20/10/16

Nuestro momento



                Y en tu boca me pierdo, a escasos milímetros, la miro, me sonrío, y espero, esa espera suculenta, ese momento antecesor, ese en el que me recreo. Momento de ti, sin ti, sabor a nube, olor a caramelo. Y los miro, miro tus labios a la espera de tu cercanía, de ese primer roce eléctrico. Acerco los míos y rozo los tuyos, esponjosos, llenos de ti, llenos de tu sabor.


                Y te beso, los beso, suave, casi efímero, me vuelvo a retirar y los miro. Tan deseados, con tantas ganas de sentirlos. Pero disfrutando de la espera, del momento, de este segundo nuestro. La punta de mi lengua actúa sola, y se deja llevar por ese contorno ya conocido. La piel se me eriza y un burbujeo me sube por la garganta hasta llegar a ti.

                Los dos sonreímos, y tú te muerdes los labios, intentando librarte de ese picor que ahora te envuelve. Yo aprovecho para volver acercar mis labios a los tuyos. Te los beso, primero el labio inferior, ese que me vuelve loca porque me recuerda a una nube, luego el superior, el olvidado, el que siempre queda a un segundo plano. Hoy no, hoy los quiero enteros para mí. Ellos son míos, han dejado de pertenecerte.

                La razón desaparece de mi vocabulario, y llega la locura, esa que me hace abrirte la boca e invadirte, llenando todos tus rincones con mi lengua, que explora como una profesional todos tus recovecos, ahora míos.

                Tú te rindes a mí, yo me rindo a ti, y nuestras bocas ya son una, nuestro momento es ahora, tú y yo, ahora. Siempre igual, siempre diferente. 



14 comentarios:

  1. Un texto que le abre la boca a uno con el deseo de saciar su hambre de amor carnal, comer y ser comido a besos hasta la saciedad.
    ¡Que bello, excitante y profundo microrrelato, María!
    ¡Besillos, Hermana de Letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro, espero haberos animado. Jejeje.
      Los besos siempre son bienvenidos.
      Un besillo Hermano de Letras.

      Eliminar
  2. Mmmm... se hace la boca agua...
    Como dice Edgar, dan ganas de comer y ser comida... ñam, ñam, jeje ;)

    Un micro precioso y provocador, María.

    Besos!!! Besos muchos!!!

    ResponderEliminar
  3. Un micro que se muestra el deseo de besar y ser besado. Muy bello amor que se deja ver en tus palabras. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, el amor y los besos van de la mano.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Precioso, María. La sensualidad hecha palabras sin dejar de ser sensualidad. Gráfico, expresivo, incitante y, sobre todo, muy bello.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rosa.
      Me dejas sin palabras, qeu cosas más bonitas me dices, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Me has dejado con la boca abierta pero no pienses mal. Me ha encantado esta forma tan bella de representar una escena rebosante de sensualidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro de que te haya gustado.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Me has hecho desear ese beso, degustarlo, sentirlo, y traer a la memoria besos sublimes como ese que nos han hecho perder la razón.
    ¡Un micro excelente, María!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ummm que bien, esos besos que nos hacen perder la razón. Me alegro de que te haya recordado esos besos espectaculares.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Eso sí que es un beso. O mejor, el relato de un beso. Magnífico, sensual, sugestivo, incitante. Enhorabuena
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los besos son especiales, y cada uno tiene su esencia, es diferente del anterior.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.