19/7/17

La última de la fila



                Me levanto temprano y me pongo en la cola. He llegado la primera, así que cuando abran terminaré pronto. Sin darme cuenta se me han colado, unas cuantas personas se han puesto por delante de mí. No digo nada, lo entiendo y lo dejo pasar. Me quedo al final de la cola esperando mi turno. No tiene que tardar mucho.
 
                Después de todo un día esperando, cuando llega mi turno la ventanilla dice «Cerrado». Resignada vuelvo a mi casa y decido levantarme más temprano para volver mañana. Otra vez me pasa lo mismo. Ahí estoy la primera, ansiosa por ver esa ventanita con el cartel de «Abierto». Una vez más la cola se hace enorme y yo estoy de nuevo al final. Espero a que todo el mundo pase y de nuevo me vuelvo a mi casa con esa sensación vacía en el estómago.

                Hoy no me he levantado temprano, no tiene sentido, siempre voy a estar en el último puesto. Así que me acerco a la ventanilla cuando solo hay dos personas esperando. No espero demasiado y me acerco a otra ventanilla que también me interesa. No consigo llegar. Y a la mañana siguiente llego la primera. Pero otra vez me pasa lo mismo.

                Sinceramente, estoy harta de ser la última de la fila.

 

6 comentarios:

  1. Los hay que no pueden remediarlo. Siempre serán postergados por las circunstancias, los demás, su propia indolencia o timidez. Siempre llegarán los últimos a todo. Qué triste sino.
    Muy buen relato, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena pero así es, como bien dices, algunos siempre quedarán relegados a un último pusto, sea por el motivo que sea.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Qué ganas de mandar todo a la ... jaja

    Saludos y saludes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca mejor dicho, que se pongan a la cola otros.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Un relato muy triste, María.
    En el momento que empiece a valorarse, dejará de permitir que otros designen su sitio, en esa fila, que veo como algo metafórico. Hasta entonces, siempre será la última.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tal y como lo planteas parece fácil. Aunque creo que tampoco siempre va a depender de ella. Estar en la última de la fila es algo de dos o más...
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.