6/3/17

Tus mentiras



                Tus mentiras me arañan la piel. Entran por mi garganta y me llegan al estómago llenándolo de mariposas negras. Ellas bailan y bailan, provocándome esas nauseas que me hacen vomitar. Vomito palabras de desgana, letras sin sentido, vomito decepción mezclada con desidia. La desidia del tiempo que ha pasado ya y que no logro controlar.
 
                Porque la última no la recuerdo, pero sé que ha pasado poco tiempo desde ese primer momento que me desgarró las entrañas. Esa primera que me hizo añicos mi confianza. Tú, que eras mi Dios, mi Adonis, mi chico perfecto. Tú que lo eras todo para mí. Y yo te perdoné, precisamente por eso, porque lo eras todo, y lo eres todo.

                Pero esas costuras nunca fueron tan fuertes como cuando no las necesitaba. Ahora tengo un millón de hilos mezclados unos con otros, el azul sube por el verde, mientras el amarillo se cruza con el marrón. Todos juntos y liados, ya no sé cuáles fueron los primeros y cuales los últimos. Todas tus mentiras están ahí encerradas, en ese montón de  madejas a la que ya no llegan ni las lágrimas.

                A veces veo una luz, un huequito por donde entra una pequeña lucecita, apenas visible, pero que está ahí. Y vuelvo a perdonar, y vuelvo a dejar pasar de nuevo tus besos, tus manos, tus palabras llenas de perdón.  Y vuelvo a creerte, esta vez un poquito menos, pero lo consigo de nuevo. Y cuando ya estoy a gusto en mi colchón, vienes de nuevo a romperlo, a rajarlo de arriba abajo. A llenarme de plumas con sabor amargo.

                Vuelvo a ti, vuelvo a ti, esta vez un poquito menos.


14 comentarios:

  1. Ah tantas veces uno vuelve así, siempre porque el es todo. Pero cuanta razón en tu última línea, siempre se vuelve un poco menos. Describiste cada sensación que alguna vez, la mayoría de nosotros a tenido. Genia! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haber dado en el clavo (haber acertado). La verdad es que no siempre es fácil.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Te he leído y me he visto... Con el vómito de larvas y el descosido en el corazón... Y volviendo a creer... Un poquito Menos cada vez.
    Maravillosa tu descripción.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poquito menos cada vez, hasta no llegar a creer nada. Eso es lo malo, cuando la confianza ya no está, difícil de recuperar.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Hay situaciones repetidas que van minando la confianza y el cariño. Se perdonan o se intentan olvidar, pero cada vez menos, hasta que en una de esas no hay nada que perdonar, nada que olvidar y ningún sitio al que volver.
    Muy acertado y hermoso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bellas palabras que lo definen todo. La verdad es que me dejas sin nada más que decir.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Es lo que pasa cuando se abusa de la confianza, del perdón, de la buena fe del otro, del cariño... que al final se rompen y no se pueden recomponer. Preciosa forma de expresarlo, María, me ha encantado.

    ¡Un besillo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro de haberte encantado.
      Si, es verdad que cuando se abusa, al final se pierde. No hay otra manera.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Un relato muy acertado para lo que pasa hoy en día , el maltrato y las mentiras dejan ver el amor un poco a menos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O lo dejan ir, porque al final solo quedan las mentiras.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Las mentiras causan muchísimo daño, incluso si la persona aludida no sabe que fueron proferidas. No existen las "mentiras inocentes" ni las "mentirijillas". Una mentira es una mentira y las calumnias son una de las formas más viles y bajas que hay de mentir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy toda la razón, una mentira, mentira es. Sea grande o pequeña.
      Gracias por tu aportación.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Que bien has descrito esa sensación con tus palabras, María. Esto es el arte de escribir. Porque siempre se vuelve y nunca se cambia. Los humanos somos seres de costumbres, para lo bueno y para lo malo. Fenomenalmente escrito
    Muchos besos compañera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, el que miente lo seguirá hacendo, y el que perdona también. A veces la costumbre, que mala es.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.