5/7/17

Letras de verano



                Acaba de empezar el verano prácticamente, o las vacaciones, porque aquí hacía calor hasta que las niñas salieron del colegio, que se ha levantado el viento y parece que no va a dejarnos tregua.
 
                Pues a lo que iba, acaba de empezar el verano y con él las letras de verano. Algunos blogs cierran por vacaciones y vemos a nuestros favoritos como nos dejan virtualmente para vivir sus vidas a pleno sol. Me pongo a pensar en ellos y seguro que sacaríamos miles de historias que contar, y que inventar a través de sus rostros o sus letras o de lo poco que sabemos de ellos.

                También hay otros que vuelven de sus largas vacaciones trabajando y sin tiempo para respirar, ellos nos traen sus letras de verano, llenas de energía y potencia.

                Y luego estamos los demás, los que seguimos por aquí escribiendo letras sin importar la temperatura de fuera. Así que yo personalmente aprovecho para encontrar nuevas lecturas entre la red, para las que no tengo tiempo durante el resto del año, porque de tantos blogs que leo, no soy capaz de seguir ninguno decentemente.  Pero que cuando llegan estas fechas me dan ganas de buscar nuevas cosas que echarme a los ojos.

                Ahora estoy con un curso de corrector, he decidido formarme más en lo que de verdad me gusta, todo lo que tenga que ver con la escritura. Ya sea la mía o la de los demás. Desde que recuerdo he querido trabajar en una editorial. Me veía en mi mesa llena de manuscritos de otros. Es verdad que mientras, escribía mis propias historias. ¿Pero quién dice que no se puede hacer todo a la vez?

                Aunque siempre me pasa una cosa cada vez que estudio sobre las letras, y es que se me olvida escribir. Mis dudas son mayores, y mis faltas de ortografía crecen, en vez de disminuir. Cuando me paro a pensar cómo se escribe algo es cuando dejo de saber cómo se hace. Normalmente escribo de forma innata, no me paro a pensar. Yo tecleo y las letras salen. A veces el corrector de Word me tacha alguna palabra, cada vez menos porque con el curso de corrector he quitado todas las correcciones automáticas de mi Word. Lo sé, me he vuelto loca.

                Sigo escribiendo, y hago el curso que tanta ilusión me hace, es verdad que mientras lo hago me dan ganas de hacer más. Los miro con deseo, pero me centro en el que estoy haciendo, que ya me queda poco por acabar, y la verdad que entre curso y letra, no me da tiempo a mucho más.

                Aprovecho el verano para buscar concursos, es verdad que lo hago durante todo el año, pero ahora encuentro más. Será casualidad. Me centro en los concursos que me llaman la atención que son cortitos, porque me he dado cuenta de que me cuesta describir, alargar las letras para decir algo que se puede decir en dos frases no es lo mío. Me gusta sintetizar, y me cuesta horrores hacer un relato más largo de lo normal. ¿Tendrá algo que ver «La Regenta»? Primer libro que me dejé a medias por las descripciones tan largas.

                En fin, que estoy intentando escribir relatos un poco más largos a lo que estoy acostumbrada (2000 palaras) y me cuesta la misma vida. Creo que mi trabajo va a estar en corregir las novelas de otros, y no escribir la mía propia. Aunque nunca se sabe.

                Y estas son mis letras de verano, que no son muchas, pero aquí están, para todos los que no se hayan ido de vacaciones y quieran un poquito de locura con mis reflexiones esporádicas y mis relatos cortitos.

Letras de verano

8 comentarios:

  1. Mañana publicaré una entrada comunicando que no me voy de vacaciones. Sí que disminuiré la actividad en lo que se refiere a compartir, pero seguiré leyendo, comentando y escribiendo.
    Aquí quedamos guardando la plaza unos pocos valientes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues genial, me alegro de tenerte por aquí este verano. Somos pocos pero audaces. A guardar el fuerte.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Yo estoy en un punto intermedio. Intentaré seguir por aquí pero me falta tiempo así que haré un poco como Rosa.
    Lo del curso me parece lo más, haces genial en seguir formándote en lo que te gusta.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estaremos por aquí leyéndonos de vez en cuadno y disfrutando del verano.
      El curso me está encantando. Aunque la verdad me encantaría tener más tiempo para él. Pero estoy siguiendo un buen ritmo.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Hola María,
    Yo seguiré hasta el mes de agosto, que seguramente habrá muchos días que no podré conectarme pero por razones logísticas, (mi conexión es mala, muy mala)
    Así que nos seguiremos reencontrando por aquí, ¡eso segurísimo! Y disfrutando, ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno pues nos seguiremos viendo, genial, auqneu sea a los ratos efímeros que te deje la conexión.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. El curso de corrector es una idea genial, a mí también me habría gustado trabajar en una editorial, el que pasa es que cuando eres joven/adolescente los profesores no te ofrecen mucho esa alternativa cuando empiezas a plantearte el futuro. Al menos en mi instituto nadie supo aconsejarme escribir o tema editorial. Así que me parece muy bien que trates de fomentar lo que más te gusta. Respecto al verano, yo también bajaré la intensidad, a últimamente, como dices, sigo a tanta gente que me está costando gestionar el blog, se me acumulan las visitas que he de hacer. Pero bueno, yo sí que creo que en agosto haré un mini parón. Con el buen tiempo los planes se disparan. Un besito, muy buena entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi época tampoco me aconsejaron muy bien, y eso que hice Hispánica. Ni en la carrera me aconsejaban, todo estaba enfocado a ser profesor.
      Es verdad que a veces seguir demasiados blogs nos hace tener menos tiempo para el nuestro propio. Tenemos que buscar un equilibrio.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.