son capaces de decirnos cosas tan inverosímiles como «Escribes mejor que (póngase aquí cualquier escritor éxito de ventas)». Pero ahí acaba la cosa. Cuando pasa cierto tiempo, nuestras letras ya no son una novedad y pasan a un segundo plano en este devenir de la vida rápida que consumimos.

                No pretendo hacer una queja, simplemente plasmar una realidad. Por eso quiero hacer una guía para estos familiares y amigos que ya no saben qué hacer con nuestras publicaciones.

💜Me gusta. Nos encanta el me gusta, en Facebook, Twitter, y demás redes sociales. Esos corazones nos suben la moral y nos hacen sentir mejores.

💛Compartir. Cuando aparece esta palabra siempre me acuerdo de la famosa película Todos los perros van al cielo en la que cantaban una canción que decía: «Lo mío es tuyo, lo tuyo es mío, el compartir, nos ayuda a vivir». Cuando publicamos algo nos gusta que lo vea el mayor número de personas. Y la mejor manera es compartiéndolas.

💚Compartir con comentario. Esto ya nos llena de orgullo y satisfacción, cuando se comparte algo nuestro y encima con alguna palabra bonita que lo adorne y que lo haga un poco más tuyo.

💙Comentar. Sé que ya me estoy pasando, pero por pedir que no quede. Contra el vicio de pedir está la virtud de no dar. Pues eso, comentar nuestras cositas nos encanta. Un nuevo comentario, y los ojos nos hacen chiribitas. Así que no os cortéis. Además es una forma de saber que nos habéis leído.

                  Y esta es mi guía, es cortita, sencilla y rápida. Espero que os guste y la llevéis a cabo, vuestros amigos y familiares escritores os lo agradecerán. A los míos, os seguiré dando la tabarra.


15 comentarios:

  1. Abundando en la información y en los consejos que ofreces, te diré que con suerte, lee el 10% de los contactos que reaccionan en Facebook. De éstos, el 10% comenta y de éstos últimos, el 10% comparte. Con lo cual, de 1000 contactos solo uno compartirá. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Madre mía! Teniendo en cuenta esos números me quedo sin nadie que me lea realmente. Da pena incluso pensarlo.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Pues leyendo este escrito te doy la razón. Los familiares no se si nos leen, por que nunca hay un comentario de ellos. En Facebook alguno le da a un me gusta. o raramente comparte y no dejan ni comentario. Sólo recibo comentarios de los compañeros de blog que habitualmente nos visitamos mutuamente. Pero saber que lo que haces lo ve o lo lee alguien hay que conformarse. Tengo muchos +1, pero nunca se si lo leen. Por corto que sea es mejor que nos dejen un comentario, a mi es lo que más ilusión me hace. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa como a ti, lo que más ilusión me hace es un comentario, y jamás dejo un +1 si no leo antes.
      Mis familiares y amigos como mucho me leen, pero ya está. Comparitr, de vez en cuando y muy de vez en cuando.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Tienes razón: nadie es profeta en su tierra ni en su familia. Cuanto más cercanos son los parientes, menos nos leen. Al principio sí, por la novedad, pero cuando ven que aquello continúa, se van retirando.
    Pero yo ya me he hecho a la idea; una cosa es la familia y otra, los seguidores del blog.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me hago a la idea, aunque es curioso que a todos nos pase lo mismo. Quería dejarlo plasmado, a ver si alguno lo lee y se da por aludido. Je, je, je.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Hola, cuando se tiene un hermano escritor, que todo lo que escribo le pone peros, y luego amigos que dicen "qué bonito" no sabes a qué atenerte, y digo yo ¿soy buena, mala, regular? Pues en todo caso escribo de lo que quiero, y comparto con otros escritores en el blog que Administro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso es lo que yo creo que nos pasa a todos, y cuando empiezas a ser rechazada por multitud de editoriales ya si que tienes el lío montado.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. ¡Hola!
    En mi caso mi madre y mi hermana también escriben y sí que nos leemos los relatos, los libros y las cosas, y vamos juntas a algunas entregas de premios pero el tema blog en mi caso es diferente. Saben que tengo el blog pero no suelen leerlo, y es que no quiero porque desde que falta mi padre prefiero que mi madre no lea mis recuerdos ni nada de eso, ni mi hermana. Me da igual que lean los trucos, cosas de pelis o libros...pero lo que pueda entristecer no quiero así que las he ido acostumbrando y no suelen leerlo, alguna cosa sí pero no siempre.

    Lo de escribes mejor que X escritor a mí me lo dice toda la familia, la propia y la política, y algunas amigas, y me hace muchísima gracia porque desde luego en estos casos sí que es cierto que el amor es ciego. Mi padre hablaba de mí como si yo fuera el colmo de la inteligencia y una escritora de éxito, en su empresa pensaban que su hija era Agatha Christie como mínimo, jejejeje.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah y en lo de compartir yo soy un desastre, me da una rabia...cuando leo que han compartido mis cosas y yo nunca me acuerdo me siento fatal, pero es que se me pasa.

      Eliminar
    2. Bueno pues entonces tienes un gran público en tu familia. La verdad es que ellos son los que más nos quieren y apoyan. Como dices lo de escribir mejor que... es lo mejor de todo, porque normalmente no te lo terminas de creer.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Te doy toda la razón. Yo tengo amigos y familiares que me leen pero no dejan ningún comentario, exceptuando algún que otro "me gusta" si comparto mi relato en facebook. Solo mi mujer (mi mayor fan) y mis hijas le dan al "Like" incorporando algún breve comentario y otras veces comparten mi publicación en esta red social.
    En cuanto al blog, la cosa cambia. Sé de amigos y familiares que me leen pero no dejan ningún comentario. Mujer e hijas no lo hacen porque temen que no parezcan imparciales. Los amigos quizá porque no saben qué poner, aunque no hay que ser un crítico literario para expresar una opinión.
    Si hablamos de compañeros de blog, debo reconocer que yo soy el primero en pecar y raras veces he compartido en Google+ una publicación ajena. No pienso casi nunca en ello y cuando me doy cuenta de que hubiera podido hacerlo y darle así una mayor difusión, por su interés y calidad, pienso (y sé que puede parecer una excusa) que ellos son mucho más conocidos que yo en la red y que mi aportación poco (o nada) añadirá a su ya existente "popularidad". Aun así, siempre hago un acto de contrición pero sigo pecando por omisión. A ver si me voy acostumbrando a compartir lo bueno que leo de los demás :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tienes suerte de que te lea tanta gente cercana. Normalmente yo tengo dos o tres que van leyendo cuando pueden o se acuerdan, pero ya está.
      Pero bueno, la verdad es que no me importa mucho. Solo que me parecía curioso que con mucha gente con la que hablo le pasa lo mismo, y quería dejarlo plasmado.
      Y lo de compartir, es bueno siempre, seas más o menos conocido.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Me ha encantado María! Es una guía corta pero estupenda, jaja. Veo que hay una serie de puntos que se comparten, y es un alivio darme cuenta de que no solo es cosa mía. En mi caso, de mi familia no me lee casi nadie, ni siquiera mis padres. Y de comentarios, likes, y compartir, ya ni te cuento. Menos mal que tenemos buenos compañeros en la comunidad y en las redes que sí tienen ese detalle conmigo, que si no, nada de nada, jeje. Un fuerte abrazo, compañera de letras! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele pasar, en la casa del herrero, cuchara de palo. Pero lo bueno es que siempre están ahí para apoyarnos, y eso es lo imoprtante.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.