2/3/17

Por él



                Me senté en aquel sofá de un marrón horrible. Inmediatamente me engulló. Lo hizo de tal manera que sabía que no me podría levantar sola. Delante de mis ojos una ventana enorme me abría paso a mi pasado, a lo único que había conocido hasta ahora, a él.

                A mi alrededor oía murmullos de palabras, consuelos y frases hechas para esos momentos en los que no sabes que decir, ropa negra por todas partes y yo con mi sonrisa de serie. La tenía instalada en aquella piel cuarteada de la sal que había corrido por ella. Ya no quedaba más, así que solo me senté a esperar.


                Mis ojos estaban fijos en aquella ventana. Desde fuera sabía lo que veía la gente, la pobre viuda embarazada de ocho meses. Lo que diría la gente “se le ha ido la cabeza”. Pero a mí me daba igual, yo solo miraba a través del cristal, a través de esa caja inerte, a través del tiempo y del espacio.

                Yo miraba embelesada aquel ángel negro, aquel ser que acariciaba la cara translucida de mi marido. Aquel ser que le susurraba al oído como una madre acuna a su hijo. Yo notaba como algo en él cambiaba, su gesto era el mismo pero la paz se reflejaba sin dudas ni penas. Me toqué la barriga inconscientemente, mi pequeño pateaba con fuerza como si supiera lo que estaba pasando en ese momento.

                Alguien se sentó a mi lado y me cogió la mano. Empezó a decirme cosas que yo no escuchaba. Al ver que no le contestaba, me dio unos golpecitos de ánimos en la mano y se fue, dejándome con mi  mirada perdida.

                Yo sabía que no era una mirada alejada del mundo, era la mirada al amor. Lo vi levantarse de la caja sin esfuerzo, absorbido por la magia de aquel ángel que lo atraía. Los dos me miraron, yo asentí. En un parpadeo desaparecieron. Miré a la caja, y allí seguía, pero ya no estaba, se había ido al fin.

                Y entonces, rendida a la evidencia lloré, lloré como no lo había hecho hasta ese momento. Lloré desgarrada por el dolor, lloré entre abrazos, besos y palabras amables. Lloré entre los suspiros de alivio de la gente que se alegraban de que no me hubiera vuelto loca. Mi mano en mi barriga protegiendo lo que más quería, y en mi cabeza un único pensamiento: “Por él”.

 

18 comentarios:

  1. Me gusta eso de ir sintiendote poco a poco en la situación... El sofá, la ventana, la gente de negro, la compasión, el dolor y, al fin, la liberación. El ritmo, que te lleva y te hace comprender lo que la madre siente, lo es todo en este magnífico relato. Te felicito María. Beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que me encanta llevaros por un camino predefinido hasta ese final.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Terrible situación ésta que se vive primero con un sentimiento de irrealidad, a la que le sigue una explosión desconsolada para acabar en la resignación y, en este caso, con la voluntad de seguir adelante por amor el ser que pronto verá la luz y vendrá a alegrar la vida de quien ahora se siente desgraciada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, es un yin y yan, lo bueno y lo malo. Todo con sentimientos encontrados.
      Pero sabemos que al final ganará la alegría, porque así es el ser humano, nos vamos reponiendo con cada caída.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Mucha tensión ante esa despedida inasumible para los que aman.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es lo malo de esos momentos, menos mal que pronto se vuelven una irrealidad del pasado.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Muy bueno, María. Alprincipio no sabía muy bien de qué iba y llegó a recordarme ¡¡"La semilla del diablo"!! Luego ya nos vas metiendo en la historia muy bien.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff que miedito me das. Creo que es de las pocas películas de miedo que he visto y no volveré a ver.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Has dibujado perfectamente la escena, consigues que esa despedida inevitable sea tierna y llena de amor.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que así te lo haya parecido porque era lo que intentaba mostrar con el relato.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Qué bonito relato, María. Triste y duro, pero repleto de amor...
    Besillos muchos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es que es duro perder a un ser querido, pero luego siempre nos queda la esperanza, y ese dolor e mitiga.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Estremecedor, María. La situación de tu protagonista es terrible, la más dolorosa que se me ocurre ahora mismo, aunque ella encuentra algún consuelo en su visión, que quiero pensar era real además de reconfortante. Muy bueno, me has puesto el vello de punta.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la verdad es que es una situación dura, pero los humanos sabemos salir de esos malos momentos.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Una despedida triste para quien deja un vacío en el alma. Vas relatando el momento del velatorio. Un abrazo Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, esas despedidas siempre son tristes, pero bueno, luego viene una buena noticia. Siempre hay que ver el lado bueno de las cosas.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.