28/2/17

El fin del mundo.



                Cerró los ojos y sopló las velas imaginarias. Cumplía 37 en un mundo en el que la edad ya no tenía importancia. Lo único que importaba es seguir con vida en la desolación de un desierto.
Buscar agua, encontrar comida, ese era su único propósito. Encontrar a más supervivientes ya había pasado a un segundo plano. Sentada en el más absoluto silencio a la luz de un fuego improvisado, cantó cumpleaños feliz, a lo mejor por última vez.


16 comentarios:

  1. Glups... Pero es que en las peores circunstancias puede ser necesario, para conservar la cordura, el aferrarse a algo tan normal como celebrar tu cumpleaños.
    (me ha encantado)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, la normalidad nos trae un poco dde cordura a los momentos malos.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Oh qué dura esa soledad forzada y esa manera de seguir agarrada a la esperanza y a la vida con algo tan trivial como ese cumpleaños feliz. Tiene mucha fuerza tu micro María, te golpea como la soledad de la protagonista.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte golpeado. Esa es señal de que te he transmitido lo que quería. A veces no es fácil con solo 100 palabras.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. La desolación en cuatro palabras. Es curioso que, cuando no hay nada, absolutamente nada por lo que luchar, seguimos aferrándonos a la vida con todas nuestras fuerzas. ¿Será instinto? A lo mejor no somos menos animales de lo que nos creemos
    Besos María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, ese instinto de supervivencia es fundamental, y todos los animales del planeta lo tenemos. El hombre es igual que los demás. Al final sale en los momentos difíciles.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Cuando acaece una tragedia a nivel global, cualquier acto siguiente puede significar también el último.

    Más saludos, encantadora!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, l mejro será que hagamos todo lo posible por estar siempre haciendo lo que nos gusta y lo que queremos.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Como todo buen microrrelato, ha sido impactante. Un cumpleaños verdaderamente triste y desolador.
    Muy bueno.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es bastante desolador, pero en el fin del mundo no hay otra manera.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Pocas letras para describir la soledad apocalíptica.
    Muy contundente y desesperante argumento.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Francisco. ¿Algún día nos escucharemos en la radio? Si sale el tuyo avísame para que te escuche.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Maria un micro impactante, pero este todavía no ha sido elegido, sale el lunes que viene. Yo ayer envié tres relatos con la misma frase. Espero que algún día seáis elegidos porque vuestros micros son muy impactantes. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah pues pensaba que si, por eso lo he publicado. Bueno pues ya está. Ya sabes si algún día sale el tuyo avisanos para escucharte.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Poco que añadir a los comentarios anteriores. Destaca esa necesidad de engañarnos con un atisbo de normalidad cuando ésta hace ya mucho que desertó de la realidad.
    Muy bueno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, a veces el autoengaño es otro modo de supervivencia.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.