4/10/17

Emociones sin letras

     Me quedé sin letras. No sé el porqué de esto, pero me quedé sin letras. No sé si se han ido a otro sitio y están esperando a que mi cabeza y mi corazón se calmen. Ahora mismo estoy en pleno proceso de ebullición. Las imágenes en mi cabeza se pasean libremente, van de un lado a otro, sin orden ni concierto. Y mi corazón está repleto de emociones, no sabe con cual quedarse. 


     Impotencia por no poder solucionar cosas que deberían de poder solucionarse. Por ver engaños y falsas promesas.

     Desilusión con caras demasiado cercanas.

     Tristeza, mucha tristeza.

     Orgullo, orgullo de ser quién soy y lo que soy.

     Felicidad, feliz por las dos pequeñas terremotos que viven en su mundo de niñas.

     Cansancio, cansada por dormir poco, cansada de tener que dar explicaciones de lo que siento.

     Enamoramiento de una sonrisa fugaz o un beso rápido en este mundo de prisas.

     Celos, por tiempos de otros y para otros.

     Nostalgia, de fotos en blanco y negro, de recuerdos olvidados.

     Culpabilidad, por lo no dicho, por lo no hecho, por lo dicho y por lo hecho.

     Miedo, por lo que está pasando, por lo que puede llegar a pasar.

     Enfado, por motivos ajenos, por situaciones que no puedo cambiar.

     Gratitud por tener cerca a la gente que quiero.

     Asco por las mentiras.

     Sorpresa, aún hoy la gente sigue sorprendiéndome.

     Y así de un lado a otro, mi corazón se agita, mi mente lo sigue, pero las letras no saben dónde ir, no quieren quedarse. Prefieren irse donde la calma habite. 



16 comentarios:

  1. Son tiempos convulsos fuera de tu cuerpo y dentro de tu corazón. Hoy por hoy así nos sentimos unos cuantos desengañados con las cosas que están pasando.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Es un momento difícil.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Hola, María: No es fácil jugar a "los versitos y cuentitos", en medio de tanto dolor e incertidumbre. Es muy difícil ordenar las ideas cuando las sacuden los horrores del egoísmo y la soberbia. Un abrazo, y que Dios nos ampare.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cabeza a veces manda, y el corazón más aún. Las palabras se quedan cortas y la incertidumbre gana la batalla.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Real como la vida misma tu catálogo de sentimientos. Muy expresivo el texto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Cuando la inquietud u otras emociones "gobiernan" la mente el corazón palpita. Suerte de esas cosas agradables que nos hacen sonreír.
    Bonito relato, María.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor del mundo es poder sonreir a pesar de las adversidades qeu nos pone la vida.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Qué forma tan sutil y hermosa de expresar tus sentimientos, María. A pesar de toda esa vorágina emocional y vital que atraviesas, las letras, que saben de memoria el camino, acuden a tí obdientes para componer este post. Espero que escribir sea para tí el bálsamo que necesitas :)

    ¡Un besillo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues como a muchos escritores, las letras son ese momento de calma tras la tormenta.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Concéntrate en esa gratitud que tienes por tener cerca a las personas que quieres. Es un lujo que está por encima de los miedos y ansiedades.

    Saludos salados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, a veces esas personitas, sobre todo las más pequeñas, son las que nos hacen levantar el ánimo.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. María, me rompes el corazón al leerte.
    Me uno al comentario de Julio David, lo más importante es quien queremos y nos quiere, acompáñate del cariño de ellos. Y como haces en esta entrada utiliza a las palabras para sacar todo lo que mal te hace.
    Besos y un abrazo de los que reconfortan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La suerte que tenemos los que escribimos es que las letras nos reconfortan con nosotros mismos. Ellas nos ayudan a seguir adelante.
      Esos besos y abrazos también son lo mejor del mundo.
      Un besillo enorme.

      Eliminar
  8. Tus sentimientos son los mismos que tenemos estos días muchos de nosotros María, y es que los tiempos están revueltos, pero tenemos que intentar poner un poco de calma, y no perder la esperanza de que la razón aparezca antes que después espero. un beso y me gusta mucho, como escribes y te expresas. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, como bien dicen, la esperanza es lo último que se pierde. Todos tenemos que poner de nuestra parte para no caer en errores de pasado.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.