1/12/17

Otros Mundos. El Mundo de David Olier


   
Este mes os quiero traer un blog de alguien que me hace mucha ilusión. Se trata de El Rincón de Cabal de David Olier. Es un blog que conocí casi cuando llegué a este mundo. Fue por casualidad, pero sus historias me cautivaron. He de decir que en todo este tiempo ha evolucionado, y con él he vivido todos esos cambios en la sombra del lector. Ahora es un referente en ciencia ficción y me alegro de traerlo para vosotros. Pero será mejor que os deje con el autor, que os hablará mejor que yo. 


    ¿Cuándo y por qué abriste el blog? 

     Aunque parece una respuesta fácil, me va a costar un poco responder. Así que permíteme que empiece por el pre-cuándo, siga con el cuándo y termine con el por qué.

     Hace 4 años decidí dejar mi trabajo de consultor tecnológico y perseguir mi sueño de ser escritor. No un escritor que publica libros (para eso me hubiera limitado a cambiar de trabajo), sino uno que vive de a literatura. Por eso dediqué el primer año a aprender, investigar y practicar sobre un millón de temas diferentes (técnicas narrativas, marketing, redes sociales, blogs, diseño web... demasiadas cosas como para listarlas todas). 

    Mi plan para lanzar el blog era a largo plazo, mucho más tarde de lo que en realidad fue. Pero hubo un detalle muy tonto que me hizo quitar el modo oculto y lanzarlo al mundo con lo poco que tenía en diciembre de 2014. Tuve la suerte de que Pedro J. Ramírez contestó y retuiteó uno de mis tuits e hizo que mi audiencia en Twitter de aquel entonces creciera de manera exponencial (no recuerdo si fueron 10.000 o 15.000 visualizaciones de aquel tuit el primer día).

     Fue un «ahora o nunca» que, visto hoy con las tablas que dan los años, me parece una tontería. Me leyeron miles de personas, sí, pero ninguna era parte de la audiencia objetivo para mi blog (aunque por aquel entonces no estuviera muy bien definida). Sin embargo, me sirvió para dejar de pensar y planificar y publiqué el blog.

     Respecto al «por qué» lo abrí, mi objetivo inicial (que no es el mismo que ahora) era coger una rutina de escritura y contar al mundo lo que estaba haciendo en mi camino para ser escritor: hablaba sobre lo que aprendía sobre escritura, reseñaba los libros que leía y publicaba mis relatos. Me obligaba a escribir y leía un libro y escribía un relato cada semana, mientras me intentaba construir una pequeña audiencia.

     Aunque parezca mentira, por aquel entonces dedicaba tanto tiempo al blog que podía publicar 3 veces por semana. Cómo se nota que tenía tiempo y todavía no era padre :P.

    ¿Y por qué ese nombre?

    Es una pregunta que me hago cada vez más. Si te soy sincero, llevo un año pensando en cambiarlo (el nombre, no el dominio), porque es algo demasiado genérico y no representa la realidad de lo que hay detrás (un blog especializado en escritores de ciencia ficción).

     El caso es que, allá por 2014, tenía claro que David Olier estaba intentando convertirse en alguien muy distinto al que había pisado la Tierra durante casi 30 años. Algo así como ponerme una capa y un disfraz y convertirme en ese alter ego superhéroe que tenemos todos. Y mi alter ego en internet siempre ha sido «Cabal», «Cabal The Chosen» o «CabalTC» (por cierto, es la primera vez que publico qué significa el «TC» del final de mi nombre ;-)). Así que no me rompí demasiado los cuernos.

     Si David se iba a convertir en Cabal... ¿cómo podía llamar a ese blog? El Rincón de Cabal.

     No es lo más original del mundo, pero después de 4 años le tengo cogido mucho cariño :-).

     Empezaste tu blog, como nos cuentas, escribiendo tus relatos. Ahora tu blog ha cambiado mucho. ¿A qué se deben estos cambios?

    Primero reduje la cantidad de relatos por la publicación de mi primera antología (La imaginación también muerde), pero luego los cambios vinieron por motivos de negocio. Y digo «negocio» porque un escritor que quiere vivir de lo que hace, es una empresa unipersonal :-). La mayoría de los cambios (sino todos) han tenido que ver con mi objetivo de convertirme en escritor profesional.

      Otro de los motivos principales para esos cambios fue que me di cuenta de que la gente no leía los relatos en mi blog, pero sí lo hacía en mis libros (curioso, ¿verdad?). Los artículos de opinión, las guías y los consejos tenían un público muchísimo mayor que la narrativa, así que dejé de publicar relatos y me centré en esto último.

