14/11/17

Consejo eterno



                ¿Qué será lo que le ponía su madre? Me lo preguntaba mientras lo miraba como comía con ansia lo que sacaba de su tartera. Acababa y se iba tan feliz a seguir las clases del día. Daba igual lo que le pasara, siempre iba con una sonrisa en la boca. Un día me hice el remolón para salir a gimnasia y miré dentro de su mochila. Un bocadillo, una botella de agua y una nota arrugada. La leí.

                “Cuando yo no esté, aprovecha cada instante y sé feliz, nadie lo hará por ti. Mamá.”

8 comentarios:

  1. Entiendo que se sintiera feliz al leer la nota. Era el amor de madre lo que le alegraba el día. Y ese es el mejor regalo de la vida.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si. Es el mejor de los regalos.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Vengo del blog de Francisco de leer su micro empezando con la misma frase. Es curioso cómo las mismas palabras pueden inspirar cosas tan distintas y llevar los textos por tan dispares caminos.
    Muy acertada la madre. Comida y buenos consejos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También lo he leído y tienes razón. Cada uno tenemos en la cabeza cosas muy distintas, incluso en la misma persona estoy segura de que leemos la frase en otro momento y nos inspira otra cosa.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Ese consejo es de los mejores que uno puede darle a cualquiera. Como dices tú, es un consejo eterno porque se puede aplicar siempre, a toda edad, en cualquier año, en todo momento.

    Saludos salados!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si. Es de los mejores y sobre todo viene de las mejores manos.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. La felicidad ajena siempre nos llama la atención. Será porque nos cuesta encontrar la propia :) Precioso modo de procurarle "buenos días" a ese hijo. Con razón dicen que la generosidad y la sabiduría de las madres no tienen límites.

    Precioso micro, María :)

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, nos cuesta encontrarla, aunque quizás sea que la tenemos y no sabemos verla, que eso también ocurre. Al proagonista se le muere su madre, pero no se centra en eso, sino en lo que le escribe.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.