28/3/17

La disolución



                Me senté en aquel maldito escalón una vez más. Solo para acordarme de aquel primer beso, de sus brazos envolviendo mi cuerpo, de sus ojos llenos de amor por mí, de sus promesas de un amor eterno.



                Saqué los papeles sin volver a leerlos de nuevo. Abrí la última página y firmé. Resultaba poético disolver todo aquello en el mismo sitio donde empezó. En aquel maldito escalón.


16 comentarios:

  1. Todo comienza y todo termina en el mismo lugar. Buen micro Maria. Besillos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mamen.
      Es un sitio de cambios.
      Esperemos que el próximo sea bueno.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Cuando se rememora el primer encuentro, el primer beso, el primer lance amoroso, es que algo quedo de toso lo que se vivió y sintió. De lo contrario, volver al lugar de los hechos sería un acto un tanto masoquista. Cuando no hay vuelta, mejor pasar página.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, mejor pasar página, aunque a veces no podemos, eso es lo malo.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Perfecto final para una historia acabada. Maravillosa simetría la de terminarla en el mismo sitio donde empezó. Breve, pero rotundo el micro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Si una histora redonda, se empieza donde se acaba.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Qué dolorosa ironía la de esta historia corta pero cargada de sentimiento, María. El círculo se cierra; espero que también esa puerta que duele para la protagonista.

    ¡Muy bueno!

    Un besillo de miércoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, esa puerta también. Las cosas duelen cuando se acaban. pero eso siempre da oportunidad para un nuevo comienzo.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Qué duro! Volver al punto de partida, como si nada hubiera pasado... O como si lo que hubiera pasado fuera nada... Doloroso.
    Excelente micro, María, contundente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno algo si ha pasado, a lo mejor es intentar recordar un poco lo que fue, a lo mejor eso hace que el final sea menos doloroso.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. A lo hecho pecho que no hay mal que mil años dure.
    El punto de partida puede serlo muchas veces para emprender mejor otro camino.
    Un micro contundente.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, un nuevo camino se le abre delante, aunque ahora mismo no lo vea.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. La verdad es que la imagen de esa escalera te hace imaginar muchas historias, ja, ja. Es curioso, un párrafo para recordar, otro para olvidar. Y otro dato curioso es que terminas y comienzas con la misma frase, aquel maldito escalón. En un micro, gastar palabras en repetir una frase, le da todavía más fuerza. En este caso, la de personalizar aquella escalera hasta casi inculparla de todos los males. Porque lo que queda, es un maldito escalón, no el lugar donde algo tan bonito tuvo lugar.
    Gran micro, sí señor. Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isidoro. Siempre me dejas henchida de orgullo cuando leo las palabras que me dedicas.
      Me dejas sin saber que decir, solo que me alegro de que te guste mi trabajo.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Es cierto, se cierra un circulo, pero inmediatamente se abre otro: y en ese mismo "maldito" escalón. Los nuevos comienzos nunca dejan de sucederse a cada acción que tomamos.

    Saludos y saludes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca dejan de sucederse, si porque cuando una puerta se cierra, se abre una ventana.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.