26/8/16

Tertulias gramaticales y ortográficas: la raya.



            La raya es un signo de puntuación representado por un trazo horizontal (—). No debe confundirse con el guion (-) o con el guion bajo (_).

            Puede emplearse como signo simple o como signo doble. En este último caso, las rayas de apertura y cierren se escriben pegadas al primer y al último carácter del período que enmarcan, y separadas por un espacio del elemento que las precede o las sigue, aunque si lo que sigue es otro signo de puntuación, no se deja espacio.

           * La raya como signo delimitador.


            Introduce o cierra un segundo discurso. Ejemplo: El libro más importante para él es —¡cómo dudarlo!— el primero que escribió.

           * En incisos.

            También se pueden usar las comas o los paréntesis. Ejemplo: Lola — su mejor amiga— no pensaba volver esa tarde.

           * En incisos incluidos en otros incisos.


            Se usan para introducir una nueva aclaración o inciso en un texto ya encerrado entre paréntesis. Ejemplo: Si quiere más información (la bibliografía — incluso en español — es bastante extensa), deberá acudir a otras fuentes.

           * Para enmarcar comentarios de un narrador o transcriptor.

            Las rayas de usan para enmarcar las aclaraciones del transcriptor con respecto a su autoría. Ejemplo: Es necesario — señaló la maestra — que cojáis los balones para salir al recreo.

            Es importante:

            No se escribe raya de cierre si tras el comentario del narrador sigue hablando inmediatamente el personaje.

            Cuando el comentario va introducido por un verbo de lengua (decir, asegurar, añadir,…) dicho comentario se inicia con minúscula.

            Cuando el comentario del narrador no va introducido por un verbo de lengua y el parlamento precedente constituye un enunciado completo, las palabras del personaje se cierran con punto y el inciso del narrador se inicia con mayúscula.

           * En diálogos.

            En la reproducción escrita de un diálogo, la raya precede a la intervención de cada uno de los interlocutores, sin mencionar su nombre. Ejemplo:

— ¿Tienes hora?

— No llevo reloj.

— Gracias de todos modos.

           * En numeraciones en forma de lista.

           * En índices.

           * Precedida de punto (.—)

            Ha perdido vigor en favor de otras soluciones tipográficas.

    Para realizar esta entrada he utilizado la "Ortografía de la lengua castellana" de la RAE.

     El saber no ocupa lugar.


18 comentarios:

  1. Muy bueno, es un acierto está sección.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que empecé a hacerla para recordarme cosas que había olvidado y aprender algunas que no sabía.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Aprender siempre viene muy bien, y esta sección es una maravilla, muchas gracias. un abrazo. TERE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro de que te guste.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Muy buena entrada, María! Yo hace muchos años que uso el "guión largo" –como lo llamo yo– aunque en ocasiones lo has de buscar y no me acuerdo, jeje. Lo único que me gustaría puntualizar es que nunca he dejado espacio después de la raya al comienzo de la frase, diría que el espacio va al final, antes de la puntualización.

    Pero tampoco soy un experto, jaja, y lo vuelvo a decir, me ha gustado mucho tu entrada. Es una forma genial de refrescarnos a todos algunos conceptos que pueden olvidarse ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te digo que tendrás que discutirlo con la RAE que es de donde he sacado la información. Jijiji
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Siempre he tenido dudas si uso bien la raya, espero que cuando tenga dudas mire esta sección. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Como siempre muy didácticas este tipo e entradas, las leo todas, aplicar las reglas ya es harina de otro costal. espero acordarme de tus indicaciones.
    Gracias y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa igual. Las escribo todas, y en el momento las veo sencillísimas. Después me quedo en blanco y no sé como hay que hacerlo en realidad.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. gracias Maria que interesante entrada me ha encantado muy bueno sigue asi amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro de que te parezca interesante.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Me ha resultado muy útil esta publicación. En algunas ocasiones dudo si poner un punto o no al final de la raya.
    Guardo el enlace en favoritos.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, la verdad es que a mí también me trae muchos quebraderos de cabeza.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Qué bien me viene este post, María. Muchas veces he tenido dudas con el uso de la raya.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no eres la única, jeje.
      Por eso la he hecho, a ver si se me disipaban las dudas.
      Un besillo.

      Eliminar
  9. Hola. No sé porqué, pero yo uso constantemente la raya en mis post. No soy escritor —ni siquiera soy de letras— pero es la forma más lógica que encuentro para aportar comentarios y añadirdos a los textos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso es buena señal. Da alegría encontrarse blogs como el tuyo, que se pueden leer a gusto sin encontrar faltas de ortografía, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.