12/2/18

El género en las letras



            *Con este relato pretendo hacer una crítica a la importancia que se les da a determinadas cosas, cuando en realidad la importancia radica en otras muy distintas. La igualdad no se consigue añadiendo una a al final de cada palabra.


                Buenas noches a todos y a todas, estoy muy feliz por haber recibido este premio o premia por parte de los miembros y miembras de este honorable jurado y jurada. Cuando escribí este libro o libra, no pensé que me iba a llenar de tantas alegrías y alegríos. En aquel momento o momenta en el que me senté delante de mi ordenador o computadora y empecé a unir las líneas y párrafos que estas páginas y páginos lleva, no pensé que iba a construir esta gran obra u obro.

                Desde aquí quiero felicitar a los y las demás finalistas y finalistos que como yo, presentaron sus creaciones y creacionas, porque han hecho unos trabajos y trabajas increíbles. Me agrada recibir la cuantía estipulada para las de mi género o génera. Ya que todos sabemos que la mujer es el sexo o la sexa fuerte y somos las que más ganamos con razón y razona.

                Desde aquí felicitar a esos hombres que se han atrevido a participar en este concurso o concursa de gran envergadura.

                Gracias a todos y a todas. 


12 comentarios:

  1. Un interesante relato María, que sin duda guarda cierta crítica social. Creo que tienes mucha razón en la nota que inicia el texto, jeje. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  2. No lo puedo evitar, me da la risa cuando leo cosas como tu micro u oigo discursos de políticos que andan tropezando, a cada tres palabras, con el tema del género de las palabras que ofende a muchos/as. Me parece ridículo, pero claro, es solo mi opinión.

    Tu nota del principio aclara perfectamente el ánimo con has escrito el texto, ¡y estoy de acuerdo contigo!

    Muy bueno, María, ¡me ha parecido súper original!

    Un beso grande de lunes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me parece ridículo, y quería expresarlo con letras. No le encuentro sentido a tanta idiotez. A lo mejor hiero sentimientos de alguien por decir esto. Pero hay que darle importancia a las cosas que las tienen. Pero bueno, ya me repito diciendo cosas, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Estoy contigo es esta razón , no es tan importante el género. Si está bien pronunciado da igual. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno, María. No puedo con ese lenguaje espantoso que lo único que intenta es corregir en la forma un problema que es muy difícil corregir en la realidad. Es muy fácil decir el niño y la niña, los padres y las madres... etc, lo difícil es apoyar a una madre que teme que su ex pareja dañe a su hija, o mirar mal al amigo que hace un comentario machista y hacer que se sienta en ridículo; mucho más fácil reírle el chiste (o la chista).
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, hay tantos problemas que solucionar en esta cuestión, mujeres maltratadas sin apoyo real, brecha salarial, conciliación familiar,... y mil cosas más que aún no tienen solución y que ni siquiera están pensando en ello.
      Como bien dices, parece de chiste, o chista.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. También estoy de acuerdo, cómo no, pero creo que se ha llegado a esa ridiculez por el temor inicial (de años atrás) a ser tildados de machistas por las feministas más radicales. Y como los políticos quieren (o pretenden) ser políticamente correctos, se empezó por lo de niñas y niños, compañeras y compañeros y hemos acabado dando el cante, jeje.
    Ahora bien, tenemos en nuestra cultura un precedente socialmente muy establecido, diría que intocable, en cualquier discurso o presentación en público que se precie: el consabido "señoras y señores".
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo, auqneu creo que se ha llevado al extremo de lo absurdo. Creo que las feministas están haciendo un flaco favor a la mujer con este tipo de cosas, porque no ayudan para nada.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Se puede decir más alto, pero no más claro. Un relato de lo más original e incisivo María. Te felicito. En mi opinión, todo esto (como tantas otras cosas que vemos) no es más que una distracción. Los pequeños esfuerzos que hay que hacer para apoyar, discutir o luchar por este tipo de cosas, justifican la ausencia de un gran esfuerzo por ver lo que está pasando a nuestro alrededor, ahí mismo, a la vuelta de la esquina sin ir más lejos.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos lo podemos tomar a broma y hacer chiste con ello, pero la verdad es que es muy fuerte lo que está pasando. Intentan despistarnos con cosas absurdas que no llevan a ninguna parte, cuando hay problemas muy graves que no encuentran solución, e incluso que ni siquiera las buscan.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.