27/10/17

Crepúsculo



                Subí aquel pequeño montículo para poder observar bien lo que tenía bajo mis pies. No era una gran altura, pero el paisaje merecía la pena desde otra perspectiva. El pueblo estaba ahí con esa quietud que solo te da la distancia. A sus pies descansaba la pequeña playa de arena blanca que se había convertido en mi refugio.
 
                Me senté a esperar que el sol se escondiera, pero aquella tarde no tenía prisa por desaparecer. Yo tampoco. Temía a la noche, era mi enemiga desde hacía demasiado tiempo. Aunque ya había aprendido que no podía hacer nada. Era mi compañera y tenía que aceptarla como lo que era.

                Oí ruido a mi espalda y sabía que él se acercaba, podía olerlo a pesar de la gran distancia que aún le quedaba por recorrer. Seguí sentada persiguiendo al sol en su camino mientras me deleitaba con los olores y los ruidos de mi alrededor. Se sentó a mi lado respirando entrecortadamente. Dejé que recuperara el aliento.

                —Ya lo he pensado. Quiero que me lleves contigo.

                Suspiré antes de contestar. Ya lo había oído otras veces.

                —No puedes venir conmigo.

                —Sí que puedo. Es mi decisión y quiero compartir tu destino. Ser uno contigo.

                Lo besé en la frente.

                —No seas condescendiente conmigo.

                —Sabes que no puedo hacerlo, tú eres mi tabla, te necesito.

                —Y me vas a seguir teniendo, compartiendo el mismo viaje.

                Negué con la cabeza.

                —No podrás evitarlo.

                Lo miré sorprendida. Aquella decisión era nueva en él.

                —No te atreverás. Sabes que no quiero hacerte sufrir, eres lo que más quiero y jamás te haría esto. Vete ya. Se acerca la hora.

                Hablé con una seguridad que no tenía, por dentro todo me temblaba y pensé que no podría alejarlo una vez más si me lo volvía a pedir. Mis defensas estaban a punto de caer.

                Los últimos rayos de sol desaparecían mientras él bajaba la ladera. Empecé a sentir los primeros escalofríos, busqué en el cielo como un resorte en busca de mi guía nocturna. La encontré sin problemas. Brillaba solo para mí y yo le correspondí desnudándome ante ella.
 

16 comentarios:

  1. A pesar de lo críptico del relato, la verdad es que me queda una sensación de escalofrío al final, por lo que se sugiere, aunque me ha gustado mucho que el tema quede abierto a otras posibilidades.
    Un relato estupendo.
    Un besazo, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, me encanta daros que pensar. Un final abierto para que cada cabecta vaya donde quiera.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Muy místico y bonito. A veces hay cosas que no pueden ser, y cosas que se echan de menos de una forma muy intensa.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si. En el amor no se puede ir de la mano a todos sitios, a veces hay que dejar ir.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Me pasa como en otro comentario, me queda un escalofrío al final.
    Genial como siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan esos escalofríos. A la luz de la luna suelen dar más repelús.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Tremendo relato. Se insinúa mucho, se deja mucho a la aportación del lector. Esa sensación de renuncia a lo que se ama, de pérdida de lo que se va sin remedio, de lo que se va no se sabe dónde; y esa renuncia a lo que se queda cuando el otro se tiene que ir. Y ¿a dónde se va? ¿por qué imagino una muerte?
    En fin, me ha gustado. Mucho para pensar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues más que una muerte nos podemos ir más alo sobrenatural, y a la visión de una luna que está por salir. Pero bueno, cada uno interpreta a su manera y me ha gustado la tuya.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Creo que tu protagonista, con la llegada de la noche, sufrirá una intensa transformación... No debe ser muy llevadera si no quiere compartirla con la persona a la que ama, pero seguramente, precisamente por amor, no pueda evitarla.

    Muy chulo, María, dejas el final a nuestra imaginación. Yo creo que se trata de una mujer lobo :))

    ¡Un beso de domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás en lo cierto. Una mujer lobo que aleja a su amor para que no tenga que correr la misma suerte que ella.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. La imagen que recrea ese último rayo de sol... muy sugestivo y misterioso. Me ha encantado María, creo que el relato nos provoca una sensación de peligro y deseo que no llegas a comprender el por qué.
    Muy bonito María, un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que esa puesta de sol es algo más que un sol ocultándose, y ella lo sabe bien. El peligro acecha.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Hola María,
    Con tu relato, dejas muchas puertas abiertas al lector, para que escoja la que crea más conveniente.
    Yo me quedo con esa luz y la desnudez que no necesita de otros, solo de uno mismo, como un renacimiento interior.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena elección. Me encanta hacer eso. Dejaros a la imaginación de cada uno.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.