18/5/17

La mañana era gris


                La mañana era gris. O eso decía el hombre del tiempo.


                La mañana era gris. Carlota deambulaba por las calles sin un destino fijo.


                La mañana era gris, pero a Alicia le daba igual. Ella era feliz.



                — ¡Qué manía con que la mañana era gris! Busca otro comienzo. Eso ya está muy visto.


                — Es que no se me ocurre otra cosa.


                — Pero vamos a ver, ¿no eres escritora? Pues inventa. ¿Qué día hace hoy?


                — Está nublado.


                — Pues habla de una mañana soleada. O pasa del tiempo. ¿A quién le importa que la mañana esté nublada o haga un sol de cojones?


                — Eh no digas palabrotas.


                — Es que me pones de los nervios. Se supone que tú eres la escritora no el puto hombre del tiempo.


                — Otra vez.


                —Solo digo que escribas otra cosa. Que para describir del tiempo ya están esas que escriben romántica, y la lluvia es tristeza y el sol es alegría.


                — Es que es así.


                — Bueno la gente muere en verano. Y cuando llueve pasan cosas alegres.


                — No sabes de que hablas porque no eres escritor.


                — Ya empezamos a menospreciar. No escribo, pero leo. Y sé lo que me gusta. Los clichés están pasados de moda.


                — ¿Me vas a hablar tú de clichés? Hace un momento has desprestigiado a la novela romántica.


                — Es que es literatura de segunda.


                — ¿Ah sí? ¿Y qué me dices de esos millones de lectores que leen romántica? ¿Son de segunda también?


                — Yo no he dicho eso.


                — ¿Ah no? Piénsalo un poco.


                — Bueno, no puedes comparar a Dostoyevski con cualquier novela romántica en el mercado.


                — Claro que no, yo he leído Crimen y castigo y entiendo perfectamente que un lector de novela romántica no lo lea. Es lento y las novelas románticas son ágiles de leer.


                — Bueno, es que normalmente las lectoras de novela romántica son mujeres. Y no leen otra cosa.


                — Yo soy mujer. Y no solo leo novela romántica.


                — Pero tú eres distinta.


                — ¿Por qué?


                — Porque tú escribes.


                — Otro cliché. Me parece a mí amigo que mío que yo no soy la que tiene más prejuicios aquí. Así que si me da la gana de empezar mi relato con que la mañana era gris, lo hago y punto.


                La mañana era gris…



La mañana era gris

8 comentarios:

  1. Muy bueno, María. ay muchos prejuicios en esto de la literatura como en todo. Habría que saber a qué se llama novela romántica. Y por qué se considera que es mala. ¿Es romántica "Cumbres borrascosas"? Vreo que tiene todos los ingredientes, hasta cadáver desenterrado. ¿Es mala? A ver quién se atreve...
    Por lo que a tu relato toca, muy ágil el diálogo y razonable lo expuesto. Me ha gustado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si bueno, tendemos a criticar por criticar. Hay personas que se sienten mejor desprestigiando lo que ellos no hacen. Pero bueno como yo siempre digo, hay que leer de todo, y saber de todo un poco. ASí te puedes hacer una opinión general un poco más objetiva.
      Pero bueno cada uno tiene su opinión, mientras se respete a los demás, estará bien.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Esa discusión no es baladí. Yo he oído comentarios similares. Lo que más me ha llamado la atención, por su enjundia, es esa afirmación del que critica de que no es escritor pero lee mucho, con lo cual se cree capacitado para juzgar. Evidentemente, ser un lector empedernido otorga criterio suficiente para valorar la calidad de una obra, pero nunca puede anteponerse al criterio del autor que, a fin de cuentas, debe crear sus propias historias prescindiendo de lo que opinarán los demás.
    Un texto muy entretenido, simpático y que provoca la reflexión.
    Un beso.
    P.D.- En un taller de escritura creativa al que asistí, la "profe" nos indicó que no es adecuado iniciar un relato citando el tiempo que hace, pues está muy visto, jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, parece que hablar del tiempo tanto en literatura como en un ascensor ya no está de moda.
      Pero bueno, con respecto a los libros, cada uno puede escribir lo que quiera, seguro que siempre habrá un lector para ese libro. Lo que no deberíamos hacer es juzgar a la primera.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. ¡Muy bien dicho! Aquí la que escribes eres tú y si te da la gana, comienzas con el parte del tiempo jajajajaa.

    Qué relato tan divertido, María. Y con ser entretenido también plantea algunos asuntos que son para meditar. Me ha encantado.

    ¡Un beso de domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la verdad es que a veces los prejuicios nos hacen perdernos cosas que a lo mejor nos gustarían.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Me ha encantado, María! Me he reído mucho con ese diálogo entre la escritora y ese "lector" fantasma, que por el simple hecho de haber leído bastante ya se cree con el derecho de coaccionar la creación de la autora. Yo no soy nada fan del género romántico pero me leí Cumbres borrascosas hace tiempo y me gustó mucho, jajaja. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya lo has leído, que es más de lo que puedo decir yo. Me alegra haberte hecho reír. Eso siempre es bueno.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.