23/1/18

Dime cuánto me quieres



                Me preguntas a menudo cuánto te quiero, te miro y sonrío. Veo tus ojos expectantes y tu sonrisa de medio lado y me empapo en ellos. No podría contarte en unidades, ni decir esas frases que se vuelven vacías con el tiempo. No puedo mostrarte con besos ni caricias el amor que mi corazón te guarda.

                Me puedes preguntar una y mil veces y nunca sabré lo que es suficiente para ti. A mí me vale con una taza de café caliente, con una conversación a media tarde sin interrupciones, con tu apoyo constante y tus besos de gelatina. 
 

10 comentarios:

  1. Es que gran parte de la felicidad está en un café caliente. Y si es bien compartido, entonces ya, la felicidad total.
    Qué bonito eso de los besos de gelatina...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El café compartido sabe mejor, y si además lo aderezas con los besos de gelatina, mejor que mejor.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Genial! ojalá hubiera más cafés de esos

    ResponderEliminar
  3. Precioso relato Maria, que bien sabe un café con besos de gelatina. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Esos "besos de gelatina" suenan como el nombre de un postre que definitivamente quiero probar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que creo que es de los mejores postres, los besos son lo mejor.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. dulces letras y un café delicioso, lindo volver y leerte, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo por aquí.
      Me encanta que vuelvas de esta manera tan dulce. Besos de gelatina.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.