23/8/16

Saliendo de mi vida





                Me desperté con dolor de espalda y los pies mojados. Miré hacia abajo y vi como las olas del mar mojaban mis pies. Pensé en la noche anterior, me había acostado en la cama, enfadada con mi jefe, con mi marido, con la vida en general, deseando salir de mi vida.



                Me levanté y empecé a andar por esa playa paradisíaca, si era allí donde me había traído la vida, no me importaba. De repente un oso blanco pasó corriendo delante de mis ojos adentrándose en la selva, un humo negro lo perseguía. Un escalofrío me recorrió el cuerpo.

8 comentarios:

  1. A veces da igual a donde te lleve la vida, mientras te saque de tu vida. Está bien una playa, una selva y un oso blanco, aunque sospecho que la vida ha llevado a tu personaje a un lugar en el que yo no querría estar... otra vez. ¡¡Toda la serie me tragué y al final no sé si estaban vivos, muertos, en el infierno, en el purgatorio; no sé dónde estaban ni qué era el humo negro!! Hay que tener más seriedad y cuando se crean tantas expectativas, no defraudarlas.
    Muy bueno tu relato. Mucho más que la serie.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja a mí me pasó igual.Yo me quedé lo mismo, y con un lío soberano en mi cabeza, con lo bien que empezó, y lo mal que terminó.
      En fin, a por otras series.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. A veces perderse, es el mejor camino para encontrarse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo.
      Muchas gracias por pasarte y comentar.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Estaba totalmente despistado, ja, jaaa. Tuve que mirarlo en internet y ahora ya sé de que va eso del oso blanco y el humo negro. Pensaba que habías escrito un relato surrealista. Los que no vemos la tele sí que andamos perdidos en una isla, je, jeeeee
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, es lo malo de no ver la tele, yo es que soy una serie adicta, y me las trago todas.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. No sé por qué me recordó la serie Lost jeje. Sea como sea, un texto surrealista por donde se le mire. Y con final abierto.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues más o menos como la serie, que fue una locura.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.