16/11/16

El Tema De La Semana: 6 cosas que desearía no haber dicho a mis peques.

    Si la semana pasada fueron cosas que nunca les he contado, esta semana hablamos de arrepentimientos, que en los asuntos de mamás y papás hay muchísimos. 

     Empezaré diciendo que todo lo que digo gritando me arrepiento casi enseguida de haberlo hecho. Los gritos no llevan a nada bueno. Pero otra vez caigo en la trampa y vuelvo a gritar de nuevo.


     Y por otro lado intento no mentirles a mis hijas nunca, con lo que me meto yo sola en unos berenjenales que no sé como salir de ellos. Fruto de ello son algunas de mis seis cosas.

      1.- Mi madre falleció justo cuando estaba embarazada de mi hija mayor, así que ella nunca llegó a conocer a su abuela. Esto trae mucha curiosidad y me pregunta a menudo como murió, que pasó, que hicimos con ella,... Yo le digo las cosas tal como fueron, con palabras que ella entienda. Ahora se me cae el mundo a los pies cuando ella me dice que cuando muera quiere que la quemen como a la abuela. 

      2.- Mi hija no está en religión en el colegio. Fue una decisión que tomamos su padre y yo en su momento. Con lo cual, ella me pregunta mucho por Dios, si existe, quien nos creó, y mil cosas más sobre la religión. Yo siempre le doy respuestas ambiguas para que ella razones y piense por si misma. Con los consecuentes líos que se puede armar en una cabecita de 6 años. El otro día vio Hércules y su última afirmación fue que ella creía que Dios nos había creado y que había muchos dioses, el del sol entre ellos. A veces pienso que la tenía que haber metido en religión para que le explicaran mejor que yo.

     3.- Tonta, cuando mi hija mayor se pone gachona y llora por todo, y a mí ya me sale humo por las orejas, digo la frase "¡es qué estás tonta!" Me arrepiento conforme la estoy diciendo, a ellas les digo siempre que tonta no se dice.

     4.- Qué me oigan hablar de sus celos delante de ellas. Nunca me doy cuenta y siempre termino por arrepentirme.

     5.- Ese momento en la cama que ya te han llamado cien veces, por agua, tápame, dame el oso,... y te dicen "mami, tengo una pesadilla", y yo le respondo, "dormíos ya". Al final me levanto y arrepentida vuelvo a ir a darles un beso.

     6.- Cuando les duele algo o se hacen un chichón, y yo les digo que no es nada quitándole importancia, porque creo que es mentira. Y luego es más de lo que yo pensaba. 

     ¿Cuáles son las tuyas? Seguro que alguna hay.





10 comentarios:

  1. Uy, decirles cosas a los nenes pequeños siempre es complicado. Yo no tengo hijos y no sé que tan difícil sea educarlos María, pero si entiendo tus dudas. En cuanto a lo de la religión, no te preocupes, creo que no era tan mala la idea de retirar a las nenas de esa asignatura, sin embargo podrías investigar un poco sobre diferentes religiones del mundo y mostrarles a las niñas diferentes puntos de vista en lugar de responderles con lo que vos misma llamas respuestas ambiguas; igual no creo que deberías preocuparte, a lo largo de su vida, las niñas irán cambiando mucho su forma de ver el mundo en ese aspecto y es normal que en sus primeros años se dejen influenciar por los dibujos animados.

    Un saludo y un abrazo grande María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, gracias por tu aportación, la verdad es que sí que es verdad que tanto su padre como yo sabemos sobre algunas religiones, pero tampoco queremos liarla más por ahora, jejeje. Bastante tiene ya la pobre como para hablarle de reencarnación y demás.
      Pero gracias por la idea, seguro que conforme crezca le daremos mucha más información.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Jaja, María, tus remordimientos, si es que pueden calificarse así, son bastante "light" en comparación con los que padres y madres que generaciones anteriores a la tuya deberían sentir. Pero están muy bien tus reflexiones y es bueno que un padre o una madre deseen mejorar tu comportamiento educativo para con sus hijos pequeños, aunque hayan situaciones de las que nadie sabe salir airoso.
    Prefiero de lejos todo lo que detallas al típico "porque lo digo yo y sanseacabó" o "tú a callar" o incluso la más benévola "cuando seas mayor ya o entenderás" y cosas por el estilo que tuvimos que sufrir algunos, por no decir todos los de mi generación. En esto, sin duda, hemos mejorado mucho. No desesperes, que seguro que lo haces muy bien.
    Un abrazo paternal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa los errores tipográficos. Voy demasiado deprisa al escribir y entonces tengo dislexia digital. Debería pararme a corregir antes de enviar.
      Otro abrazo.

      Eliminar
    2. Buenas Josep, yo también he sufrido en mis carnes ese tipo de respuestas, la verdad es que alguna vez que otra se me escapa el "porque si o porque no y punto". Jejeje pero es que parece que no tienen fin a la hora de preguntar, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
    3. Por cierto, no te preocupes, a mí también me pasa, siempre escribo qeu antes que que, y siempre tengo que corregirlo. A veces se me pasa.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Es imposible hacerlo todo bien, María, y eso incluye el día a día con los hijos. Si lo haces lo mejor que puedes y sabes, ya debe ser suficiente. Yo no tengo hijos pero he visto a mis hermanas y cuñadas en situaciones en las que ni el mejor psicólogo infantil hubiera podido salir airoso. Como suele decirse, los niños no traen libro de instrucciones :))

    Me ha gustado mucho tu post, me ha parecido muy tierno :))

    Besillos de viernes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si no traen libros, además si lo trajeran debería de ser distinto para cada niño.
      Pero es verdad qeu las madres y los padres intentamos hacerlo lo mejor que podemos, aunque nos equivoquemos.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Las intenciones de los padres es educarlos bien y siempre cometemos errores. Pero como de los errores se prende , pues intentamos corregírnos y a veces volvemos a tropezar. Pero se nota que los quieres. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, en nuestros errores está el amor que les tenemos. La verdad es que seguro que ellos luego cometerán otros cuando les toque el turno.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.