21/2/17

Mi pequeña isla



                En el lugar más recóndito de la isla había desaparecido. Mis pies se mojaban con las suaves olas del mar que venían sin ser llamadas. Los dedos de mis pies se hundían en aquella arena amarilla y volvían a emerger con cada paso.


               Las grandes hojas de los árboles de la selva se me pegaban a los hombros, a pesar de intentar esquivarlas. Oía ruidos de animales desconocidos para mí. Abrí los ojos para encontrarme con una habitación de desconocidos que me llamaban abuela o mamá. Los cerré corriendo, para buscar en mi isla, aquello que había perdido.

20 comentarios:

  1. Siempre me he preguntado dónde están quienes entran en coma, si realmente sienten o sueñan algo. Puede que se encuentren en una isla como tu protagonista.
    Bonito micro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues puede ser, no sé si algún día lo sepamos. El cerebro humano aún es un gran desconocido.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Cuando uno se encuentra en esa situación quizás esté en una isla perdida.Buen micro Maria, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, o también quiere perderse en esa isla.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Todo el mundo necesita una isla, la mía es mi familia.
    BEsos

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno, María y tan sencillito. Cuánto se puede transmitir e insinuar con unas pocas palabras bien escogidas y bien ordenadas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste. Los micros son mi debilidd, me encanta decir mucho en tan poco.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. hola! muy emocional, y roza bastante el alma. saludosbuhos y te invitamos a la morada y al blog de la ilustradora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ummm interesante, iré a echar un vistazo. Gracias por la invitación.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. La isla. Refugio de vida... y de muerte. Ese lugar que solo cada cual sabe encontrar. Muy bueno ese cambio del punto de vista
    Besos María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que cada uno tenemos esa pequeña isla donde refugiarnos.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Me gusta la metáfora de la isla como símbolo de refugio o de aislamiento buscado al que se desea volver cuando se inunda la habitación o tu vida de gente.
    Un beso,María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ese espacio es solo tuyo, y a veces está bien reclamarlo.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Qué lata cuando nos hacen volver desde ese rincón de nuestra mente adonde hemos ido a vivir una existencia paralela y, por lo genera, mucho más placentera. No me extraña que tu protagonista se apresurara a cerrar de nuevo los ojos :) Muy bueno, María, y muy evocador.

    ¡Un beso de martes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que si. Es una lata, pero tampoco e bueno quedarnos mucho, es bueno un equilibrio entre ambos.
      Un besillo.

      Eliminar
  9. Hola María, al final, al comienzo, todos somos una isla...sin duda alguna....
    Gracias, pasa buena noche, besos versados..

    ResponderEliminar
  10. A pesar de lo que decía John Donne: de que nadie es una isla, a veces si nos refugiamos en ellas, convirtiéndolas en nuestras reservadas burbujas de aislamiento antes los agobios.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, a veces nos refugiamos en islas que necesitamos ante el día a día de la vida.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.