29/9/17

Lectores en la sombra

      Hoy tengo una reflexión, rápida, cortita. De esas que me pasan por la cabeza cuando conduzco, cuando no puedo dormir y mi mente divaga. Es una reflexión que me ronda la cabeza. 


     Y es que cuando voy a las librerías a hacer balance de los libros míos que se han vendido y de los que no, me paro a pensar en quien lo habrá comprado, quien lo habrá leído y quien lo habrá dejado en un rincón porque no le ha gustado. O quien lo ha vuelto a releer porque le encanta. Lo mismo me pasa cuando veo las visitas de mi blog, y me da por pensar en ese lector en la sombra que pasa por mis letras y las acaricia dejándome una de las cosas más preciadas de este mundo, que es su tiempo.

      Cuando alguien me dice cosas como "me encantó lo que escribiste ayer", o "la sobrina de una amiga mía está encantada con tu libro, quiere una segunda parte". Noto como la respiración se me acelera y el orgullo se me acopla en la garganta, porque es una alegría saber que a pesar de yo no verlos, ni oírlos, ni verlos cuando me leen, ellos me leen, vosotros me leéis.

     Y supongo que para todo escritor es una alegría que te lean, pero saber que te leen personas ajenas a ti, y que disfrutan de tus letras es la mayor de las satisfacciones. No os equivoquéis, que nos lean los cercanos y que compartan nuestras cosas también es una maravilla. Aunque es verdad que nunca sabes si es porque es familiar o amigo o de verdad les gusta lo que escribes. A lo mejor si fuera otra persona no te harían ni caso.

     En fin, esta es mi pequeña reflexión sobre mis lectores en la sombra. A todos vosotros, a los que conozco y a los que no, gracias por dedicarme vuestro tiempo. Es todo un lujo ser una pequeña parte de vuestras vidas.



12 comentarios:

  1. Interesante reflexión. Mi tarea escritora se limita al blog y, generalmente, pienso en las personas que me dejáis comentarios, pero luego sé que me lee mucha más gente de la que comenta y también a veces pienso en ellos como personas desconocidas, secretas, de las que no sé nada, pero que a lo mejor siguen mis entradas y les gustan o no les gustan, pero no dicen nada. Es una sensación extraña.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo para pensar, la verdad es que no saber quién está detrás del ordenador o de mis letras leyendo me da mucha curiosidad.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Yo también me he hecho una reflexión similar, solo que en mi caso, con los poquísimos ejemplares de mi libro que llevo vendidos, creo que sé quiénes me lo han comprado; unos porque lo supongo y otros porque me lo han dicho. Claro está que mi libro no está en las librerías y debe resultar más difícil e incómodo de adquirir. Pero no he venido a hablar de mi libro, que ya lo he hecho en anteriores ocasiones, jaja.
    Estoy totalmente de acuerdo en que las alabanzas, cuando vienen de personas muy próximas y queridas (amigos íntimos y familiares) carecen de valor. Y no quiero decir con ello que sean opiniones hipócritas, pero sí poco imparciales. Mi mujer es mi mayor admiradora y se lo agradezco pero son las opiniones de "extraños" las que tienen más relevancia. En mi caso, han habido muchos más silencios que elogios. Así que, si debiera guiarme por eso, tendría que tirar la toalla, jeje
    Escriben muy bien y si no he comprado tus Cuentos de la Alcazaba de Almería para niños, solo es porque no hay niños en casa, excepto mi nieta de 2 años, a quien solo le gustan los dibujitos animados de Pepa Pig.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí mi marido es mi mayor crítico, cuando le enseño un texto, él me dice si le gusta o no y porqué. Algunas veces le digo que tampoco es para tanto, y él siempre me dice "¿no quieres que sea sincero?". Entonces me callo y reflexiono. Pero es verdad que la opinión de los más cercanos puede estar un poco sesgada.
      Un besillo para ti y para esa preciosidad de nieta.

      Eliminar
  3. No sabía que tenías un libro (o varios) ¿cómo se llama??
    Me ha gustado tu reflexión sobre tus lectores, Es difícil considerar a la familia o a los amigos como lectores cuya opinión no está condicionada, a mí también me ocurre. A mí me publicaron una novela hace bastante y me acuerdo que cuando se vendía pensaba: y la compra gente que no me conoce!!
    Es una sensación bonita que te lean y llegar a gustar! Un besito guapa, voy a buscar tu libro! :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro para niños, se llama "Cuentos de la Alcazaba de Almería para niños".
      Es verdad que es una sensación bonita que te compren libros y que te lean. A mí me encanta.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. El lujo de leerte es nuestro María.
    La verdad es que no me había parado a pensar en esto, así que me has hecho que meditara sobre ello. ¡Gracias! Yo también medito conduciendo, :)
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Irene por tus palabras.
      Es que conducir es un momento en el que invita a pensar, eso si cuando no tengo a mis dos hijas detrás armando la marimorena.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Yo solo tengo un blog bebe de viajes y pequeñas historias cotidianas y pienso mucho en esos poquitos lectores anónimos que me dedican su tiempo. Reconozco que me emociono cuando me dejan su huella en forma de palabras. Saber que mis letras, mis fotos o mis garabatos son capaces de transmitir emociones a alguien desconocido me sorprende, me ruboriza, me hace sentir mariposas, me reconforta, me da calor, energía... valor... :)
    Con tu permiso me quedo leyendo algún cuento y explorando un poquito más este agradable rinconcito. Saluditos y felicidades por el fantástico blog. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Permisoconcedido, puedes pasarte a leer siempre que quieras. Tú me has hecho sentir eso que dices, mariposas en el estómago, porque es verdad que cuando alguien nuevo se interesa por nuestro pequeño nos llena de emociones. Gracias por pasarte, espero que te quedes.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.