7/7/17

Asesino sin remordimientos



                La miré desde arriba. Me quedé observando, era una imagen espectacular, para hacerle una foto, si tuviera cámara de fotos, pero no la tengo aún. Me agarro a las escaleras y me bajo de la litera. Muchos silencio, por fin he conseguido que haya silencio. La toco con el dedo a ver si se mueve, pero no lo hace. No le veo la cara porque el pelo se la tapa. Así que no sé si tiene los ojos abiertos o cerrados.

                Miro a la puerta por si viene alguien, pero los ruidos en la cocina me dicen que aún tengo tiempo. Le aparto el pelo para ver esos ojitos de mamá que tanto adora. Están cerrados. Le agarró la mano y la dejo caer. Me hace gracia y lo vuelvo a hacer, me río, pero me tapo la boca enseguida, no quiero me oigan.

                Nos llaman desde la cocina, no respondo, ella tampoco, no puede. Me meto en la esquina de la habitación y espero a que lleguen. Quiero ver sus caras. Mi tía es la primera que entra, su cara cambia de expresión en segundos, se acerca a su hija y la llama con desesperación. Mi madre aparece detrás, ve la escena y me busca. Me abraza con fuerza.

                — ¿Qué ha pasado?

                — La tiré.

                Ella me mira sorprendida. Mi tía me ha oído también y sus sollozos se detienen apenas un segundo.

                — Ha sido sin querer, ¿verdad cariño? No has querido hacerlo. Es tu prima pequeña, solo tiene dos años, tú tienes que cuidarla.

                Sonrío, no entiendo mucho porque mi madre está tan nerviosa.

                — Mamá no se callaba, quería que se callara de una vez.

                Mi tía llora más fuerte, mientras mi madre me suelta y coge el teléfono para llamar a una ambulancia.

                Las dos me miran de reojo, mientras yo me pongo a jugar con las construcciones. 


14 comentarios:

  1. No hay nada como el silencio. Y a veces hay que empeñarse mucho para conseguirlo.
    Muy bueno, María. Sin palabras de más.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, a veces las formas no son las más adecuadas, pero con empeño todo se consigue, incluso el silencio.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Uffff los niños diabólicos me dan mucho miedo, aunque entiendo que el silencio es el silencio.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también, a lo mejor por eso escribo sobre ellos. ¿Has visto la película Línea mortal? Pues el niño de la capucha negra me acompaña en muchas de mis pesadillas.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Los niños llorones son insoportables y el silencio maravilloso, pero la manera de conseguirlo en este caso no es la más adecuada. Terrible desarrollo en pocas líneas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no es la más adecuada no, pero aveces hay niños que con tal de salirse con la suya hacen lo que sea.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Terrible relato para contarnos este asesinato de niña inocente. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, a veces hay niños que se nos van de las manos, puede ser que lo llevara en el carácter o que sus padres lo hayan conducido por ese camino.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Autobiografía de una psicopata pero son así, tal como la has descrito de forma tan incisiva y atinada.
    Estupendo relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro de haberlo hecho bien. Meterte en la piel de un psicópata no es nada fácil.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. La inocencia puede causar males extraordinariamente horribles. Quizás los celos, quién sabe si una cabecita enferma, tal vez una falta total de afecto y empatía. ¿Se estará gestando en ese cuerpo infantil una psicópata en potencia?
    Un relato rompedor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso es lo que parece. Tan pequeños y ya sacan su propia personalidad, o eso o que se la forman. Sy de la opinión de que los niños son lo que hacen de ellos, pero...
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Qué miedo María, de verdad, me has asustado, qué criatura más temible.
    No puedo ni quiero imaginar que será capaz en un futuro, :O
    Muy bueno, ¡estupendo!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, porque ese niño luego crece y a saber que es lo que hace con más años y más sabiduría en su pequeña cabecita.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.