7/2/17

La muñeca



                El armario donde acababa de encerrar a su muñeca temblaba sin razón aparente. El niño acuclillado en el extremo opuesto de la habitación, no quitaba ojo a aquel mueble que se sacudía sin parar.

         El miedo lo tenía tan paralizado que no se atrevió a gritar cuando las puertas se abrieron de par en par. Allí estaba la muñeca devolviéndole la mirada con sus ojos de cristal.

La muñeca

20 comentarios:

  1. Qué bonito tienes el blog desde la última vez que me pasé por aquí.
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste. Estás invitada cuando quieras.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Y después vete tú a saber como acabó el niño después e la venganza de la muñeca.
    Escalofriante resumen.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, la verdad es qeu da miedo. Mejor que no salga del armario.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Menuda muñeca, creo que es cualquier cosa menos un juguete infantil. Espero que no tenga poder para hacerle nada malo al niño...
    Un micro de terror, ¡mis favoritos!. Es muy difícil crear una atmósfera de suspense con tan pocas palabras, pero tú lo has conseguido, ¡enhorabuena!.

    Un besillo de miércoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, la verdad es que últimamente me voy un poco más a la zona oscura en mis letras.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. La foto acompaña bien al texto. Me hago una mejor idea del miedo del niño.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro, porque a veces es difícl encontrar lo que buscas.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. En este caso el clima de terror está en el aire. Un buen micro Maria, besillos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, el terror inunda mis letras, por ahora. Veremos a ver más adelante.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Muy bien descrito el clima de tensiñon en tan pocas palabras. Las muñecas -sobre todo las de porcelana- han inspirado más de una historias de terror.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me dan auténtico pavor. No me gustan nada. Supongo que de ahí el temor del niño.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. En respuesta al comentario de Julia, creo que el niño no es tan inocente como puede aparentar. Julia, pienso que más daño le puede hacer el niño a la muñeca que viceversa.
    Un micro muy terrorífica por lo que nos permite imaginar.
    Muy bueno, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ummmm interesante respuesta. Nadie sabe lo que pasa por la cabeza de un niño, y este tiene una cabecita...
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Un instante terrorífico, con un trazo perfecto, el horror está servido, reflejado en el cristal de los ojos de esa muñeca.
    ¡Abrazo, María!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, La verdad es que me dan tanto miedo que es fácil.
      Un besillo.

      Eliminar
  9. Hay una de esas en la vieja casa de mis suegros, en el pueblo. La llaman la "Muñeca andarina", y es del tamaño de una niña de cinco años. Si la llevas de la mano, camina contigo. Desde hace muchos años, vive encerrada en el armario del desván. A veces se oyen sus piececitos contra las puertas intentando abrirlas para caminar...
    Estupendo relato, María
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay madre que susto de muñeca. No sé porqué tenéis esa muñeca guardada. Yo ya la habría tirado. Lo malo es que vuelva con sus piececitos.
      Un besillo.

      Eliminar
  10. Las muñecas son siempre magníficas y terroríficas musas. Corto, conciso y escalofriante. Genial Maricita. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que me digas genial es una buena señal viniendo de la maestra del terror. Jejeje.
      Muchas gracias guapa. Un besazo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.