5/11/16

La cita. Capítulo 7.



                Las pesadillas  eran cada vez más intensas. Se levantaba empapado en sudor y con la sensación de ahogo que casi no le dejaba respirar. Incorporado en la cama intentaba volver a su respiración acompasada, mientras, en la cabeza se mezclaban imágenes inconexas, niños jugando, un vacío, encontrarse perseguido y una carta, un sobre que sabía exactamente de quien era.

                Se quitó el pijama mojado y lo echó a una esquina de su habitación impoluta. Sacó uno nuevo del armario y se lo puso. Se metió en la cama entre sábanas húmedas e intentó dormir. Pero su cabeza no paraba de darle vueltas a aquellos sobres que había recibido. Aquella noche era la cita, y él había decidido no ir.


                Cuando le llegó el primer sobre una imagen le vino a la cabeza. Una mujer bella, que hacía mucho tiempo que no veía, una mujer que había conseguido desaparecer del mundo de los vivos. Y eso que la había buscado. Con su coeficiente intelectual de su parte y su trabajo en la policía tenía acceso a todas las personas de España. Pero a ella no pudo encontrarla.

                Todo lo que había de ella estaba en papel, y tenía más de quince años. Además de sus propios recuerdos.

                Recibió cada sobre con inquietud, los abría delicadamente, los leía y releía, olía el perfume que desprendían, los observaba con lupa para encontrar alguna pista que le llevara a aquella mujer.

                Aquel día estaba preparado para acudir a la cita, pero un nuevo pensamiento le sobrevino de repente. Si quería verla aquella no iba a ser la manera. La cita no sería con ella, nunca aparecería para verse así. Además, estaba seguro de no ser el único citado en aquel lugar.

                Tumbado en la cama, después de aquella pesadilla, sus pensamientos eran otros. Miró el despertador, las dos de la madrugada. Sabía que ya era tarde para cambiar de opinión, pero también sabía que si no lo intentaba se arrepentiría toda la vida, porque posiblemente no volvería a saber de ella.

                Lucas se levantó de la cama y se vistió con unos vaqueros y una sudadera gastada, la ropa que tenía siempre preparada para una urgencia. Llegó a aquella esquina corriendo, su forma física no le dejaba estar cansado, pero si otra vez envuelto en sudor. Miró a aquella farola que no dejaba de brillar. Algo le llamó la atención, sonrió.

                — Buenas noches mi querida Lady.

                Al otro lado de la cámara una mujer en su despacho se sobresaltó, su piel se erizó, y por primera vez en mucho tiempo el miedo volvió a asomarse a sus ojos. Hacía una eternidad que no la llamaban así. Él era el único que sabía quién era la persona detrás de los sobres, pero no podía ser de otra manera. Sonrió, alejando cualquier atisbo de turbación.

                — Buenas noches mi querido Lord. Bienvenido al juego.

                Un coche negro se paró en la esquina, Lucas entró sin pensarlo dos veces. Volvería a verla, esa era la única forma. Ahora lo sabía.


8 comentarios:

  1. Otro personaje nuevo y este parece que sabe a donde va. La historia va por derroteros insospschados. Qué intriga mas grande!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que la intriga siga servida. Espero que siga así hasta el final.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Ahora ya se sabe que hay una mujer detrás de los sobres, quizás ella también acude a la cita y se encuentran allí. Seguimos con mas intriga. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ya se sabía que era una mujer, o por lo menos lo intenté dejar claro en las antiguas entregas, no sé si lo conseguí.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Un capítulo muy bien escrito en el que aparece un nuevo personaje. Lucas, un policía que lleva mucho tiempo tras la pista de ella, parece ser clave para resolver la intriga de "la cita", sabe que quién se esconde detrás de esas cartas es la Sra. Arias, tiene una relación especial con ella, y muy probablemente conozca la razón de la reunión de los presentes.
    Muy buen capítulo, la luz de la verdad empieza a asomarse por una pequeña brecha.
    ¡Abrazo, Hermana de Letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, un gran resumen a lo que llevamos hasta ahora, la verdad es que poco a poco sabremos lo que se esconde detrás de la cita. Yo lo hago junto a vosotros. A ver que final me invento, jejeje.
      Un besillo Hermano de Letras.

      Eliminar
  4. O sea, que... ¿Vas inventando sobre la marcha? Vale, es arriesgado, pero toda una aventura. Las cosas se van centrando con este nuevo personaje que parece que cierra el círculo. Y la historia promete, con relaciones cruzadas que la hacen compleja a buen seguro. Tienes tarea, pero estoy seguro de que vas a salir airosa y tu relato va a ser un éxito. Hasta el próximo capítulo, escritora
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, pues si, escribo sobre la marcha, me levanto los sábados leo los capítulos anteriores y me pongo con el siguiente. Siempre lo hago así, pienso alguna vez en como seguir, pero generalmente lo dej para el día que publico. Si es arriesgado pero lleno de adrenalina, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.