13/7/17

Las grandes historias de amor



                Todas las grandes historias de amor surgen en algún lugar corriente en una hora normal, no es al atardecer en una playa, ni en un bosque mágico rodeado de hadas, ni bajo una tormenta. No es a la luz de mil velas, ni con un cruce de miradas que te lleva a la eternidad.
 
                Las grandes historias de amor empiezan con una conversación entre amigos rodeados de gente, en una borrachera bailando como locos, en una discusión por cualquier cosa. Comienzan sin darte cuenta, poco a poco, como si estuvieras predestinado a ello, como si el Universo te llevara de la mano sin darte cuenta. Día a día, con pequeños momentos que se van sumando. Y entonces te encuentras volviendo a casa con esa sonrisa estúpida que no se te borra de la cara. O viendo comedias románticas encontrándote en cada momento e imaginándote con esa persona en la que no paras de pensar.

                Las grandes historias de amor no tienen dramas enormes ni enrevesados al estilo «Lo que el viento se llevó». Las grandes historias de amor tienen peleas, algunas grandes a gritos, otras solo con murmullos. Algunas con una gran reconciliación entre sábanas, y otras con un beso rápido y unas cervezas en el bar de la esquina.

                El sexo en las grandes historias de amor no es perfecto. No es con sábanas de satén perfectas con la luz de la luna entrando por la ventana. No te descubre la madrugada después de siete horas con sexo continuo. El sexo de los grandes amores es torpe al principio, es una búsqueda constante de los gustos del otro, son sorpresas cuando ya no esperabas que las hubiera. Son momentos rápidos y otros no tantos, son risas mezcladas con el sabor de los besos.

                Las grandes historias de amor si acaban. Algunas llegan hasta el final de los días, y otras no duran más allá de lo que el amor les dejó conocerse. Aun así, todas son perfectas, con sus trabas, sus errores y sus pequeñas manías.

                Las grandes historias de amor surgen sin darte cuentas, quizás estés viviendo ahora alguna y no lo sepas. Yo de ti me miraría, y miraría a la persona que está a tu lado y sonreiría. Vive, disfruta y ama, tu gran historia de amor es esta.

Las grandes historias de amor

8 comentarios:

  1. Las grandes historias de amor no llegan al celuloide, pasan desapercibidas por la gente de nos rodea, solo la conocemos y disfrutamos nosotros, sus protagonistas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que somos llos que las tenemos que disfrutar. Es verdad que pasan sin ser vista, ajenas a todo y a todos, excepto para sus protagonistas.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Dice una amiga mía que el amor es privilegio de unos pocos. Yo pensaba de chica que el amor era para todos, que todos teníamos nuestra historia de amor particular esperando en algún lugar. Luego me di cuenta de que muchas historias de matrimonio o pareja, son solo eso: historias de pareja o matrimonio, no de amor. Y puede que ellos no lo sepan. Claro que, como dices, algunas historias de amor también pueden pasar inadvertidas.
    Muy acertada tu reflexión.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo soy de las que piensan que siempre hay grandes historias de amor, aunque duren un día, aunque duren meses, y años. Porque el amor siempre está ahí, aunque no podamos verlos. Hay veces que se acaba y que no parece que haya existido nunca, pero si lo ha hecho.
      Soy una romántica sin remedio.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Gracias por emocionarnos y es que así son las historias de amor, y viva la vida porque existe el amor. un beso. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Viva la vida! Es genial teer amor, de cualquier tipo. Sin él la vida sería mucho más triste.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Me ha encatnado tu reflexión María, mi mas sincera enhorabuena. Has conseguido traspasar el monitor para llegar al sentido de la vista, y a su vez, una vez franqueado ese cruce, penetrar en la mente hasta la patata, jeje. Totalmente de acuerdo contigo, mi encantadora favorita! Un fuerte abrazo! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que has sucumbidos a los encantos de la Encantadora, jejeje. Me alegro de haberte llegado. Creo que es el mejor piroo que se le puede dar a un escritor.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.