14/6/17

La venganza del aquelarre



       *Esta semana a los que estáis inscritos al blog os he pedido que me mandéis temas sobre los que queréis que escriba. Hoy le toca el turno a +Ramón Márquez Ruiz  espero que sea lo que pedía, que me lo ha puesto difícil. 
 
                La habitación estaba a oscuras, solo se oía la voz de la bruja que utilizaba un micro para comunicarse. Las lentillas virtuales le hacían ver más allá de aquellas cuatro paredes. Sus compañeras en otros lados de la galaxia la acompañaban. El rito solo funcionaba si estaba todo el aquelarre, cuando alguna moría otra ocupaba su puesto.


                Ahora mismo buscaban a la número trece, y para ello solo tenía que estar dispuesta a la venganza de la última incorporación.

                Cuando Alexia se enteró de que Fénix se había acostado con otra, y con otra, y con otra, no pudo soportarlo y se quitó la vida. Después de vivir más de doscientos años pensaba que había encontrado al amor de su vida. La boda se había celebrado en la galaxia de Andrómeda con todo lujo de detalles. Invitados de todas partes de la alta sociedad la convertían en el evento del año.

                Alexia estaba radiante, pero cuando se dirigió a la habitación donde pasaría la noche de bodas, una sorpresa le aguardaba. Una uraniana enlazaba sus largas piernas moradas al tronco del que parecía un humano satisfecho. Él la penetraba con fuerza mientras ella gemía apoyada en la pared. Sus miradas se cruzaron, pero siguió abrazada a quien ella ya había reconocido como su marido.

                Se quedó petrificada, sin moverse, esperando como una boba a que los dos llegaran al éxtasis. Él se recompuso la ropa, y ella le lamió la oreja mientras miraba desafiante a la novia. Le susurró en el oído algo que hizo que se volviera rápido para enfrentarse a Alexia. Las excusas y los ruegos de él pasaron rápidamente a los reproches y los gritos, al reconocimiento de otras aventuras que nunca habían cesado.

                No recibió respuesta alguna de Alexia, ella seguía catatónica mirando el trozo de pared donde había visto todo el espectáculo. Él se fue, dejándola sola en aquella habitación. Se quitó el vestido de novia, al más puro estilo de aquel ya lejano siglo XXI. Y desnuda abrió la ventana y saltó a aquel vacío de estrellas. Dejó de respirar, antes incluso de saltar.

                Sus compañeras de aquelarre vieron todo a la misma vez que ella, pero no consiguieron salvarla. Ahora, una nueva bruja quería entrar en el aquelarre, y solo había una forma de hacerlo. Vengar la muerte de Alexia.

                Cuando Fénix vio a aquella mujer de tres ojos y una melena azul hasta el suelo no pudo resistirse a llevársela a casa. Parecía tímida, pero tenía momentos de una fogosidad interna que lo descolocaba. En un momento ni lo miraba, para acto seguido meterle esa lengua bífida hasta la garganta. Marcó la planta 396, mientras ella le metía la mano bajo el pantalón. No sabía si podría llegar a su casa, la besó mientras le agarraba el culo y la pegaba a la pared del ascensor. Ella lo paró y se recompuso, mientras le susurraba al oído que esperara.

                Cuando se cerró la perta de su casa, ella se revisó las lentillas y susurró algo ininteligible para él, pero que sus atentas compañeras si comprendieron.

                — Ya estoy dentro. Comencemos con el hechizo.


8 comentarios:

  1. Jajajaaja, me ha gustado mucho María, creo que has logrado salir bastante airosa. Y mira que te hice un revoltijo raro de narices, ahora me doy cuenta. Un fuerte abrazo! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. El tema era complicaíto, más que nada porque las escenas futuristas no son lo mío.
      Pero bueno algo he hecho. Me alegro de que te haya gustado.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Pues me ha gustado mucho, sales airosa de todo Maria , eso es ser buena escritora. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, se hace lo que se puede, porque el tema me ha costado un poquito, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Menudo relato, María, ¡desborda imaginación! No sé qué te había pedido Ramón exactamente, pero yo creo que quedará satisfecho con tu historia. A mí al menos me ha encantado.
    Parece que en el futuro venidero la infidelidad, incluso para las brujas, estará mal vista. Hay cosas que no cambian, así que más vale pensarse bien eso de comprometerse...

    Un beso, he disfrutado mucho leyéndote :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, más nos vale, la mentira es muy mala, ya sea hoy, mañana o ayer.
      Y Ramón me pidió... de todo un poco, una mezcla y batiburrillo muy interesante. Eso me hace darle vueltas al coco.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Qué bueno, María. Con esa mezcla de antiguo y moderno; aquelarres y hechizos junto a lentillas virtuales y brujas de todas las galaxias.
    Muy original. Pero me queda una duda ¿Qué te había pedido exactamente Ramón? No lo veo por sitio alguno. Aunque tal y como ando...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no he puesto en ningún momento lo que me pidió, jejeje.
      Pero para aliviar tu curiosidad, él me pidió un tema futurista con sexo, en el que unas brujas se vengan de sus exnovios. O algo parecido, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.