     Y algo parecido me pasó con las reseñas. Al principio me encantaba conseguir tráfico hablando de tal o cual libro súper conocido... pero me di cuenta rápido de que esas visitas eran visitas vacías: llegaban, leían y se iban. Casi nadie volvía, y casi nadie se interesaba en ver el resto del contenido de la web. ¿De qué te sirve tener 1000 visitas al día en un post que habla sobre La Chica del Tren si tú no escribes misterio, no recibes dinero por las visitas y nadie te paga por hablar del libro?

     El resto de los cambios tienen mucho que ver con la siguiente pregunta.

      Los que hemos leído tus relatos, hemos visto otros géneros aparte de la ciencia ficción. ¿Te has especializado ahora solo en este género o sigues escribiendo otros como el de terror?

      Me costó mucho tiempo darme cuenta que no se puede intentar disparar a tres presas a la vez. Invertí casi dos años en tocar los tres palos de ficción especulativa (fantasía, terror y ciencia ficción), hasta que me senté a ver esto como una empresa. Leerlo así parece fácil, pero la decisión de enfocarlo de ese modo me costó muchísimo.

      Después de 5 años dirigiendo equipos de diversos proyectos de consultoría tecnológica, ya sabía que el trabajo se tiene que repartir entre los especialistas de cada área. Intentar abarcar un área solo es difícil, hacerlo con cuatro es... imposible.

     Revisé mis gustos literarios, televisivos y el grueso de las ideas que me venían a la mente. El resultado fue una apabullante mayoría de ciencia ficción. Más de la mitad de los libros, series  y películas de mi vida son ciencia ficción, soy ingeniero, he trabajado investigando sensores de fibra óptica, he sido consultor tecnológico... ¿por qué no aprovecharlo todo, pasión, afición y conocimiento?

     Así que decidí que mi objetivo literario es la ciencia ficción y dejé a un lado el terror y la fantasía.

    Lo cual no quita que tenga ciertas tendencias oscuras cuando escribo...

     Tu blog tiene un diseño muy dinámico, actual e intuitivo. ¿Te costó llegar a este resultado? 

     En una escala del 1 al 10... yo diría que un 20. Una de las desventajas de ser ingeniero es que me encanta probar cosas, cambiar plantillas, implantar nuevas funcionalidades... y en estos años el blog ha sufrido infinitas transformaciones acorde con esos deseos.

     Otra vez tuve el problema de encajar lo que quería hacer, con lo que tenía que hacer. Sin embargo, volvió a ganar la racionalidad del asunto y hará cosa de seis meses (yo diría que el momento clave es junio de 2017) di con el formato definitivo. En https://cabaltc.com podéis ver el resultado: una página sencilla que habla de los servicios clave que ofrezco.

    ¡Pero todo tiene truco! El Rincón de Cabal consigue mantenerse estable, porque trabajo reparando, diseñando y montando las webs de otras personas, además de que tengo otro patio de juegos para todo esto (davidolier.com). Ahí doy rienda suelta a mis ganas de trastear con webs y enseñar a otros a hacerlo :-).

    ¿Crees que es importante el marketing para un escritor hoy en día?

      Desgraciadamente para los que no nos gusta demasiado el marketing, debo decir que es vital. Y no solo para un escritor, sino para cualquier profesional que se precie. Hay tanta oferta en el mercado que necesitas destacar de alguna manera, o necesitas conseguir una comunidad de personas que quieran lo que tú les ofreces.

     Como escritores lo tenemos todavía más complicado. Y es que Amazon ha hecho muy fácil que cualquiera publique. Ahora hay miles de personas publicando al mismo tiempo, y tenemos que hacer algo para no ser uno más en el montón.

     En tu blog hablas mucho de Scrivener, ¿crees qué es la mejor herramienta para un escritor?

     Sin dudarlo. Es el AutoCad de los arquitectos (o el equivalente que usen hoy en día, estoy un poco desactualizado).

    No solo por la cantidad de opciones que tiene o de la facilidad con la que puedes organizar tus textos, sino porque te cambia la manera de afrontar tus proyectos literarios. Con Word era todo lineal: empezabas en la línea 1 y terminabas en el Fin. Ahora con Scrivener eso no pasa: creas tu estructura de capítulos y escenas, montas tu escaleta... ¡y empiezas a escribir por donde te apetezca!

    Puedes escribir en verde sobre fondo negro, con letra Comic Sans 24, y eso va a dar igual cuando imprimas el archivo final. Ahí le dirás que quieres una letra Bookerly tamaño 14 y nadie sabrá que eres un tío raro que escribe en verde (y sí, cuando escribo parece que estoy en Matrix).

    Y no solo eso, sino que puedes generar un PDF, un eBook, un archivo de Word o un archivo de Kindle con un solo clic...

    Scrivener es una maravilla, aunque tiene una curva de aprendizaje un tanto complicada.

    Has publicado dos libros, háblanos de ellos.

