12/9/16

Hoy



                El final de las vacaciones ha llegado, y con él siempre me viene a la mente esa cancioncilla de El dúo dinámico “El final del verano”. Sé que algunos mientras  leéis estaréis tarareándola, porque acompaña a más de una generación. También me viene a la cabeza Chanquete y su “Verano azul”, y ese silbidito que no te puedes sacar de la cabeza.

                La verdad es que aquí el final de las vacaciones no quiere decir el final del verano, porque ahora mismo hace más calor que en julio. Es verdad que las tardes son más cortas, que el sol se esconde antes para avisarnos de que pronto, el otoño nos envolverá con sus hojas secas.


                Hoy, primer día de cole, noche sin dormir, vueltas entre las sábanas que se quedan arrugadas de tantos pensamientos enlazados. Emociones, filas, nervios, mochilas nuevas y reencuentros. Hoy día para ellas.

                Pero hoy también día para mí, silencio sepulcral en casa, ni tele de fondo, ni “mira mamá”, ni carreras, ni peleas, ni risas. Hoy toca silencio, hoy toca centrarse en los nuevos proyectos, y en los que he dejado aparcados durante estos meses.

                Hoy miro atrás y me doy cuenta de que ha sido un verano diferente, muchas cosas han sucedido, mucho viento que acompañaba a las malas noticias, y días de sol que anunciaban que los días siguen, que la vida continua a pesar de lo malo. Porque la vida, al fin y al cabo es eso, una mezcla de cosas buenas que nos dan la vitalidad para afrontar todas esas malas que sabes que vendrán, o que ya han venido.

                Y aquí seguimos, abordando la vida con una sonrisa en la cara, retándola a un nuevo viaje, una nueva aventura, un nuevo sentimiento, un nuevo amanecer.



12 comentarios:

  1. Buenas María!! Comparto todas tus sensaciones, hoy me intento incorporar de nuevo y se agradece el silencio que deja la ausencia de los peques jejej. Cosas pasan de todo tipo, pero siempre hay que seguir adelante. Mis mejores deseos en este nuevo curso y Feliz Vuelta al Cole :)
    Un abrazote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Elena, me alegro de verte de nuevo por aquí.
      Pues si ese silencio que suena diferente de cualquier otro.
      Feliz vuelta al cole a ti también.
      Besos.

      Eliminar
  2. Ay, en mi caso, el silencio no lo voy a poder "disfrutar", porque marchamos todos... Pero cierto es que incluso el ruido cuando volvamos por la tarde va a ser diferente.
    (odio que empiece el colegio...)
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Yo tambien lo odio! Pensaba que era la única. Con lo que me gusta disfrutar de la playa y de las peques y de su "mira mamá", jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. En mi casa, que no hay peques, apenas noto el cambio con el comienzo del cole, pero entiendo bien esas sensaciones que describes, todas esas emociones. Lo que son las cosas, yo hoy parto a Granada para estar con los míos y buscar algo menos de silencio, más compañía, menos tiempo para pensar, quizás algo de calma emocional para poder dormir. Como dices la vida está llena de tantas cosas, buenas y malas...

    Te deseo un feliz inicio de curso escolar, María, y que el nuevo rumbo que marque el cambio de estación sea positivo para ti en todo.

    ¡Besillos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa. Te deseo mucha paz con los tuyos y que estas amargas horas, se conviertan en un recuerdo. Con la familia todo se lleva mejor.
      Un besazo enorme.

      Eliminar
  4. Recuerdo con pavor el inicio del cole. Me sentaba peor que mi inicio de insti. Volver a pelear con los estudios del niño era más de lo que estaba dispuesta a enfrentar. Mi hijo fue muy mal estudiante y yo una madre muy ansiosa. Lo de ser profesora no debe de ayudar mucho y me hice la primaria, la secundaria y el bachillerato por segunda vez con él.
    María espero que las malas noticias hayan pasado y vuelvas a la felicidad despreocupada que es la verdadera felicidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que yo por ahora estoy teniendo suerte, pero claro las mías son ahora muy pequeñas. Quien sabe lo que deparará el futuro.
      Un besazo.

      Eliminar
  5. todo termina en esta vida, pero cosas y acontecimientos nuevos nos salen al encuentro.
    La rutina es algo que acompaña al ser humano en su periplo; y es la ¡Bendita rutina! la que nos da ciertas seguridades en el frágil periplo existencial.
    El verano vacacional (Para el que lo haya tenido) es solo un paréntesis para reflexionar y cargar las baterías y así, poder seguir funcionando.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, de acuerdo en todas tus palabras. La rutina es esa tabala a la que nos agarramos para sentirnos seguros.
      Un besazo.

      Eliminar
  6. El verano, ese oasis de entreguerras, parece ajeno al tiempo; cuando termina parece que nunca existió y cuando empieza parece que nunca se marchó.

    ResponderEliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.