17/1/18

Hoy no puedo escribir



                Hoy no puedo escribir, no puedo pasar las manos por las teclas y dejar algo coherente en ese papel en blanco que tanto tememos lo que nos dedicamos a mancharlo de tinta azul.

                Hoy no puedo escribir para plasmar ideas, sentimientos o alguna historia que me pase por la cabeza, para llenar la vida de personajes ajenos que se conviertan en esos hijos que no he parido con dolor.

                Hoy no puedo escribir sobre ellos ni sobre esas personas que están cerca de mí y me inspiran plasmar una parte de ellos, haciéndolos míos, aunque solo sea por un instante, o dos, dependiendo de la musa que revolotee ese día a mi alrededor.


                Hoy no puedo escribir, o no quiero sentir. Porque al fin y al cabo, escribir es tener la piel erizada, es acompasar los latidos del corazón, es llorar sin lágrimas, reír en silencio, besar sin labios, tocar sin manos y andar sin pies.

                Escribir es tener la vida en un puño, es moverte en arenas movedizas, es saber que en cualquier momento todo cae o todo sube a la más alta de las nubes. Es vivir constantemente al lado de la magia, tenerla tan cerca que a veces no puedas soportarla y soples tan fuerte que acabe volando cual burbuja o diente de león.

                Hoy, no puedo escribir.
 

14 comentarios:

  1. Hoy no puedes escribir, y sin embargo lo haces. Tal vez sin querer, tal vez sin darte cuenta, pero lo haces. Cuando se lleva tinta en las venas, como te pasa a tí, es inevitable :))

    Un texto precioso, María. ¡Me ha encantado!

    Un beso de miércoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si, se lleva, se lleva. Y es creo que nací con ella recorriéndome las venas.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Pues, igual que a Julia, a mí también me ha encantado. Algunos no podéis dejar de escribir como otros no podemos dejar de leer.
    Nos alimentamos unos de otros. Y afortunadamente, no podemos dejar de hacerlo.
    Sigue escribiendo, María, aunque no puedas, aunque no quieras. No creo que sea algo que puedas elegir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también creo que no puedo elegir. Una vez abierta la caja de pandora...
      En fin, un besillo.

      Eliminar
  3. Si no puedes escribir, pues hoy te ha salido un texto precioso. Quizás las musas te han empujado a escribir lo que no puedias escribir. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy posible, las tengo revoloteando a mi alrededor.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Buen texto, y para no poder escribir... te ha salido un relato redondo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. A veces solo es poner las manos sobre las teclas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. A pesar de que "hoy no puedes escribir", lo que escribes sobre ello resultó en un texto bastante ambicioso. Abarcas bien los altibajos por los que pasan los escritores/as.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando uno escribe de lo que sabe, als letras salen solas.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Un texto precioso María! Me ha encantado y tal y como dice Julia, aunque no puedas, acabas escribiendo. Un fuerte abrazo! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es lo bueno o lo malo, que al final acabo escribiendo de nuevo.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Pues tú piensas que no has podido, aún así lo has hecho, y para escribir algo tan bonito. Me ha gustado mucho, de modo que sigue escribiendo porque esta claro que aunque creamos que no algo sale, antes o después.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que me ha encantado escribirlo, aunque en principio no viniera la inspiración. Pero oye, al final aparece.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.