22/6/17

Un viaje de muerte



                Llevo mucho tiempo aquí. No sé contar los días, pero se ha hecho de noche y se ha vuelto a hacer de día. Una y otra vez. Estamos muy apretados y mojados, pero nadie protesta. Solo un bebé a mi lado que no para de llorar. Yo intento que se calle porque hay un hombre que lo mira mal, está enfadado. Casi todos están enfadados o demasiado cansados para enfadarse.

                Nos movemos mucho, las olas no nos dejan. Al principio me mareaba, nunca había visto el mar, pero ahora no lo quiero volver a ver más. Mi madre me abraza, estoy tiritando porque tengo frío, ella intenta darme calor, pero también está mojada. Llora en silencio para que no la oiga. Yo no la miro para que se crea que no me doy cuenta.

                Me susurra canciones al oído para que me duerma, yo lo intento, el cansancio me vence. Sigue siendo de noche cuando me despierto. Mi madre sigue abrazándome, pero no me habla, no llora, sus brazos no son tan fuertes. Cojo sus manos heladas para que no me suelte. No quiero que se vaya, aunque sé que ella ya se ha bajado de la barca.

                Empiezo a oír ruidos, otro barco se acerca, nos tiran cosas naranjas y todos se las ponen, yo no me muevo hasta que la mujer que tiene el bebé se da cuenta y me pone ese chaleco que dice que me salvará la vida. Me separa de mi madre y yo me pongo a llorar. No quiero que me la quiten, quiero estar con ella. No quiero dejarla.

                Todo sucede muy rápido, hay gente que se ha tirado al agua, y gente que espera a que los saquen de allí. Alguien me coge y me tira hacia arriba para entrar en esa barca más grande. Una mujer se acerca a mí con una manta brillante y me la echa por encima mientras me sonríe. Yo no dejo de llorar, la mujer me abraza, está calentita, pero no es mi madre. Me habla raro, no la entiendo, yo solo quiero escuchar a mi mamá cantándome al oído, aunque esté mojada, aunque esté fría.


Un viaje de muerte

18 comentarios:

  1. Brutal, María, es un relato que te traspasa directamente. Por desgracia habla de una realidad que vivimos todos los días, y espero que cambie, de verdad. Un fuerte abrazo! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si es una realidad que se vive diariamente. Las personas se juegan la vida para encontrar una vida mejor.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. ¡Qué te digo, María! Como ficción, magnífica... Lástima que es verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, una lástima. Esperemos que esta realidad algún día solo sea ficción.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Ufffff qué angustia, y por desgracia tan real...como siempre genial.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gemma. es verdad que es una triste realidad.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Una historia que desgraciadamente traspasa el mundo de la ficción. Una situación terrible, pero imagino el silencio que la continúa... puff. Estupendo relato, María. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele haber silencio o miradas hacia otro lado. Ese es el problema, que no nos damos cuenta de la cantidad de vidas que se quedan en el mar.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. El relato de una tragedia que ocurre casi a diario. La visión por parte de esa niña inocente, que no entiende muy bien lo que ocurre, le da un punto más de dramatismo.
    Lo has narrado estupendamente bien. Esas cosas que la niña siente, permanecerán para siempre en sus recuerdos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La visión de un nió es totalmente distinta a la de un adulto. Ellos ven las cosas a su manera y por la tanto sienten a su manera.
      Algo que llevará el resto de su vida, por nacer en el "país equivocado".
      Un besillo.

      Eliminar
  6. No he podido terminar de leerlo... Porque aunque sé que lo has escrito desde un lugar cómodo, he sentido el miedo de la criatura...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no lo has leído entero es que he hecho un buen trabajo. Siento haberte hecho pasarlo mal.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Trágicamente real. Dramas que suceden a diario y que nos cuentan en los telediarios: hoy han sido 50, hoy 130..., es espeluznante cuando escuchas esos números sin nombre. Pero detrás de cada uno hay una historia triste y conmovedora como la que tu nos has contado.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, detrás de cada número hay una vida terrible. Un trasfondo que no llegamos ni a imaginar.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Ufff!!!, sucede cada día y no somos capaces de acabar con ello en pleno siglo XXI. Creo que algo falla. Desgarrador relato María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, algo falla, supongo que el egoísmo del ser humano que va intrínseco en él.
      UN besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.