11/4/17

Un cielo más azul



                Subió los diez pisos hasta la azotea, abrió la puerta y miró al infinito lleno de edificios. Podría decir que el aire puro le dio en la cara, pero no, una especie de humo gris era lo que respiraba, el cielo moría ante sus ojos y el sol no brillaba como antes.


                Se acercó a la cornisa y miró hacia abajo, casi no distinguía los coches que iban fugaces de un lado a otro, cerró los ojos, abrió los brazos y se dejó caer. Voló hacia un cielo más azul.

22 comentarios:

  1. Ese camino hasta la azotea le ha llevado a abandonar un mundo en el que ya no le apetecía vivir. Nunca sabemos dónde nos conducirá una escalera, ni lo que veremos desde una azotea. Esperemos que este micro no sea un presagio de lo que está por venir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que no. Ese aire intenso ya se ve en algunas ciudades. Solo espero que el hombre sea más listo y lo elimine de una vez por todas. Pero ya semos que Don dinero está al acecho.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Hermoso y triste micro que nos hace querer volar hacia otros ámbitos más respirables. Es curioso que el protagonista tenga que "saltar" para deshacerse de toda esa mugre y contaminación que inunda las ciudades.
    Genial, María. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si supongo que intenta salir de ese cielo gris, que a lo mejor también se ha convertido su vida. Hacia un cielo más azul... pasa cuando vemos el vaso medio vacío.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Los vuelos nocturnos nos unen a ti y a mi en nuestras últimas entradas. Ojalá haya esperanza para tu protagonista.
    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, parece que nos hemos puesto de acuerdo. Volar, aunque el mío sin alas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Qué bonito aunque es muy triste. Ojalá no perdamos de vista el cielo azul, la verdad es que cada vez hay más contaminación, espero que luchemos contra eso y ganemos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que si, aque al final seamos más los luchadores.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. A esto me refería con lo de inquietante...
    Aunque hay formas mejores de buscar un cielo más azul.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay mejores formas que esta. Nuestro protagonista parece que no las encontró.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Cuando la contaminación hace el cielo irrespirable, no queda mas que o tener esperanza o volar hacia otro mundo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, solo espero que encuentre lo que busca en ese otro mundo.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Hola Maria.
    Micro impactante.
    Me gusta el mensaje.
    Felicitaciones.
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro de que te haya gustado.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Muy desesperado tu personaje para suicidarse buscando un cielo más azul. Yo prefiero marcharme a la montaña, es menos arriesgado.
    Muy intenso amiga. los diez pisos del principio dieron para mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si los diez pisos dan para mucho. Yo prefiero el mar, las alturas tampoco son lo mío. Prefiero mil veces el mar.
      Un besillo.

      Eliminar
  9. Sería bueno que el protagonista, si encontró al final ese cielo más azul, vuelva y nos lo cuente a todos. A ver si nos lanzamos todos de una vez.

    Saludos y saludes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pue si que nos lo cuente. A lo mejor es mejor cambiar las cosas que huir de ellas.
      Un besillo.

      Eliminar
  10. Impactante micro, María. A veces solo hay una vía de escape para todo lo gris y feo de nuestra vida... ¡el camino hacia un cielo más azul!

    Muy bueno, aunque me ha puesto el vello de punta.

    ¡Besillos de viernes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte impresionado tanto en tan pocas palabras. Si es una pena que la gente llegue a esos extremos.
      Un besillo.

      Eliminar
  11. En este caso, el cielo estaba abajo. Arriba no había nada más que mier... Supongo que la polución no era la causa (al menos la única) de su drástica decisión, pero desde luego, no ayuda a cambiar de opinión. Acabo de leer otro relato sobre el deseo de morir. Qué cosas. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, se ve que estamos sincronizados más de un bloguero. La verdad e sque sí, que todo lo que había arriba no era del interés de nuestro protagonista. Una solución demasiado drástica.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.