17/9/16

La cita. Capítulo 2.



                Hugo caminaba deprisa pensando en todo lo que tenía que hacer ese día. La reunión con los inversores era lo primero de aquella mañana agotadora. Llevar una empresa como la suya requería mucho tiempo y compromiso que le había quitado a otras facetas de su vida.

                No tenía novia desde que salió de la Universidad, por supuesto había tenido algún que otro escarceo, pero ninguno de importancia. Su trabajo no le dejaba. Toda su vida había estado dirigida a ese momento. Cuando era pequeño veía a su padre ponerse aquel traje perfecto, coger su maletín y dirigirse a la oficina.


                Cuando se hizo un poco mayor lo empezó a acompañar algunos días. Se paseaba por el edificio encontrando todos los escondites posibles en los que pudiera meterse. Hablaba con todos los empleados y les contaba sus historias.

                En especial, siempre se paraba más de lo normal con la secretaria de su padre, una mujer de unos 40 años, divorciada y con tres hijos. Ella siempre tenía tiempo para él, para sus aventuras de colegio y después para las de la Universidad. Cuando su padre ya no estaba, Hugo la contrató como su secretaria.

                Siempre iba andando a la oficina, el aire fresco de la mañana le ayudaba a refrescar la mente. Llegó a la oficina como siempre de los primeros. Solo el conserje y algunas limpiadoras estaban allí.   

                — Buenos días Ramón.

                — Buenos días señor Gutiérrez.

                Llegó a la oficina, Candela, no estaba en su mesa. Habría ido a hacer alguna fotocopia. Siempre llegaba antes que él. Por mucho que él intentaba adelantarla, ella siempre sabía que iba a hacer.

                Dejó el maletín sobre el sofá y se sentó en la mesa. Un café humeante le esperaba. Sonrió y se tomó un sorbo mientras abría la correspondencia. Un sobre le llamó la atención. El papel del sobre era muy suave, y en el solo había dos palabras “La cita”. Lo miró detenidamente, pero no descubrió nada más, así que lo abrió. Dentro un papel, con una sola frase:

¿Es esto lo que quieres?


                Pensó que era una broma, miró el reverso, nada, volvió a leer la 
pregunta.

                — Buenos días jefe. ¿Preparado para la reunión? ¿Está seguro de que es lo que quiere?

                Hugo miró a su secretaria embobado.

                — ¿Qué le pasa señor?

                — Candela, ¿sabes quién ha traído este sobre?

                — No lo sé señor, lo ha traído Ramón con toda la correspondencia. ¿Se encuentra bien?

                — Sí, claro. — Hugo guardó el sobre con la hoja en un cajón de su oficina. — Vamos a la reunión.



16 comentarios:

  1. Y con este gran capítulo conocemos a uno de los invitados a esa intrigante cita. Clara, concisa, con detalle... Así da gusto adentrarse en la identidad de los personajes. Hugo Gutiérrez, un empresario que ha continuado los pasos de su padre, incluso contrató a quien fuera la secretaria de éste.
    Me tienes muy intrigado, creo que has escrito dos grandes episodios de este relato de misterio por entregas. Iniciándonos con el encuentro de los sujetos a la cita, y ahora presentándonoslos uno a uno, con lo que creo serán, significativos detalles.
    ¡Qué disfrute!
    Más, más, Máaaaaaaaas!!!
    ¡Besillos, Hermana de Letras Misteriosas! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji tendrás más, pero será poquito a poco.
      No es por ser mala, pero es lo que toca.
      Me alegro de que te guste tanto, esa es buena señal.
      Un besillo Hermano de Letras.

      Eliminar
  2. El primer personaje presentado de la cita, siempre manteniendo la intriga e invitandote a leer el siguiente capítulo, esperando con ganas el tercer capítulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de manteneros con ganas de más, como ya digo es una buena señal.
      UN besazo.

      Eliminar
  3. Parece que todos estamos de acuerdo: muchas ganas de saber lo que viene a continuación. Muy buen coienzo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me sacáis los colores.
      Cada sábado tendréis una entrega.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Esperamos la continuación de esta intriga de la Cita. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro de haberte dejado intrigado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Leí el primer capítulo y la intriga me dejó caer aquí en el segundo.

    Adelante escritora mamá, ya tengo preparado el sofá y los cojines para la lectura de la siguiente entrega.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estupendo, preparate un café también, con él se saborean mejor las lecturas.
      Un abrazo.

      P.D. Borré los comentarios de más, a veces esto se vuelve loco.

      Eliminar
  7. Biiiiiieeennnn !!!! Con lo que me gustan tus relatos de intrigaaa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro de que este también entre entre los que te gustan. Un besazo preciosa.

      Eliminar
  8. Ya me he quedado un poco retrasado, como siempre, pero yo a mi ritmo, iré en orden, sin saltarme los capítulos, je, je. Aunque me temo que con estos capítulos de presentaciones, nos vas a tener intrigados algunas semanas más antes de... la cita, ja, ja. Te sigo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues parece que si, que este relato irá para largo, sobre todo porque en mi cabeza aún fluyen muchas ideas completamente distintas... Y hasta aquí puedo leer.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.