20/3/17

Sin darnos cuenta



                Se suele decir la frase hecha: se nos fue el amor de tanto usarlo. Pero ese no ha sido nuestro caso. A nosotros no se nos fue por ese motivo. Se nos escapó de entre los dedos. Los días pasaron y nos encontramos ante esos abrazos no recibidos, en esas caricias que se llevó el aire, esos besos efímeros y raudos que se desbandaban de nuestras bocas.


                Se nos escapó en miradas esquivas, en prisas inacabadas, en sonrisas impuestas, en incómodos silencios. La televisión era nuestro refugio, y aquellos momentos que tanto buscábamos, esos individuales que nos habían dicho que eran sanos.

                Nuestro amor se fue en las palabras no dichas, en las peleas que rehuíamos con monosílabos, entre nuestra piel fría y distante.  Tus dedos no me rozaban y mis manos apenas se te acercaban. Éramos dos desconocidos en una cama inmensa. Un hueco enorme se había instalado entre nosotros, y nuestros lados estaban tan hundidos que casi caíamos para no rozarnos. Una equivocación en medio de ese movimiento de sábanas, un momento en la noche de apenas un débil encuentro, y la retirada inmediata para no despertar al otro.

                Sí, nuestro amor se perdió entre lo que no dijimos ni hicimos, en esas palabras que se quedaban atascadas en la garganta. En esas peleas que no llegaron, en esos momentos que ya no existían. Vivíamos de la memoria de lo que habíamos sido, de lo que creíamos que aún éramos. Pero no, ya no éramos nada, solo un vano recuerdo de lo que fuimos y de lo que seríamos si hubiéramos dicho, si hubiéramos hecho.

                Pero no, el orgullo y la desidia acabó con todo, con nosotros, con nuestro amor. Ahora somos dos personas viviendo en ese vacío que se nos quedó entre nuestros cuerpos no entregados, en ese corazón vacío de cualquier realidad que nos uniera.

                Y aun así, de vez en cuando nuestras miradas se encuentran, se deleitan un segundo de lo que podría ser y se vuelven a esconder, nuestros labios a veces saborean un poco más ese beso de despedida o buenos días, a veces las sonrisas atraen un recuerdo y las palabras llegan como un torrente. Pero de nuevo aquel silencio, ese silencio oscuro entre tanto ruido de fondo.

                A nosotros no se nos fue el amor de tanto usarlo, se nos fue sin darnos cuenta.


18 comentarios:

  1. Un buen relato que dice mucho de un amor gastado y no alimentado. Cuando eso ocurre, bien por la monotonía y el desencanto, si no se lucha el amor se quedan en el olvido. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, por el amor siempre hay que estar luchando, no se puede dejar de alimentar, sino, muere de inanición.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. La vida. A veces le pedimos demasiado a las cosas y todo debería de ser más sencillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, lo malo es que la sencillez no va acorde con la vida. Pero a veces tiene sus ventajas.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Bueno, yo creo que la mayoría de veces es por el motivo que cuentas, más que por usarlo mucho. Es la rutina y el hacer cada uno su vida lo que desgasta.
    Muy buen relato, es muy realista, me ha gustado mucho.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la rutina es el peor inconveniente de una relación. Hay que luchar para no caer en ella.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Qué bonito María, pero sabes? leyendo tu relato creo que no se les fue el amor, que sencillamente se les cambió de forma sin darse cuenta y deberían saber reconocerlo, al menos el que habla porque quien sabe si el otro lo identifica y reconoce y se siente arropado por ese amor mutado por los años.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, pero a veces no reconocemos esos cambios y eso puede llevar al desastre. >El amor de años es especial y hay que sentirlo para verlo.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. La rutina es la maldita continuación de la película, es lo que viene después del The End o del Fin, o del fundido en negro posterior al beso apasionado de los protagonistas. Tras la pasión, el amor debe recalibrarse, encontrar otras formas, de lo contrario se marchita, se convierte en la ceniza de un estupendo cigarro. Buen relato! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo podría haber descrito mejor. La verdad es que si, que después de ese Fin de las películas llega lo bueno, las luchas, las peleas y por supuesto las reconciliaciones. Y esa maldita rutina que te acecha en la oscuridad.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Pues yo creo que ese amor, diluido hasta cotas extremas, todavía le queda un pequeño aliento. Solo es cuestión de voluntad, pues no todo está perdido. Es un amor agonizante pero que puede ser resucitado si alguno de los dos sabe aplicar bien los primeros auxilios. Solo es cuestión de presionar con fuerza el corazón mientras se le aplica un boca a boca apasionado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh precioso. Quien tuvo retuvo se suele decir, así que es posible que ese amor renazca de sus cenizas como ave Fenix.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Me ha gustado mucho el relato, María. Has descrito perfectamente el deterioro de una pareja que se deja llevar y acaba a la deriva. A veces el amor termina porque nos dejamos llevar por la inercia y otras porque se acaba sin más.
    La verdad es que al final te queda un regusto amargo, y eso es mérito tuyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si a veces se va sin hacer nada, sin poderlo retener, pero también es posible volverlo a encontrar.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Un muy buen relato, escrito con sensibilidad, sobre esa rutina de la que, cuando nos queremos librar, ya pesa demasiado. Has creado imágenes buenísimas, como la de esos momentos en la cama.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, de eso se trata, de esas imágenes que so cotidianas y no nos damos cuenta.
      Un besillo.

      Eliminar
  9. La rutina, la invitada presente en las relaciones y a la que si no se le hace frente acaba haciéndose la ganadora. Has descrito perfectamente ese lastre que va haciéndose un hueco con esos pequeños detalles, ese no tocarse, esas distancias de milímetros que parecen kilómetros y mientras lo lees te vas llenando de una tristeza por lo que fue y pasó. Un bonito aunque triste relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Si la rutina tiene eso, se va asentando poco a poco sin que te des cuenta. Es un lastre si, que algunas parejas superan y otras no.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.