24/1/17

La morgue



                El otro, hombre o mujer, siempre muerto me miraba con sus ojos de cristal vacíos. Yo observaba cada milímetro de su cuerpo en busca de algo que pocas veces se me escapaba ya. Demasiados años trabajando con ellos, viviendo a través de sus escasas vidas, observando momentos no vividos  por esas muertes prematuras.

                Hoy este cuerpo era diferente, no latía su corazón, no respiraba, pero sus ojos me miraban como si me vieran. En alguna ocasión me había parecido advertir que me seguían por la sala.

16 comentarios:

  1. Uf relato corto pero intenso tanto que da un pelín de miedo. besos. TERE. enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro haberte dado un poquitín de miedo. esa era mi intención.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. ¡¡María!! Vaya cambio de look. Me sigues apareciendo en los blogs favoritos como "Escritora mamá" y cuando abrí el post, creí que me había equivocado. Me gusta mucho, el nuevo aspecto.
    Respecto al relato, micro, más bien, contundente, como acostumbras. Pocas palabras para decir mucho.
    Un beso y bienvenida de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si,hemos cambiado un poquito. me hubiera gustado cambiar más, pero poco a poco lo iré consiguiendo. Es solo cuestión de tiempo.
      Creo que tendrás que cambiar el nombre manualmente, no sé si se cambiará solo.
      Ya estoy por aquí para empaparme de vuestras letras también.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Vaya! No solo cambias de escenario sino de registro. Al menos no recuerdo haber leído un relato de este género salido de tu pluma. Me ha sorprendido e impresionado a la vez.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no escribo muchos así, pero alguno creo que tengo.
      Me alegro de haberte impresionado y sorprendido.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Un instante escalofriante en un entorno claustrofóbico, dónde la muerte, y el nido de cáscaras vacías, alimentan nuestra imaginación con puro terror.
    Fantástico, María.
    Me alegra tenerte de vuelta, y el blog está de lujo.
    ¡Abrazo, Encantadora de Cuentos! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, creo que los dos hemos estado un poco perdidos.
      A ver si volvemos a la rutina, jejeje.
      Un besillo Hermano de Letras.

      Eliminar
  5. Ufffff, que yuyu, pero de este tipo me encantan, te ha quedado genial.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. A veces es bueno cambiar de registro, entrar en otras mentes y llevarlos a otros mundos.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Más!!!! Pasa ya a los relatos grandes que siempre me quedo con ganas de más!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lee los grandes y no los pequeños, jajaja.
      Un beso.

      Eliminar
  7. No soporto la idea de la morgue. Relatos así me llevan al extremo, pero me gustan al mismo tiempo jaja

    Más saludos, María!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me gusta nada. Pero me alegro de haberte llevado al extremo. Eso es que he hecho bien mi trabajo.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Hola María
    Un placer leerte de nuevo después de esta Metamorfosis de renovación. Nuevo blog y con dominio propio, todo un progreso. Más independencia, ¿verdad? Un blog de diseño claro, sencillo a la par que elegante, que se dice. Gran diseño diría yo, sin ser recargado pero con "Encanto". Perfecto. ¿A qué hemos venido aquí? ¿A leer, no? Pues eso
    El micro... inquietante. Una forma contundente de empezar. Unos ojos que le siguen. Será que lleva demasiado tiempo trabajando en la morgue, ja, jaaaa (léase risa cavernosa)
    Nos vemos, maja. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, me alegro de que te guste el nuevo diseño del blog, aunque es verdad que me faltan algunas cosillas.
      Y el mico,... si demasiado tiempo trabajando en el mismo sitio.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.