    El primero, La imaginación también muerde, es una antología que junta los 28 mejores relatos de esa primera fase de descubrimiento interior. El tono general de casi todo el libro es bastante oscuro. De hecho, la mitad de los relatos son de terror, aunque la otra mitad se divide entre fantasía y ciencia ficción. Fue una época oscura y de cambio para mí y creo que se nota en el tono general. Sin embargo, los dos relatos más profundos de ese libro son de ciencia ficción, y eso también me llevó a tomar la decisión de moverme a lo que fue mi siguiente antología.

    Todos los relatos son diferentes y en cada uno quise explorar ideas, narradores y formas muy distintas, por lo que son relatos rápidos y bastante más cortos que los que escribí después.

     Para el segundo, Memoria selectiva, me concentré en la ciencia ficción. Esta vez, en lugar de 28 relatos, escribí 13... en unas cuantas páginas más que el anterior. Dejé de explorar técnicas narrativas y me centré en desarrollar mundos mucho más complejos, con historias muy transhumanistas. Es una especie de Black Mirror literario que analiza las posibles consecuencias del uso de una tecnología que está por llegar.

     No pude evitar meter dos relatos fantásticos, como tampoco pude evitar dar ciertos tintes de terror a algunos de los otros once, pero el resultado no está nada mal.

     De hecho, el último relato, el que da nombre al libro, es el que me sirvió de lanzadera para la novela que tengo entre manos.

     Los dos libros son de relatos cortos. En tu apartado "Sobre mí" nos hablas de que estás escribiendo una novela larga. ¿Para cuándo esa novela? 

     Mariposas de acero, que es como se va a llamar (salvo que mis lectores cero, mi corrector y mis seguidores tumben la idea antes...), verá la luz el año que viene. Te confieso que tengo escrito el 60% de la historia, pero me estoy tomando con calma terminarla. Como te decía antes, estoy terminando de montar un negocio de implementación, formación y mantenimiento de webs en Wordpress, y me está quitando mucho tiempo.

    Sin embargo, mi objetivo es cerrar el primer borrador en diciembre y empezar a corregir a finales de enero. Así que en 2018 espero ampliar mi catálogo con una novela larga más y con una serie de novelas cortas que tengo en mente. Pero de eso todavía no puedo hablar ;-).

     Sabemos por lo que nos has contado, que has tenido una mala experiencia con una editorial, ¿crees que los escritores tendríamos que contar estas malas experiencias?

    Los escritores somos muy celosos de nuestros fracasos (y de los números reales que movemos detrás). No nos gusta airearlos, y no nos gusta mostrar al mundo la realidad de lo que vivimos. Y eso puede hacer que otros muchos caigan en el mismo agujero.

    Creo que todos deberíamos tratar de informar a los demás de cuáles son las prácticas piratas y abusivas que hemos sufrido en nuestra carrera, y tenemos que intentar que los nuevos escritores no caigan en manos de esa gentuza. Porque tenéis que tener muy claro que hay gente sin moral que en vuestra ilusión ve una manera de hacer mucho dinero fácil. Y no les importa pisar vuestras esperanzas y vuestros sueños.

     Una experiencia como la que tuve yo no solo te roba tu dinero, sino que mina tu confianza y te hace perder la fe en lo que haces.

     Ojalá mucha más gente se abriera a contar estas experiencias y ojalá los futuros escritores dieran con nuestros artículos antes de que lo hagan estas editoriales pirata.
     La autopublicación cada día tiene más adeptos. ¿Tú prefieres la autopublicación o la publicación tradicional?

     Me gustaría poder contestar con un sí o un no, pero esta es otra pregunta complicada. Me gusta tener el control de mi obra. Me gusta elegir la portada, el corrector... y me gusta saber quién hace qué y cuándo me lo va a entregar, poder decidir cambiar algo o no hacerlo... y eso es muy difícil (si no imposible) a través de la publicación tradicional.

     Sin embargo, creo que la publicación tradicional tiene una serie de ventajas que la autopublicación no. Conoces a gente que se mueve en unos círculos que benefician tu carrera y te ayudan a llegar a ciertos puestos de venta a los que tú solo quizá no llegarías.

     Para mí la opción perfecta sería poder controlar la parte digital por mi cuenta y la parte física con una editorial tradicional.

     En tu blog también nos ofreces cursos. Háblanos un poco de ellos.

     La joya de la corona es un curso en vídeo para aprender a manejar Scrivener. Es un programa complejo, con mucha comunidad anglosajona, por lo que no hay demasiado material en castellano. Nació a petición de Ana González Duque, como parte de su plataforma de cursos de marketing online para escritores (MOLPE), y al ver que mucha gente quería acceder solo a ese curso (sin pagar el resto de la plataforma) lo sacamos como curso independiente. De hecho estoy preparando la versión avanzada, orientada a la maquetación de libros y a otras funciones más específicas.

