25/8/16

Homenaje a los Sims. Vidas paralelas.



                Hablo con este hombre que no conozco de nada, venga hablar, las palabras salen de mi boca como por inercia. Yo no puedo detenerlas. Al principio ni me caía bien, estaba ahí aguantando sus bromas pesadas y sus comentarios vacíos, llenos de tópicos. Él era aburrido. Después de dos horas de conversación, ya me parece algo entretenido, aunque no mucho. De repente se va, sin decir adiós ni nada. Se ha ido sin despedirse y me ha dejado un poco triste.


                Estoy cansada, tengo hambre y necesito ir al baño, aun así me acerco a una mujer más o menos de mi edad y entablo conversación con ella. No puedo pensar en otra cosa que no sea comida, y bostezo continuamente, pero otra vez las palabras me salen a borbotones, una pregunta detrás de otra, un chiste, una receta de cocina compartida, todo sea por conseguir el afecto de esa mujer que he descubierto que se llama Elisa.

                Por fin, cuando creo que no voy a llegar al baño, voy corriendo, y dejo a la mujer allí esperándome. La ignoro, tengo hambre y sueño. Me hago algo rápido de cenar, ya es la una de la madrugada, y me voy a la cama.

                Parece que el tiempo corre mucho más deprisa, porque aunque me levanto completamente descansada,  me parece que han pasado segundos desde que me metí en la cama. Ni siquiera arreglo mi cuarto, mi casa está hecha un asco, platos de comida por todas partes, la ducha se rompió y el suelo está encharcado, la cama sin hacer…

                Tengo que desayunar corriendo porque me tengo que ir a trabajar, busco un ascenso y no puedo llegar tarde. Me quiero convertir en la mejor chef de la ciudad y para eso no puedo cometer ningún error.

                Cuando llego a casa cansada, decido que lo mejor para hoy es montar una fiesta. Llamo a algunos de mis conocidos y pongo música para bailar, hago algo de comer para que la gente descubra mi comida. Pero estoy tan cansada que cuando llegan mis invitados se aburren como ostras. Y yo acabo acostándome antes de que se vaya el último invitado. La fiesta resulta ser un fiasco. Tenía que haberme esperado a mi día libre.

                Así pasan mis días, como movida por unos hilos invisibles que me hacen hacer cosas que ni siquiera me apetecen y hablar con desconocidos a los que yo no me habría acercado. Pero un día miro más allá, puedo ver un rayo de luz a lo lejos. Unos ojos gigantes me observan con atención. Me quedo mirando aquellas dos ventanas que no me pierden de vista. Algo me dice que tengo que bañarme, pero no me muevo, me resisto a ese impulso.

                Saludo con la mano a aquellos ojos un poco rojos, irritados, pero no me devuelven el saludo. Me miran extrañados. Intento acercarme a ellos, en vez de eso me muevo por las calles sin llegar a mi destino. Noto como intento irme a comer, hablar con la gente,… pero mi único objetivo es acercarme a aquellos ojos.

                Empiezo a oír una voz lejana, un idioma que no entiendo, parece confusa, triste, enfadada. De repente, noto como mi cuerpo comienza a desaparecer, me hago invisible, mis manos, mis pies, mi torso,… Ahora estoy en un escaparate, no puedo moverme, ni hablar con nadie, pero lo único que me interesa es volver a ver aquellos ojos.

 
Imagen sacada de la red, no he hecho ninguna mía porque no me atrevo a entrar, por si me engancho.

18 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Me alegro, señal de que los Sims también han formado parte de tu vida.
      Gracias por pasarte por aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Ay, no sé si sé de lo que hablas. Algo me quiere sonar de mi hijo. ¿Son avatares imaginarios en internet?
    Estoy más pasada que un chotis...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji es un juego donde tú te creas tu personaje o personajes y juegas a vivir con ellos. Les haces una casa, se enamoran, viajan trabajan, aprenden,...
      Y te engancha mucho, mejor que no sepas de lo que hablo, jijiji.
      Un besillo.

      Eliminar
    2. Creo que es algo a lo que jugaba mi hijo, pero hace ya muchos años porque aún vivía en casa y vive en León hace once años ya. ¿Puede ser tan antiguo?

      Eliminar
    3. Siiii, yo me enganché cando aún no tenía hijas y estaba estudiando oposiciones. Así me fue, jejejeje. Van sacando nuevos, ya va por el cuatro.

      Eliminar
  3. Cuando una pantalla se apodera de ti , algo pasa jajajajaja , Un buen relato Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa, los juegos son adictivos completamente.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Ay que me he reído María! Me pasé una época enganchada a los Sims! Jajaja

    Genial, me ha encantado :)

    Beso grande!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también estuve totalmente enganchada. Menos mal que la escritura y mis hijas no me dejan tiempo para otra cosa. Los tengo instalados, pero ni los miro.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Ains, no mentes al diablo, María. Y es que me enganché como una loca a este juego. Pasé de tener un sims medio muerto en una casa horrible y sucia a tener un sims que vivía en una mansión, rodeado de lujos y haciendo "chiqui, chiqui". Así que imagínate mi grado de adicción. Bua. Nunca mais.
    Besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff si te digo yo, me cree un barrio y lo llené de personajes, jugaba con todos. Una auténtica locura.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Muy bueno María, me ha encantado. Otro más que se suma al carro y que en varias temporadas se ha enganchado a este juego. Lo curioso es que siempre me acababa cansando y buscando otra cosa, pero SIEMPRE acababa volviendo a él de vez en cuando, jeje ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la verdad es que engancha un montón. Al final después de tanto hablar sobre él, ayer estuve jugando con mi hija que lo único que quería era que se enamoraran los personajes, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Lo que son las cosas, yo me enganché a los Sims cuando estaban en Facebook, ¡me encantaban! Después los quitaron y mi marido, para darme una sorpresa, me compré el juego original, pero ni me gustaba, ni me divertía ni le veía sentido. Por ahí anda, en algún cajón...

    En cualquier caso entiendo muy bien de lo que hablas, me ha parecido un relato muy original y me ha hecho pensar que debe ser dura la vida un muñeco Sim...

    ¡Besillos de finde, María!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyy con lo que cuesta, jajajaja.
      La verdad es que son completamente diferentes, a ti te pasa como a mí, que me cambian el formato y ya me lio y no me gusta.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Un gran homenaje a los ''Sims'' desde el punto de vista de uno de los personajes y en primera persona. Párrafo tras párrafo, rutina tras rutina, nos haces rememorar el tiempo que hemos pasado junto a estas personillas y nos haces reflexionar sobre qué pasaría si fueran reales. Bueno, al fin y al cabo ese mundo virtual no se diferencia mucho del real, y según lo religioso que sea cada uno, esos ojos pueden ser de un ser superior. En cualquier caso, volviendo a tu texto, cuando llega el momento en que ve aquellos ojos, la historia da un giro angustiante, al menos para mí, y se convierte en algo más oscuro.
    Un abrazo, Compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda vida tiene algo oscuro, y e un sim no iba a ser menos.
      Me alegra haberte recordado a esas horas de juego.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.