6/11/17

Encuentro en el portal



                Solo entra la luz de la calle. El portal está a oscuras mientras yo estoy sentada en aquellas escaleras semi escondida esperando mi oportunidad. Todas las noches el mismo ritual. Pero hoy me lo había propuesto. Sería diferente.


                Me había preparado para la ocasión. Un buen maquillaje y un perfume intenso que ya se cuela por toda la recepción. Oigo como baja el ascensor. Seguro que es María, la del tercero, siempre baja la basura a la misma hora. Es una mujer mayor que vive sola y nunca se mete con nadie. No es cotilla como podría suponerse de una mujer como ella. Sale a sus paseos por la mañana, a comprar con su carrito, y sus tardes de café en la cafetería de la esquina con otra amiga suya. Alguna vez me he reunido con ellas, cuando el tiempo me lo permite.

                Sale del ascensor, puedo verla escondida desde donde estoy. Solo espero que él tarde un poco más y no nos crucemos los tres para subir. La oigo volver, y habla con alguien, es él. No tengo suerte hoy. Salgo de mi escondite y hago como si estuviera esperando el ascensor, el detector de luz ya ha encendido las luces.

                —Buenas noche Rosalia, que guapa estás hoy hija. ¡Bendita juventud!

                —Muchas gracias Doña María. Se hace lo que se puede.

                Él me sonríe y yo le devuelvo la sonrisa, lo más encantadora que puedo. Abro la puerta del ascensor y suben conmigo.

                —Yo me bajo la primera. Dale al tercero niño.

                —Como usted mande Doña María.

                No hay más conversación. Todos miramos al suelo. Yo aprovecho para verme una mancha en el zapato, mientras oigo mi corazón palpitar. Espero que ellos no lo oigan a pesar del silencio.

                El ascensor se para y Raúl le abre la puerta educadamente para que pueda salir. Nos deseamos buenas noches y él vuelve a entrar para darle a mi planta. Subimos los cinco pisos en silencio, cada uno en nuestra esquina del ring.

                Cuando se para él vuelve a abrir la puerta para dejarme salir. No me muevo y él me mira extrañado. No le da tiempo a preguntar nada, lo cojo por la camiseta y de un tirón lo vuelvo a meter en el ascensor. La sorpresa no le deja tiempo para reaccionar. Mis labios se pegan a los suyos mientras mi lengua intenta explorar un terreno desconocido. Él se abre a mi sugerencia y sus manos sondean todas las partes de mi cuerpo.

                En todo ese jaleo de manos y lenguas entrelazadas se acerca al oído y entre jadeos me pregunta:

                —¿No estabas casada?

                —Sí. Mi marido nos espera.

                Se queda parado ante la sorpresa, abro la puerta del ascensor y salgo. Noto sus pasos detrás de los míos. Yo sonrío.



17 comentarios:

  1. Me encantó la fraseología, los trabajados detalles, sólo advierto algo repetido el tema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras. No sabía que era tan repetido el tema. Normalmente el pobre habría sido asesinado, pero por darle un giro a mis relatos lo transformé un poco. Pero bien está saberlo para la próxima vez.
      Gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Parece que nuestras protagonistas están por sorprender a sus maridos, María, ¡qué casualidad! jajajjaa. Un estupendo giro final que te pilla desprevenida y te hace sonreir. Yo ya pensaba en posibles asesinatos, lo confieso, así que el cambio me ha encantado por lo pícaro y atrevido. ¡Muy bueno!

    Besos de martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente, no ha sido casualidad, leerte a ti me inspiró. Espero que no te haya importado. La verdad es que iba a matarlo pero me acordé de tu mujer y pensé en darle un giro a mis letras, que siempre acabo matando a todo el mundo.
      Un besillo.

      Eliminar
    2. En absoluto me importa, María, ¡todo lo contrario! :))
      Tus asesinos siempre me han encantado, sabes darles un toque muy especial, así que por mí no te cortes de seguir matando en tus relatos.
      ¡Un beso!

      Eliminar
  3. ¡Menuda vecina! Con vecinas como esta, la diversión está asegurada, jajaja
    Al principio pensé que se trataba de una asesina al acecho, esperando perpetrar una venganza, pero esa sorpresa final me ha aliviado. Mil veces mejor el sexo que la muerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja como me conocéis ya. La verdad es que si, habría muerto, pero al final cambié la historia. Como bien dices mejor sexo que muerte.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Vaya juerga que se van a montar entre los tres.
    Este y el de Julia van por los mismos derroteros. Esas vecinas son inventadas, seguro. Yo no tengo ninguna que me sorprenda de esta manera.Ja,ja,ja.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad como le he dicho a Julia, su relato me inspiró. Ya veo que estas sorpresas les gustan a más de uno. Nunca se sabe lo que te puedes encontrar en el tiro de la escalera. Estate muy atento, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Muy bueno tu relato y es cierto que he pensado en el de Julia al leerlo. Mujeres dispuestas a dar grandes sorpresas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es de extrañar, está inspirado en ella. Y es que escribe tan bien, que me llena de inspiración cuando la leo. Pero no se lo digas, es un secreto.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Muy bueno María, me ha encantado ese giro final. No sé por qué pero en esta ocasión no he pensado que fueras a matar a nadie, aunque tampoco sabía decir algo. Y sin duda ese giro final me ha sorprendido, jaja. Vaya vecina, se van a montar una buena fiesta esa noche... Un fuerte abrazo! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si se van a montar una buena fiesta.
      Me alegro haberte sorprendido. Mi instinto inicial era matar. Pero me he controlado un poquito.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Un relato muy especial con erotismo, el giro del final inesperado. Se te dan bien los asesinatos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Aunque aquí asesinato poco, es verdad que decidí irme por otro camino.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.