    También he preparado un curso para aprender a escribir ciencia ficción. Es un curso práctico en el que hago un repaso desde dónde nacen las ideas y la creatividad, hasta cómo estructurar una historia; contando con todos los consejos que he aprendido en estos años de escribir docenas de relatos e historias de ciencia ficción. Tiene dos modalidades, uno de solo texto y otro tutorizado por mí con vídeos explicativos y un seguimiento a base de ejercicios, y su objetivo es que los alumnos escriban un relato completo de ciencia ficción.

     Además, como te decía antes, estoy terminando de montar una web de formación y diseño en Wordpress para que la gente como la que conforma nuestro gremio, el de los escritores, con unos conocimientos técnicos escasos, puedan conseguir que sus páginas webs luzcan profesionales y les permitan hacer todo lo que quieran. En esa web, davidolier.com, estoy preparando docenas de pequeños vídeotutoriales para explicar todo lo que necesitan para hacer fácil lo que parece muy difícil: montar una web profesional.

     Y, como esto de enseñar me encanta, también soy un profesor fijo en la plataforma de MOLPE. Pero eso mejor te lo cuento en la siguiente pregunta.


     ¿Publicas en alguna página de escritores además de en tu blog?

     Como has visto, estoy metido en tantos proyectos que me cuesta horrores alimentar tantos frentes distintos. He colaborado con Jaume Vicent, en Excentrya, y soy el profesor tecnológico de la plataforma de Ana González Duque, (Marketing Online para Escritores). En esta última, he impartido cursos de Scrivener, Wordpress básico, Woocommerce... y lo que está por venir.

     También he participado en varios posts colaborativos en los blogs de Valentina Truneanu, María José Moreno (aquí, aquí, aquí y aquí) y algún otro que tengo preparado y todavía no ha salido.

     La verdad es que... ¡me encantaría escribir en más sitios! Pero las horas de mi jornada son las que son: cuando mi hija sale de la guardería, el trabajo termina por mucho que quiera extenderlo.

    Enséñanos tus redes sociales.

     Aunque soy de esos culos inquietos que se crea cuenta en cada una de las redes sociales que sale... estas son las que uso de verdad. Aunque, como verás, la norma general es: si encuentras un «CabalTC» en una red social (o incluso un videojuego), ese es David Olier :-D
    Dime tres blogs imprescindibles para ti.

     MarketingOnlineparaEscritores.com de Ana González Duque.
    VictorSelles.com de Víctor Sellés.
   Tintesdeciencia.com de Raquel (Relatos Isla tintero).

   Despídete con una frase, una película o una canción

     Tendemos a separar trabajo de pasión y ambas pueden (y deben) ir de la mano. Busca aquello que te apasiona, analiza si puedes vivir de ello, prepara un plan y lánzate a la piscina.

    Y hasta aquí el Mundo de David Olier. Un persona con muchas facetas, siempre ávido de conocimientos que transmite en su trabajo. Un escritor que te dejará con ganas de más. Y un ingeniero que construirá el edificio de tus sueños. Pronto nos traerá una nueva novela. Esperando leerla.

    Os espero en el próximo Mundo.

3 comentarios:

  1. Me ha parecido de lo más interesante esta entrevista. Hay que tener valor y mucha fuerza de voluntad para decidir que quieres escribir, que quieres vivir de ello y lanzarte a conseguirlo con todas tus armas... virtuales y reales.
    Espero que te vaya muy bien, David.
    Un beso a ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es muy valiente, todo hay que decirlo. Como bien dices, lanzarse a la piscina de esa manera, es complicado. Pero estoy segura de que le va a ir muy bien porque trabajo no le falta.
      Un besillo.

      Eliminar
    2. ¡Muchas gracias a las dos! A María se lo digo un poco más abajo (en otro comentario), pero a ti Rosa te contestó aquí :).

      Es muy cierto que para dar un salto como este hace falta valor y fuerza de voluntad, pero también hay otros pilares fundamentales por detrás que te ayudan a tomar la decisión. A mí se me junto todo (ganas, oportunidad, dinero, familia...) en un momento en el que no pude decir que no.

      Era un ahora o nunca que aproveché sin dudarlo.

      Pero por otro lado, el salto es similar al de emprender y montar un negocio. Yo siempre lo enfoqué así. Tienes que tener muy claro el objetivo final, marcarte unos plazos, calcular el dinero que necesitarás para sobrevivir durante ese tiempo y... ¡trabajar muy duro!

      Ahora, tanto tiempo después, estoy a puntito de poder gritar a los cuatro vientos que lo he conseguido. Pero para eso falta un poco. No mucho, prácticamente nada, pero hombre precavido vale por dos.

      Gracias por los ánimos y un beso muy fuerte.

      David

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.