7/11/17

El despertar



                Y se ríe mientras me mira con sus ojos entornados, mientras yo me arrastro por el suelo de la cocina babeando sangre. El pollo que acababa de sacar del horno está esparcido por el suelo y el aceite hirviendo me hace resbalar y quemarme la palma de las manos. Me agarro a lo primero que veo, que parece ser la fuente de cristal.


                Entonces la visión me vuelve y todo me parece más claro. Balbuceo palabras ininteligibles y él se acerca para escuchar mis quejidos. Con todas mis fuerzas golpeo su cabeza con la fuente. Una y otra vez.

20 comentarios:

  1. Un relato bestial donde parece que una pareja se mata a golpes y cuchilladas. Fea manera de acabar con una relación.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente cierto. Una manera muy fea y a la vez por desgracia demasiado actual.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Caramba, María, estas que te sales, jeje. Antes un arrebato sexual y ahora uno asesino. En ambos casos, sin embargo, la pasión es la protagonista.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, es que ya sabes o muerte o sexo. Es divertido escribir sobre ambas.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. ¡¡Bien hecho!! Es lo más expeditivo. Con la fuente o con la sartén de hierro colado, pero fuerte y con determinación.
    Gracias por vengarte en nombre de todas ellas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer vengarme en su nombre. Porque es verdad que necesitamos más fuentes a mano o sartenes.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Has plasmado con asombrosa realidad y muy bien conseguido una realidad de muchas mujeres. un beso y felicidades. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. A veces es difícil ponerse en la piel de otros, pero me alegro de que te parezca que lo he conseguido.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Quizás el pollo estuviese poco hecho?,.... ;)

    ResponderEliminar
  6. Muchas veces las relaciones terminan mal, pero esta... ¡ay!

    Saludos salados, María.

    ResponderEliminar
  7. Uffff, si que acaba mal la cosa pero seguro que ella tiene sus motivos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estando tirada en el suelo de esa manera es muy probable que tuviera sus motivos.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Del amor al odio... ¡solo hay un paso! Has creado con muy pocas palabras un ambiente tenso y terrible, María. Somos espectadores de una escena que pone los pelos de punta, precisamente por lo cotidiana que resulta, ¡muy bueno el micro!

    Besos de otoño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, es demasiado cotidiana, y además de ser un poco cruel, creo que por desgracia, sigue siendo una realidad.
      Un besillo.

      Eliminar
  9. Un buen relato donde una relación termina con el pollo en el suelo, jajjaja que sádica la sonrisa de él. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que la sonrisa es mucho más uqe eso. Esta relación nunca podría acabar bien.
      Un besillo.

      Eliminar
  10. Odio y dureza en este micro, María.
    Pero se tenía que defender. ¡Terrible!
    Un beso.

    ResponderEliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.