8/10/16

La cita. Capítulo 4.



                Los cuatro niños iban hablando en la parte trasera del coche. Todos contaban sus historias a la vez, interrumpiéndose unos a otros y pegándose a escondidas de su padre, que conducía atento a cada historia.

                Pedro había conseguido hacer más de dos cosas a la vez. Escuchar a sus hijos, conducir prudentemente y saber que canción sonaba en la radio en aquel momento. Todo eso lo había alcanzado gracias a su decisión de dejar su trabajo para dedicarse exclusivamente a la crianza de sus cuatro hijos. Algo que no le dejaba tiempo para nada.


                Se pasaba el día entre tareas, pelotas, parques, y conversaciones de niños, o si le dejaban con algún adulto en el parque sobre el único tema del que podían hablar: los niños.

                Nunca se había arrepentido de dejar su trabajo, aquello le encantaba, aunque por la noche estuviera demasiado agotado como para tener una conversación larga con su mujer.

                Los fines de semana eran distintos, los dos juntos se dedicaban a los niños, e incluso a estar un rato los dos solos a repasar lo sucedido durante la semana.

                Aquel viernes Pedro estaba más contento porque habían planificado una acampada para ese fin de semana. Todos en el campo tendrían tiempo se estar juntos, de ponerse al día y desconectar al aire libre.

                Llegaron a casa, entre saltos, gritos, y mochilas. Todos se peleaban por coger las cartas del buzón, pero esta vez le tocaba a María, la mayor de todos, la más responsable, que con solo siete años cuidaba de sus hermanos y hacía sus tareas sin que sus padres tuvieran que decírselo.

                María le ofreció todos los sobres a su padre que ni los miró. Los dejó en la mesa de la entrada, y se fue a poner la mesa.

                Unos minutos más tarde su mujer entró por la puerta. Todos fueron a abrazarla y a llenarla de besos. A contarles sus historias sin parar. Pedro también fue a darle un beso.

                — Ve a ponerte cómoda, la comida ya está en la mesa. ¡Niños lavaros las manos antes de comer!

                Mientras decía esto, Pedro miraba las cartas que habían llegado esa mañana. Alguna que otra factura, publicidad y un sobre sin remitente a su nombre. Le entró curiosidad y lo abrió. Dentro había un papel con una sola frase que decía:

¿Es esto lo que quieres?

                Le extrañó y fue a enseñárselo a su mujer que estaba quitándose la ropa del trabajo.

                — ¿Qué es esto?

                — No lo sé, estaba con el resto del correo.

                — Será alguna publicidad.

                — ¿A mi nombre?

                — Te habrás inscrito a algo sin darte cuenta.

                Pedro se encogió de hombros y pensó que su mujer tendría razón. Volvió a poner todo en la mesa de la entrada y pronto el sobre quedó olvidado entre risas, lentejas y maletas.

               

8 comentarios:

  1. Otro protagonista para la cita, esto va bien a ver que pasa en el siguiente capítulo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues pococ a poco iremos descubriendo a todos los personajes de esta aventura. Espero que os guste.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Quedamos a la espera de lo que venga, mordiéndonos las uñas y con enorme intriga. ¡¡Qué nervios!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuidadito con las uñas, que luego se quedan los dedos muy feos, jejeje.
      Me alegra teneros en vilo.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Con este nuevo invitado me he sentido identificado, aunque yo continuo trabajando, me paso todas las tardes al cuidado de mis hijos... En fin, es bueno conocer a los personajes de la cita, y permanece la intriga de lo que se oculta tras ésta, pero no te demores... ¿Cuantos elegidos había? Empiezo a impacientarse por saber de que va todo esto...
    ¡Abrazo, Hermana de Letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes que dentro de poco cambiará la tónica del relato, ya no había más elegidos, por lo menos por ahora. A la cita solo fueron tres.
      Un besillo Hermano de Letras.

      Eliminar
  4. Voy llegando, lento pero seguro, a todas mis lecturas. O sea que ya has presentado a todos los personajes? Bueno, bueno, pues seguro que esto se pone mucho más interesante en breve
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que si, que sea interesante y que os mantenga a la espera de más.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.