21/9/17

Cita en la sala


      *Este relato ha resultado ganador en el concurso realizado por la Comunidad Escribiendo que es gerundio.


                —Señor ha sido usted convocado a las 14 horas del día 17 de octubre de este mismo año. Pero ha tenido la desvergüenza de no comparecer ante la magistrada que le esperaba. Ha hecho perder el tiempo de esta sala. Y por ello usted recibirá un justo castigo.



                —Mamá se te está yendo un poco la olla con tus oposiciones a jueza.


                —¡A mí no se me falta el respeto! Tendrá una sanción por su insubordinación.


                —Mamá en serio que no me hables así. Se me había olvidado que venían los abuelos a comer.


                —Usted no tiene excusa para su comportamiento. Su sanción será de reclusión en su habitación hasta que se dé cuenta de lo que ha hecho. ¿Queda claro?


                —Cristalino como el agua.


                Mientras el adolescente arrastraba los pies hacia su cuarto, Juana se volvía a su marido que observaba la escena desde el banquillo, usualmente llamado sofá, con una sonrisa escondida tras un libro.


                —Ves Pepe, las oposiciones sirven de algo.



14 comentarios:

  1. Muy ingenioso y divertido tu micro, María. Tu prota está realmente inmersa en su propio mundo. Espero que saque las oposiciones y que su familia tenga la paciencia suficiente para llegar al día del examen sin incidentes, je, je.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, es que unas oposiciones son duras, y no solo para la gente que se presenta. Su familia también las sufre.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Muy bueno, María. Ya lo había visto en la Comunidad "Escribiendo que es gerundio". Julia es muy optimista. Lo difícil no es que la soporten hasta el día que saque las oposiciones, lo difícil es que la soporten más allá.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, si ahora esta así con solo estudiar, cuando sea jueza no habrá quien la aguante.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Que divertido relato. Las oposiciones pueden llegar a representar un suplicio no solo para quien las prepara. El entorno se convierte en un calvario.
    Besos y suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que si, que quien las prepara las sufre, pero su alrededor también.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. ¡Qué bueno!! Muy divertida la escena que relatas, opositar es un "limbo" donde la mente está en un constante repetir. Me ha gustado imaginar la escena y la cara del niño...
    Enhorabuena María, has retratado la escena "Cristalino como el agua"
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegra haberte llevado allí. Ha sido todo un placer.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. A esto yo le llamaría deformación profesional, jeje. Es como llevarse el trabajo en casa. Aunque, pensándolo bien, quizá actuar de jueza en su propia casa le dé muy buenos resultados. Por lo menos con los hijos. El marido ya es otra cosa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, nunca viene mal descolocar al personal. Los niños están acostumbrados a una rutina, si se la cambias es posible que haga efecto.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Es divertidísimo María, jajaja
    Pobre niño, pero oye, seguro que así no falla en un futuro, :)
    Un besazo, y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso esperemos, o por lo menos su madre lo espera.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.