2/2/17

Encuentros



                Otra vez lo tiene sentado enfrente. Ella hace como que lee el libro, sin pasar una sola hoja en el rato que dura el trayecto en metro. Él finge que lee el periódico pasando las páginas demasiado rápido. Ella no lo mira en ningún momento, él la observa por encima del papel gris.

                Llega su parada, y ella hoy decide no bajarse, él no tiene más remedio que hacerlo. Se queda mirando en el andén a través del cristal, ella lo mira desafiante con una sonrisa triunfante en la boca. Mañana será otro día.

Encuentros

10 comentarios:

  1. Cortito y muy insinuante. Cada vez me gustan más tus relatos, cortos o largos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Pues me alegro de fidelizar tu interés, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Un duelo de miradas e intenciones entre tus protagonistas, ¡muy bueno, María! Espero que alguna vez lleguen al final de la partida y que ambos ganen :)

    ¡Un beso de viernes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que si, eso tiene buen final seguro, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Aish! Intrigada me has dejado con ese mañana... ;)

    Muy bueno, María

    Besillos para el finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, a imaginar, seguro que se te ocurre un gran final.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. El metro, qué buen lugar para flirtear. Y es lo único bueno que tiene, porque no siempre es rápido y no siempre es cómodo. No queda más que recrear la vista un rato, para pasar el rato.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues supongo que si, en mi ciudad no hay, así que solo puedo imaginármelo.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Conozco bastante el metro, me muevo mucho en él, y me gustan las historias del metro... Es un mundo dentro de otro y tú lo has visto y descrito muy bien. Encuentros es la palabra justa. Hay veces que, de ver a alguien todos los dias, exactamente en el mismo sitio, aún sin haber cruzado una sola palabra, cuando un dia dejas de verlos, hasta les echas de menos
    besos enormes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta lo que cuentas. No deja de ser algo mágico. En mi ciudad no hay, así que yo solo lo puedo imaginar.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.