12/6/17

El pescador

          *Esta semana a los que estáis inscritos al blog os he pedido que me mandéis temas sobre los que queréis que escriba. Hoy le toca el turno a +Juan Orbera . Espero que os guste.


                Me senté en la orilla tomándome un minuto para disfrutar de aquella paz que me daba el sonido de las olas. Aún no había amanecido, pero pronto lo haría. Miré al horizonte y después a mis manos, los callos me las adornaban definiendo todos los años de trabajo en la mar. Esa diosa que me atraía desde que apenas era un enano y casi ni andaba.


                Olí su sabor, sentí la brisa que manaba de ella y me acariciaba en la cara a modo de despedida. Cerré los ojos abrazando aquella sensación, mientras rozaba esa red que tanto me había dado.

                Una red hecha con mis manos, nudo a nudo, cuerda a cuerda. Me levanté de la arena para acercarme a mi barca, mi “Ramona”, la que me había acompañado todos esos años. El nombre seguía brillando como el primer día en su madera. Yo me encargaba de ello todos los años. La pintaba con cuidado, para que siempre se viera que Ramona era mi fiel amiga.

                En el pueblo todos la conocían, no era la única, tenía alguna compañera que de vez en cuando salían con nosotros a mar abierto. No eran muchas, pero si las suficientes para un pequeño pueblo costero y sus alrededores. Ellas eran las que nos daban de comer, y traían pescado al resto de casas de la zona.

                Hoy sería el último día que saldría conmigo, de hecho, sería la última vez que vería el mar abierto. Ella como yo no viajaríamos más al son de las olas. Los dos nos despedíamos al mismo tiempo de nuestra vida, de nuestro tiempo.

                Subido ya en ella, ambos navegando vimos el amanecer juntos, mientras los peces se enredaban en mi red, y el agua nos mecía en un vaivén conocido. Sabía que lo echaría de menos, que lo que había sido toda mi vida cambiaría a partir de ahora.

                Horas más tarde y después de haber recogido todos los aparejos, me despedía de mi “Ramona” con una hoguera en la playa. Muchos del pueblo vinieron a decirle adiós, todos en silencio la miraban quemándose a la orilla de lo que había sido nuestro amor.

                Me alejé con pasos cortos, la vida me pesaba. Pero antes, eché la red al fuego. Ella la acompañaría. Yo sería feliz, pero tenía que abandonarlo todo si quería conseguirlo. Una vida nueva, un momento eterno. No miré atrás a pesar de que oí a alguien que me llamaba. Si lo hacía no podría seguir.

El pescador

12 comentarios:

  1. Es preciosa. Me he emocionado leyéndola, escribes muy bonito Maria.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte emocionado, eso me dan más ganas de seguir escribiendo.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Me ha encantado María, aunque me ha partido un rayo al leer el nombre de la barca, jajaja. Pero el relato es muy descriptivo y emotivo, te conecta con el personaje. Un fuerte abrazo! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy pues no lo hice por ti, la verdad es que el nombre me salió solo. Hablamos demasiado, jajajaja.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Un relato de una despedida a toda una vida de oficio. Quizás el pasado nunca se olvide. Precioso relato Maria. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Es posible que el pasado no se olvide, pero se puede vivir de otra manera. El hombre al final se adapta a todo.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Un relato precioso, María. Nos lleva a paisajes hermosos y nostálgicos, tanto física como emocionalmente. Debe ser duro dejar un oficio tan vocacional que te ha acompañado toda la vida...

    ¡Un beso de lunes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si, debe de ser difícil, y más cuando es vocacional.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Qué bonito María, me ha encantado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa.
      Me alegro de que te haya gustado.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. No me extraña que le guste tanto a Marigem cómo escribies. Precioso relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me halagas.
      Espero haberte enganchado a mis letras.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.