3/10/16

Brindo por ellas


                A las mujeres se nos muestran fotos de mujeres bonitas que van a la moda, que comen comida “sana” para adelgazar y entrar en esos pantalones que teníamos en el armario desde hace años. Se nos enseña imágenes de chicas que se depilan, cuando no tienen ni un pelo en sus piernas, de chicas sin celulitis porque se echan cremas preparadas para ello, de mujeres maduras sin arrugas.


                A las mujeres nos dicen que tenemos que llevar las riendas de nuestras vidas, de “conciliar” trabajos e hijos. Se nos enseña a estar siempre perfectas sin esas ojeras que nos afean la cara. Se nos dice que también podemos llegar lejos en nuestros trabajos, subir hasta las más altas esferas. Pero no nos cuentan el precio que tenemos que pagar para ello.



                A las mujeres se nos enseña a tener una sonrisa permanente en la cara, a no quejarnos demasiado para no cansar, a vivir la vida a tope viajando con maletas y niños en el coche, porque nosotras podemos.


                Y hoy quiero brindar por esas mujeres, esas por las que doy gracias de tenerlas en mi vida. Quiero brindar por esas mujeres que no renuncian a tener una carrera, y a pesar de ello juegan y disfrutan con sus hijos. Esas mujeres que llevan las ojeras con orgullo porque esa noche el peque ha llorado más de la cuenta.


                Esas mujeres que abarrotan el paseo marítimo a las nueve de la mañana andando rápido, para poder limpiar esos michelines de más, o simplemente para sentirse mejor con ellas mismas.


                Esas mujeres que te escuchan a pesar de sus problemas, esas que lloran a moco tendido cuando algo les abruma, y no les importa parecer feas por el gesto de su cara. Esas que se aguantan las lágrimas, esas que están rotas por dentro, pero se ríen con sus hijos, para que ellos no descubran aún lo amargo de la vida.


                Brindo por esas mujeres que abandonan su vida por la de otros, esas que soportan enfermedades mortales con entereza, las que sufren en silencio al lado de sus personas cercanas con una sonrisa en la cara. Aquellas mujeres que siguen el día a día, a pesar de haber perdido lo que más amaban. Esas que se levantan todos los días con la ausencia en el corazón.


                Aquellas mujeres solas, que levantan a su familia a base de constancia, de uñas y dientes. Aquellas mujeres mal acompañadas que no saben o no pueden encontrar el equilibrio solas.


                Brindo por todas aquellas mujeres fuertes, que luchan día a día superando todas las pruebas que nos da la vida, esas que nos escupe a la cara sin mirarnos, las dificultades que supuestamente nos hacen más fuertes. Brindo por aquellas que no se rinden, que siguen adelante, que saben que la adversidad es otro momento más. Aquellas que lloran, que ríen, que bailan, que saborean cada momento, aquellas que se desgarran por dentro y luego cosen sus heridas.


                Brindo por mis mujeres, esas que tengo en mi vida, las que me dan lecciones cada momento que paso a su lado. Gracias a todas por ser y estar.



10 comentarios:

  1. Buen homenaje lleno de sentimiento por las mujeres cercanas, a las que todos debemos la vida, las que son partícipes de nuestro amor, a las pequeñas mujeres que se forman como personas dignas a pesar de la prepotencia machista, por la que luchan, ríen y sufren como cualquier ser humano. Por todas las que nombraste con sus cualidades y sus defectos. Ante todo son personas, después mujeres y su presencia por lo general lo realza todo.
    Brindo contigo por todas ellas y por ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu brindis Francisco. Las mujeres, esas que están llenas de fortaleza, a veces no sé de donde la sacan, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Maravilloso María. Yo también brindo por ellas y por ti. Muy buena la entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a brindar todos, que hace falta. Un brindis de fuerza y constancia.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Bueno, pues así nos críó mi madre. A golpe de sacrificio y bastante sola,sin perder nunca la sonrisa. La verdad que uno no es consciente del todo hasta que crea su propia familia y comienza a batallar, entonces las fatigas que pasó la madre le salen a uno al paso.

    Me la has recordado, mi Mami es genial.

    Y bueno, brindó por ella y por todas esas mujeres reflejadas en el post de hoy.

    Va por ti también, escritora mamá.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, mi madre también fue como la tuya. Arañando el mundo con una sonrisa y luchando por lo que más quería.
      Brindemos juntos por esas súper mamis que han hecho de nosotros lo que somos.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Un buen brindis por todas ellas. Y sobre todo a las que mas se sacrifican en por los suyos dando todo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por todas, todas se lo merecen, ese brindis por su fuerza y su constancia.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Oh, divino! Brindemos pues!!! :)

    Besitos de buenas noches

    ResponderEliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.