12/12/17

Un encierro de lujo



                Tardaría en encontrar la llave que necesitaba. El baúl estaba lleno de ellas, y todas muy diferentes. Las puertas lo miraban desafiantes, tenía que buscar la combinación adecuada. Se pasaría el día allí. Pero al fin y al cabo, nadie lo esperaba. Se tumbó de nuevo en el sofá y encendió la tele de visión panorámica. Nunca un encierro había sido tan reconfortante.

10 comentarios:

  1. Si tenía agua y comida, lo entiendo; si no, me parece un poco demasiado indolente. Por lo demás, he sentido placidez al leerlo. Me he imaginado una habitación llena de libros. Mucho mejor que la tele por muy panorámica que sea.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay veces que nos rendimos antes de tiempo, y lo que nos parece lo más cómodo, al final es simplemente nuestro final.
      Estoy de acuerdo que una habitación llena de libros sería mucho mejor.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. A veces perderse del mundo es todo un planazo, bien sea con una tele panorámica o con una buena provisión de libros, como dice Rosa. Una experiencia a tener en cuenta :))
    ¡Un beso, María!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gusta más la visión de Rosa, cuantos más libros mejor, y silencio para poder leerlos. Algo que a mí me falta últimamente.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Una situación de que en vez de ponerse a buscar las llaves, esperó a que descansando ya se las arreglaría con ellas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, ya se las arreglaría, esperemos que más pronto que tarde.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Con tu micro me quedo con la sensación de que en momentos de ofuscación lo mejor es parar y respirar, sea con tele, libros o simplemente con una buena siesta, jeje
    Un beso, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre viene bien pararse y mirar las cosas con perspectiva.
      Un besillo Irene.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.