17/11/16

Relámpagos de tiempo



                Se me va la vida en un quiero y no puedo. Se me va la vida en un momento, en un suspiro. Miro por el espejo retrovisor  y la veo pasar, tan rápido que apenas parpadeo, ya pasa otro día más. Sueños que van y que vienen, que se suben en la parte de atrás de mi coche y me sonríen contentos de permanecer allí.


                Otros sueños que se bajan demasiado rápido y me miran desde la carretera, vacíos, buscando a otros  a los que seguir.

                Y a mí se me va la vida por instantes, en segundos, río, canto, lloro, bailo, escribo, leo, pero no todo lo que quisiera. Se acaba demasiado rápido, tiene un final tan cercano que da miedo pensar que todo final está a la vuelta de la esquina.

                Se me va la vida sin aprovechar cada uno de sus regalos, esos relámpagos de tiempo que truenan en la distancia, esas miradas, sonrisas, conversaciones eternas, complicidades,... que se acaban, vendrán otras que no serán las mismas, serán distintas, apreciadas, recordadas, como todas las anteriores. Pero igual de efímeras e intangibles.

                Siento que se me escapa algo, que todavía me queda algo por hacer, que no llego a todo lo que quiero, no he leído miles de libros, no he escrito una novela ejemplar, no conozco todos los juegos, no uso suficiente purpurina. Pero amo, amo de verdad, con intensidad, tan profundo que duele el alma. Amo con la adversidad, a través del tiempo y la distancia, a pesar de la muerte y la vida.

                Sin embargo no amo todo lo que quisiera, los abrazos se quedan cortos, los besos se escapan con el viento, las caricias se deshacen en la piel curtida. Y nos quedamos a la espera de más, quiero más, todavía quiero vivir más, sentir más, ver más.

                Quiero poseer los relámpagos de tiempo.



12 comentarios:

  1. Qué bonito!!!!! Y es que es así, has captado muy bien esa sensación.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro de haberlo hecho.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Tu relato es de esos que me ponen de los nervios. Yo también veo lo rápido que va todo y a veces me desespero porque no puedo detener el tiempo y con el tiempo se escapan cantidad de cosas que no podré disfrutar ni tener nunca... así es que procuro disfrutar de lo que puedo pillar y olvidar lo que se esconde mientras se fuga. Pero de vez en cuando...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, toda la razón. La verdad es que el tiempo se evapora por segundos, y da rabia que a veces no lo disfrutemos lo que deberíamos.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Lo importante es disfrutar de cada instante,porque pretender hacerlo todo es imposible. Has captado unas sensaciones que cada una/o los percibe a su manera. Un buen relato Maria. Besillos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, llegar a todo es muy difícil, pero por lo menos intentamos llegar a lo que podemos.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Me ha encantado esta expresión sobre querer poseer los relámpagos del tiempo. Describe perfectamente esa sensación de fugacidad de nuestra vida y la impotencia por retener aquello de lo que más disfrutamos.
    Una gran reflexión que, quien más quién menos, nos hemos hecho alguna que otra vez, sobre todo los que ya peinamos canas.
    La percepción del tiempo es muy subjetiva, según la edad y tipo de vida del observador. De niños, discurre con una lentitud exasperante y de mayores se nos escapa de las manos sin poder evitarlo y es entonces cuando vemos lo efímera que es la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, ¿qué decirte que no hayas dicho ya? La verdad es que es complicado pero cuanto más tiempo pasa más sabios nos hacemos. Pero aun así la vida pasa de largo.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Qué precioso texto, María. Es cierto que todo se nos escapa, especialmente aquello que más querríamos retener y disfrutar, pero supongo que va con la vida misma. Lo importante es amar y hacerlo todo con pasión, para que deje huella en tí misma y en los demás. ¡Me encantó leerte!

    Un beso grande de viernes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julia. Tus comentarios siempre tan acertados.
      El tiempo y la vida se nos escapa, pero como bien dices con el amor todo es más llevadero.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Una vez que se llega a cierto grado de madurez mental (en la infancia no reparamos en estas cosas), te das cuenta de que en multitud de situaciones analizas lo rápido que ha pasado todo y lo que no hemos llegado a hacer por tener precisamente otras cosas en el horizonte. Hay tantas cosas que no habremos hecho a medida que sigan pasando los años...y no será porque no lo hayamos intentado. Pero mirándolo con positividad, lo mejor es haber disfrutado de muchas más cosas que las que no hemos llegado a saborear. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si lo mejor es saborerar esos pequeños momentos que nos llenan y nos hacen el día a día mejor.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.