7/11/16

La visita



                El sudor empañaba mi cuerpo. Las sábanas mojadas de fiebre me envolvían en escalofríos eternos. Me senté en la cama en mitad de la noche. La oscuridad y el silencio lo envolvían todo. No llovía, el viento no hacía crujir las ventanas. Todo era silencio.


                Y otra noche allí estaba, de pie frente a mi cama. Mirándome con los ojos huecos, observando cada milímetro de mi piel. Otra vez, no me asusté. La volví a mirar desafiante. Después de tres noches se había convertido en mi amiga, en mi nueva compañera de fatigas.

                Ella me miraba a su vez, y manteníamos nuestro duelo de miradas, ya habitual. Su cabello negro ondulaba como si un aire tranquilo lo meciera.

                Su cara era hipnótica, a pesar de no poder definirla, no podía dejar de admirar su belleza. Me atraía desde lo más profundo de mis entrañas. Por las mañanas volvía a soñar con ese gesto inmutable que me acompañaba las noches, ya era parte de mí, no podía sacármela de la cabeza.

                De repente un gesto imperceptible. Una media sonrisa me dejó helado. Ahora estaba a su lado, de pie, observando aquel cuerpo inerte, vacío.

                — Hoy te vienes conmigo.

                Y yo seguí a aquella figura sin mirar la cáscara que dejaba atrás.


20 comentarios:

  1. Al final, y aunque el miedo no se apodere de nosotros, ella vencerá cuando llegue el momento de enfrentarnos cara a cara.
    Una realidad dolorosa e inamovible, la de nuestra mortalidad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, es mejor no pensar mucho en ella, porque al fin y al cabo es algo inevitable. Pero cuanto más tarde en llegar, mejor.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Bienvenido a Escritora Mamá, y gracias por dejar tu huella.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Un microrrelato perfecto. Me ha gustado sobre todo la calma que emana en la descripción del tiempo "no llueve, no crujen las ventanas, todo es silencio", la descripción de la muerte "sus ojos huecos, su ondulada melena"... Todo en calma y tranquilo, antes de la inminente marcha, dejando atrás la cáscara. Genial, María.
    ¡Abrazo, Hermana de Letras inspiradas! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado. Muchas gracias Hermano de Letras.
      L muerte es mejor que venga de esa manera, tranquila y sosegada, casi sin darnos cuenta.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Como dice Edgar, la ambientación inicial ya propone una estado inerte, vacío, como la propia muerte que la ronda. Muy bueno. Enhorabuena. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias David. Pues si, esa tranquilidad debería ser la qu todos debemos de tener al enfrentarnos a ese destino que nos aguarda.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Cuando la muerte ronda es que algo quiere y, antes o después, nos reclama a su lado. Espero que tu prota pudiera verla ya como a una amiga y no le temiera. Sería un :)

    Un micro tenebroso, María. Muy bueno.

    ¡Un besillo de martes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que la ve así, creo que es la mejor manera de afrontarla. Cuando sabes que va a llegar y no te queda otra que esperarla.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Tarde o temprano tenía que suceder. Si hubiera sabido desde un buen inicio de quién se trataba quizá no hubiera sentido por ella esa atracción. Pero todo llega a su fin y no pudo evitar acompañarla. Quién sabe, quizás ahora sea más feliz.
    Un estupendo relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se sabe. Pero es verdad que esa atracción era inevitable. Cuando nos atrae es difícil resistirse.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Muy para las fechas, pero qué fúnebre. Me ha gustado mucho. Eso de verte como un cascarón inerte a la ves que te vas alejando para no volver tiene que ser muy escalofriante.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, un poco si, pero es la verdad, al final nos qedamos en eso. O por lo menos eso creo yo.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Como todos la vamos a conocer tarde o temprano, más vale que la vayamos teniendo como una buena amiga. Aunque es dificil. Mucho.
    Un besito, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, difícil pero necesario, para no volvernos locas.
      Un besillo.

      Eliminar
  9. Qué bueno hacerse amigos y no temerle. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Pues yo, lo que más destaco es lo que te han dicho Edgar y David. Me ha gustado mucho, tanto la forma de introducir a "la sombra" de la muerte, cono ese magnífico final, abandonando la cáscara. Genial micro María. Un puntazo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que nunca sabremos cuando ni como nos llegará la muerte, así que será mejor dejar nuestra cáscara tranquilos.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.