27/3/17

Mi eterna compañera



                Llegaste a mí en pequeños suspiros, en momentos que se convirtieron eternos. Llegaste a mí sin previo aviso. Ni siquiera sabía que te tenía hasta que me paré a pensar en ti.

                Yo vivía feliz por la vida. Sonriendo a diestro y siniestro, sin pensar lo que tenía, y por supuesto lo que no tenía. Aceptaba mi estado como el que acepta una realidad.
 
                Pero un día de esos soleados, de esos de primavera en los que no se mueve una hoja de los árboles, de esos en los que te gusta cerrar los ojos y levantar la cabeza para aceptar aquellos rayos que te acarician la cara. Fue en uno de esos días en el que me di cuenta de tu presencia. Era tan fuerte que me quedé sin respiración, por un momento mi corazón se ralentizó y una obviedad se instaló ahí para hacerlo palpitar más rápido, más fuerte.

                A pesar de tenerte, de saber que me vas a acompañar durante mucho tiempo, mi corazón sigue latiendo. Solo tengo que aceptarlo, solo aceptar que vamos a caminar de la mano, y que eso es una pura contrariedad, porque tú, mi soledad, me acompañarás en mi camino, y eso no sé si me hará sentir más sola o menos.

                Y es que ese momento mirando al sol me trajo recuerdos, momentos de personas que me acompañan en el día a día, de esas que siempre están. Y fue cuando me di cuenta de que solo era una realidad inventada. Que ellas no están, solo pasan por mi lado y soportan mi presencia como cualquier otra. Ellas siguen su camino y me dejan en el arcén de la carretera mientras las veo avanzar. Me miran, me sonríen, no sé si por compasión, obligación o verdadero amor.

                Y aquí estoy yo, aceptando el sol en mi piel, recibiendo mi nuevo estado en mi corazón, admitiendo que solo son visitantes de mi vida que se alejan con cada diferencia, que se desvían hacia personas más afines, hacia momentos más oportunos. Siempre me pregunté porque hay personas que aman más que otras, porque si das, recibes menos.

                Pero sonrío ante el gran astro, y me abrazo, te abrazo a ti, a mi nueva compañera, a esa que sé que no me abandonará, que me hará crecer, avanzar, seguir hasta donde me lleve el día. Las lágrimas bajan por mis mejillas, solo dos, no hay más. No necesito más, apenas me doy cuenta de ello, solo cuando me llegan a la comisura de mi boca, y saco mi lengua para lamer mis heridas. Vuelvo a sonreír, esta vez de tristeza, de autocompasión, porque sí, porque creo que esta vez me lo merezco. Solo por una vez me dejaré abandonar, me dejaré acompañar por ti.

Mi eterna compañera
 

14 comentarios:

  1. Esa compañera que a veces es deseada y otras temida. Es verdad que el ser humano a pesar de estar rodeado de personas se tiene solo a sí mismo. triste y real como la propia vida. Un relato que es reflexión.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haga reflexionar. La verdad es que sí, a veces amada y otras temida. ¿Se puede ser más cambiante?
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Gran dilema. A veces la compañía se echa en falta y otras, en cambio, molesta.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, a veces la soledad es mejor que una mala compañía.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. A veces se encuentra una sola aunque esté en compañía. Y otras veces la soledad pesa mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Se nace solo, se vive solo, se muere solo. Sólo a veces nos cruzamos con alguien tan solo como nosotros y, por un momento, que pueden ser años, compartimos nuestra soledad. Creo que es lo más a lo que se puede aspirar y cuando ambas soledades son incompatibles, no hay nada peor que la soledad en compañía. Entonces ha llegado la hora de poner fin.
    Bonita reflexión, María.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé si me gusta más la tuya. Bonitas palabras que me has dedicado en el blog.
      Muchas gracias.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Haríamos bien en aceptar la soledad como compañera de vida, porque en un momento u otro no podremos evitar que se instale a nuestro lado. No ha de ser una compañera incómoda necesariamente, pero hay que saber llevarla cuando venga sin llamarla...

    Un texto muy reflexivo y muy hermoso, María. Me ha encantado.

    ¡Besillos de martes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, hay que saber llevarla, porque a veces viene sin ser vista y otras la llamamos sin querer.
      Lo mejor es cuando la buscamos queriendo.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. ¡¡¡Hola!!! Ya sabes que yo la necesito, sin abusar de su compañía pero la necesito.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo sé, y me parece genial, la que buscamos es la mejor de todas.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Un relato genial María, me ha encantado. La soledad es necesaria en cierto sentido, pues creo que todos podemos necesitarla en algun momento. Pero también es cierto que puede volverse terrible, abrumadora y comernos crudos, sin masticar. Aunque considero que lo importante es saber aceptarla, para realmente ser capaces de aprender de ella y dejar que sea una maestra. Un abrazo! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la soledad sin ser llamada no nos gusta a nadie. Todos a queremos cuando nos interesa, pero que no venga cuando no la llamemos.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.