9/5/17

Mis silencios



                Ya voy a darte un beso, ya voy a darte un abrazo, ya voy a decirte te quiero… Pero ese “ya voy” se quedó perdido en la comisura de mi boca. Se quedó olvidado en el paso del tiempo para no volver jamás. Existió en un pudo haber sido, en una historia sin final, en palabras que fácilmente robó el viento.

                Y mientras paso mis dedos frágiles por mis labios secos de besos, me acuerdo de ese “ya voy”, de ti, de tus esperas, de mis silencios.

Mis silencios

24 comentarios:

  1. Ciertamente, no hay que demorar ese "ya voy" ni un segundo. Son muchos los que hemos dicho o pensado y quedaron prendidos del pensamiento sin llegar a su destino.
    Bonito micro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es verdad que no hay que dejar los besos para más tarde. Y por supuesto no acostarte enfadado.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Un buen micro muy íntimo, cuando se espera que nunca llega. Un abrazo espero que este te llegue

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me llegó, muy fuerte. Gracias por tu cariño.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Bonito micro, María.
    Cuántos ¡ya voy! en nuestros recuerdos...mejor no recordarlos, ponen a la luz lo que no se hizo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, es mejor recordar lo que sí hicimos.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Hoy es el día de ya voy o que? jeje te lo digo porque Francisco Moroz también a escrito un micro con el Ya voy jeje, son muy buenos ambos. besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los dos participamos en el mismo concurso, en el que hay que empezar el micro con una frase ya establecida. De ahí que coincidamos.
      Muchas gracias.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Me ha parecido muy sentido y profundo, es curioso que con un microrrelato hayas podido expresar tantos sentimientos.

    ¡Me ha encantado! Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan mucho los micros, a veces no hace falta decir mucho para expresar lo que se quiere.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Mucha verdad en esas palabras María, me ha gustado la sencillez que retrata una situación muy habitual en nuestra sociedad, las prisas, el tiempo que se escapa... y el "ya voy".
    Enhorabuena María, un micro relato muy bonito.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Si a veces el tiempo se escapa y hay que cogerlo fuerte para que no escape.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Como ves, vuelvo a tu casa, María, que me gusta mucho ;-)
    No calculó bien esos "ya", los hizo futuro y no llegaron. Eso es un peligro.
    Me ha encantado.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas de nuevo. me encanta tenerte por aquí.
      Pues si, es verdad que hacerlo futuro no es lo mejor. Lo mejor es hacerlos presentes, inmediatos.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Qué bonito, María y qué poético. Cuántas veces, en la ausencia, hemos pensado en besar, abrazar, decir "te quiero" y después ante la persona amada, nos quedamos mudos, como helados de perplejidad. Hay una distancia de las intenciones a los actos de la que, a veces, nos arrepentimos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, te doy la razón. Es que de lo no dicho o hecho nunca nos quedará un buen recuerdo. Siempre de lo que hacemos.
      Un besillo.

      Eliminar
  9. Ay! cuántas veces nos arrepentiremos de ese ir sin moverse, siempre nos arrepentiremos de los propósitos no concretados. Precioso texto, María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, por eso es mejor arrepentirse de lo que se ha hecho, y no de lo que no.
      Un besillo.

      Eliminar
  10. Vale más un hecho que una promesa, como dicen. Muy bello micro, María
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, totalmente te doy la razón.
      Muchas gracias Mirna.

      Eliminar
  11. Y al final cuando nos decidimos a cumplir nuestras promesas, resulta que, a veces, ya es tarde. Y ese "tarde" es irreversible. Lección de vuelta para uno.

    Saludos y saludes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, el problema es que ese tarde puede que no vuelva nunca y ahí sí que está el problema.
      Un besillo.

      Eliminar
  12. Dicen que las personas somos esclavas de nuestras palabras y dueñas de nuestros silencios, pero no creo que eso sea siempre cierto. Tu micro es un buen ejemplo de ello y nos deja una importante conclusión: los sentimientos y los gestos de cariño nunca deben quedarse a medio camino, puede que después ya no esté el destinatario y tengamos que lamentarlo...

    Triste pero muy bonito, María.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es lo malo de callar lo que deberíamos decir. Que luego no hay tiempo para el arrepentimiento.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.